El tubo de las Pringles tuvo un nuevo e importante rediseño y ¡es ecológico!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El tubo de Pringles es casi tan icónico como las deliciosas patatas fritas en forma de silla de montar que lleva dentro, habiendo estado burlándose de nosotros durante décadas mientras metimos nuestras manos codiciosas dentro para llegar desesperadamente al fondo, solo para rendirnos y comer lo que queda como si fuera un vaso.

Pero más allá de todo, el empaque que queda después plantea un problema, ya que los tubos han sido apodados como un “bastión del mal diseño”.

Como están hechos de una combinación de funda de cartón forrada con papel de aluminio, base de metal, tapa de metal desprendible y tapón de plástico, actualmente los tubos Pringles son difíciles de reciclar, especialmente en el ámbito doméstico.

Pero ahora Kellogg’s, la empresa propietaria de Pringles, ha creado un nuevo diseño innovador y ecológico.

Pringles

Kellogg’s está probando una nueva lata de papel, y también ha creado dos tipos diferentes de tapas: una hecha de papel y otra hecha de plástico, ambas reciclables.

Según la BBC, el 90% de la nueva lata es de papel, mientras que alrededor del 10% es una barrera de polialcohol (plástico) que sella el interior para proteger la comida del oxígeno y la humedad.

Y no se preocupe, Kellogg’s ha prometido que los dos nuevos tipos de envases producirán el famoso sonido ‘pop’ que todos conocemos y amamos.

Los nuevos tubos se están probando en asociación con Tesco, y el fabricante los podrá a la venta en un pequeño número de tiendas en el Reino Unido. Si funciona ahí, se extenderá a toda Europa y posteriormente al resto del mundo.

Los nuevos diseños, que se han elaborado durante 12 años, forman parte del compromiso de la empresa de garantizar que el 100% de sus envases sean reutilizables, reciclables o compostables para fines de 2025.

Miranda Prins, vicepresidenta de Pringles, dijo que la marca estaba “ansiosa por desempeñar nuestro papel y reducir nuestro impacto en el planeta”.

Dijo que era “demasiado pronto” para saber si el nuevo envase se lanzaría de forma permanente o no, pero su prueba ayudaría a Pringles a “entender si a la gente le gusta y si funciona en los estantes del supermercado y en casa”.

Simon Ellin, de la Asociación de Reciclaje, recibió con agrado la noticia y le dijo a la BBC: “El tubo Pringles ha sido un bastión del mal diseño desde el punto de vista de los recicladores.

“Esta nueva versión es una mejora y en general la acogemos con satisfacción”.

Sin embargo, Ellin agregó: “Pero, francamente, si se van a pegar a una tapa de plástico eso solo agravará los problemas de contaminación plástica, la gente en los picnics los deja atrás y encuentran su camino hacia los arroyos y el mar. Ese plástico la tapa tiene que irse “.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO