El documental ‘Seaspiracy’ de Netflix revela los oscuros secretos de la industria pesquera

overfishing-2436ed8f24804c11879a9b7fd7050595
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram


El nuevo documental de Netflix Seaspiracy, dirigido por Ali Tabrizi y producido por Kip Andersen de Cowspiracy de título similar, se ha vuelto uno de los lanzamientos de mayor impacto de Netflix en las últimas semanas, y es algo que, aunque duela, todos deberíamos ver.

Comienza con una voz en off de Tabrizi explicando cómo lo que originalmente iba a ser un documental sobre océanos terminó siendo una exposición de los secretos peor guardados de la industria pesquera mundial.

Seaspiracy traza una línea inestable desde la caza comercial de ballenas hasta la sobrepesca, desde los malditos microplásticos a la esclavitud en piscifactorías, conectando todos los puntos en una acusación del mito de la sostenibilidad.

Tabrizi nos lleva de Japón a Francia, de Escandinavia a África, descubriendo las formas en que los seres humanos drenan los recursos del sumidero de carbono más grande de nuestro planeta. Liderando la caza comercial de ballenas, que es legal para ciertas especies en siete países, la película pone un ojo en las prácticas de arrasar con las criaturas más grandes y más pequeñas del mar, y pregunta de qué manera podrán perdurar en el futuro, o si estamos condenados a perder todo un ecosistema a mediados de este siglo.

Tabrizi habla principalmente con conservacionistas y activistas, por lo que este documental busca alertar al espectador acerca de esta alarmante realidad. Escenas de prácticas de caza de ballenas «sostenibles», en las que un grupo de pescadores reduce una manada de ballenas piloto a montículos de carne varados que flotan en su propia sangre, siguen tomas de peces de piscifactoría «sostenible» empaquetados en jaulas flotantes que son devorados vivos por una epidemia de piojos (Las imágenes en estas escenas son, obviamente, gráficas y las tomas son largas y persistentes).

El contenido muestra temas candentes como la industria ballenera japonesa (cubierta en el documental ganador del Oscar 2009 The Cove), que es mucho más complejo el abordaje de Seaspiracy. El panorama general: en el Japón económicamente devastado posterior a la Segunda Guerra Mundial, el ejército estadounidense otorgó permiso a los pescadores para cazar ballenas, y una generación entera creció comiendo carne de ballena con regularidad. La caza de grandes ballenas ha estado sujeta a una moratoria en casi todo el mundo desde 1986, con concesiones establecidas para preservar las prácticas de subsistencia indígenas y para la investigación científica, la última de las cuales los balleneros japoneses han estado utilizando para supuestamente cazar comercialmente, alegando mantenerse dentro de los límites. de la Ley.

Japón comenzó públicamente a cazar ballenas comercialmente nuevamente a pequeña escala en 2019, lo que provocó un alboroto internacional que muchos en Japón ven como el Occidente global que intenta imponer más valores imperialistas en Oriente.

En un segmento, Tabrizi participa en una redada nocturna en un barco pesquero ilegal con Sea Shepherd, una controvertida organización de conservación que, a menudo apareciendo en documentales como Seaspiracy, han sido declarados piratas por un fallo judicial de Estados Unidos. Cuando Tabrizi se cuela en las convenciones de pesca o en las oficinas de los jefes de organizaciones pesqueras ecológicas, es simplemente para filmar su falta de respuesta a las preguntas sobre cómo exactamente, aplica la sostenibilidad en una industria que es difícil de regular por diseño.

En la escena más reveladora de la película, Tabrizi habla con un representante del Earth Island Institute, que se encarga de poner una etiqueta de «dolphin safe» en ciertos envases de pescado, lo que indica que no se mataron delfines como captura incidental en las redes. Cuando se le preguntó si hay alguna forma en que la organización pueda garantizar que no haya muerto ningún delfín, simplemente responde que no, y explica que incluso sus observadores, que solo son enviados ocasionalmente en los barcos, pueden ser sobornados.

Seaspiracy está bien realizado y tiene un buen sustento de trabajo de investigación; por lo que por momentos es realmente impactante. Hacia el final, Tabrizi habla con los pescadores tailandeses que básicamente fueron esclavizados para mantener bajos los costos económicos de la industria pesquera. Hay muchos números y muchos gráficos para indicar que, al ritmo que los humanos sobrepescan los océanos del mundo, y nosotros, no quedará mucho para cuando lleguemos al 2050.

No es suficiente comprar solo de las etiquetas ecológicas del mismo modo que no es suficiente que las personas sigan reciclando nuestro plástico cuando las megacorporaciones que realmente podrían tener algún efecto en nuestra epidemia de basura no acompañan.

Si la conmoción y el asombro son lo que se necesita para transmitir el mensaje, entonces Seaspiracy es eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *