El océano Atlántico registra su temperatura más alta en casi 3.000 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los investigadores han determinado que el Océano Atlántico ha alcanzado su temperatura más alta en 2.900 años después de un calentamiento “incomparable”.

Para determinar cómo ha cambiado la temperatura del océano a lo largo de los años, un equipo de científicos de universidades de EE. UU. y Canadá analizó su ‘variabilidad multidecadal de la temperatura de la superficie del mar’ (AMV): las fases cálidas y frías de larga duración que ocurren naturalmente en el océano, que puede durar hasta 40 años a la vez, y que puede oscilar alrededor de 1 ° Farenheight entre los extremos.

En su investigación, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, los científicos explican que AMV “influye fuertemente en el clima del hemisferio norte, incluido el Ártico”.

Glacial River Lagoon

Se ha encontrado que AMV se relaciona con sequías históricas y puede afectar la frecuencia de huracanes severos. Una de las peores sequías del siglo XX ocurrió cuando AMV estaba en una fase cálida y provocó un período de severas tormentas de polvo en América del Norte en la década de 1930.

Usando muestras del lago South Sawtooth en el Ártico canadiense, un lago que se ve muy afectado por los cambios en las temperaturas de la superficie del mar Atlántico, los científicos estudiaron los datos del termómetro junto con los núcleos de hielo y sedimentos extraídos de las capas de hielo y el lecho marino.

Al observar el titanio en los núcleos de sedimentos, los científicos pudieron conocer los últimos 2.900 años en las temperaturas del Atlántico. Hubo condiciones relativamente cálidas desde el año 100 a.C. hasta el 420 d.C., mientras que la caída más prolongada y persistente de las temperaturas fue durante la “Pequeña Edad de Hielo” entre 1300 y 1870 aproximadamente.

Blue Growler - Jökulsárlón

En las últimas décadas, las condiciones cálidas han aumentado y el océano ha estado en una fase cálida desde mediados de los años 90.

Los científicos explicaron: ‘Las temperaturas han aumentado constantemente desde el mínimo del siglo XV; el ritmo y la magnitud del calentamiento durante los últimos siglos no tienen precedentes en todo el registro’.

El calentamiento continuo significó que la última década ha sido la más cálida de los últimos 2.900 años, y los científicos enfatizaron que el calentamiento reciente en el Atlántico no tiene paralelo en su conjunto de datos.

Cuba and the Bahamas (NASA, International Space Station, 12/23/13)

Los investigadores respaldaron sus hallazgos con otras pruebas tomadas del otro lado del Atlántico norte, y señalaron que los núcleos de sedimentos recolectados en la costa sur de Islandia dieron pistas sobre lo que estaba sucediendo en los últimos dos siglos.

Los núcleos mostraron que unos organismos minúsculos llamados turborotalita quinqueloba, que viven en el agua fría, “han estado disminuyendo a un ritmo acelerado durante el siglo pasado y alcanzaron valores bajos sin precedentes en la última década”.

Los científicos dijeron que algunos factores naturales pueden contribuir al calentamiento, pero el impacto del clima cálido no puede ignorarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Es preocupante. Por lo general, para esta altura de Octubre ya suele haber formada una capa de hielo en el Océano Ártico. Sin embargo, este año y por primera vez desde que consta en registros el agua del mismo no se congeló.

El retraso en el congelamiento del océano está relacionado con las cálidas temperaturas que se prolongaron en el norte de Rusia y con la intrusión de agua proveniente del Atlántico, según informó el sitio de noticias The Guardian. Los científicos por su parte advierten que esto puede generar posibles efectos colaterales en toda la región polar. “La falta de congelamiento tan avanzado el otoño no tiene precedentes en la región del Ártico siberiano“, aseguró Zachary Labe, un investigador de posdoctorado de la Universidad Estatal de Colorado. Y afirmó que esto está relacionado con el impacto del cambio climático y, por su puesto, la contribución de las personas en eso.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Labe explicó que si no se reducen de manera sistemática los gases del efecto invernadero, lo más probable es que seamos testigos del primer verano “libre de hielo” para mediados del siglo XXI. De acuerdo a un estudio publicado en Julio de este año por World Weather Attribution, este año la ola de calor siberiana se volvió al menos unas 600 veces más probable por por las consecuencias que generan las personas en el cambio climático. Además, gran parte del hielo de Ártico está desapareciendo, lo que hace que las capas que quedan por temporadas sean más delgadas. Según Walt Meier, investigador de National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos, en términos de porcentajes, el grosor de la capa de hielo es la mitad de lo que era en 1980.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Según fue informado, la temperatura de los océanos en el área del Mar de Láptev aumentó 5 grados centígrados más que el promedio. Además, este aumento fue seguido por una ola de calor que rompió récords junto al declive de hielo del mar en el último invierno.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

No falta tanto. Y no hay planeta B #actintime

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO