Doñana: Uno de los humedales más importantes de Europa vive su mayor crisis

sequia-doñana-1
Editora / Travel Content Editor
¡Valora esto!

Además de ser uno de los humedales más importantes de Europa, Doñana también es distinguido como enclave declarado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco. Desafortunadamente, como consecuencia de extremas sequías y sobreexplotaciones en la zona, se encuentra viviendo su mayor crisis. En este final de verano, la laguna Santa Olalla está seca y cuarteada, reducida a un minúsculo charco de agua y fango.

Doñana es un espacio natural protegido español situado en las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, Andalucía.​ Comprende tanto el Parque Nacional de Doñana como el Parque Natural de Doñana: cuenta con una superficie de 122.487 hectáreas, 54.251 hectáreas de parque nacional y 68.236 hectáreas de parque natural.

Históricamente, este espacio ha sido un importante refugio para la fauna: cuenta con un importante sistema de lagunas, de las que solo unas pocas se mantienen con agua todo el verano. Estas ofrecen refugio a las primeras aves limícolas que migran al sur tras criar en el norte de Europa y además constituyen los hábitats de un buen número de especies de flora y fauna estrictamente acuáticas.

Doñana: Uno De Los Humedales Más Importantes De Europa Vive Su Mayor Crisis
Foto: EFE/Infraestructura Científico-Técnica Singular de Doñana (ICTS-RBD) SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

Se trata de la tercera vez desde que se tienen registros que se seca Santa Olalla, la laguna permanente más grande de Doñana. Ocurrió también en 1983 y 1995. Por lo pronto, aún así, junto a la falta de lluvias, el principal responsable directo es la extracción de agua para suministro doméstico, el riego de jardines y el llenado de piscinas en la urbanización de Matalascañas.

“Probablemente es la situación más grave que han sufrido las lagunas. Este sistema se adapta a sequías recurrentes, pero a sequías más cortas”, ha dicho Eloy Revilla, director de la Estación Biológica de Doñana (CSIC).

La sequía que está sufriendo Europa, especialmente intensa en la Península Ibérica, está haciendo estragos en el espacio natural. Sin embargo, lo más preocupante es que esto viene de lejos. “Hace ya años que no llueve de manera normal. Doñana lleva diez años consecutivos con niveles de precipitación inferiores a la media”.

Eloy Revilla, director de la Estación Biológica de Doñana (CSIC).

Para dar cuenta de esto, y contar con un registro lo más preciso posible, la Infraestructura Científica Tecnológica y Singular – Reserva Biológica de Doñana, dependiente de la Estación Biológica, ha instalado una cámara de seguimiento en Santa Olalla para ver su evolución en los próximos días. El 31 de agosto estaba reducida a un minúsculo charco de agua y fango. Sorprendentemente, el día 1 de septiembre −después de que mucha gente había vuelto ya a sus casas− algunos veneros y surgencias de las que se nutre la laguna había vuelto a brotar.

Ante esta situación, Revilla pide que se acelere la eliminación de las captaciones de aguas subterráneas y que se impongan restricciones al uso del agua en la urbanización. WWF coincide en que se deben tomar medidas de forma inmediata para proteger los valores ambientales de Doñana.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.