Esta pareja vivió un confinamiento de lujo dentro de un castillo reconvertido en hotel de cinco estrellas en Irlanda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Si hubiera un concurso o ranking para escoger a quien mejor hubiera vivido la cuarentena, ¿quién crees que sería merecedor o merecedora del premio?

Para mí, esta pareja que ha vivido un confinamiento de lujo dentro de un castillo bien podría posicionarse entre los primeros puestos y a continuación te detallaré el por qué para que saques tus propias conclusiones.

Se trata del castillo irlandés de Ashford, una histórica y lujosa edificación construida en el siglo XIII y que ha sabido tener como huéspedes ni más ni menos que a destacadas personalidades del mundo como Oscar Wilde, los Kennedy o los Duques de Sussex, hasta celebrities como Barbara Streisand o Brad Pitt.

confinamiento de lujo dentro de un castillo

Como si fuera poco, este castillo de estilo medieval en Irlanda también ha sido elegido como el mejor hotel del mundo, de acuerdo a lo descrito por la edición internacional de la editorial Condé Nast Traveler, especializada en viajes. Por su parte, la reconocida revista Forbes también lo tiene entre sus rincones más lujosos preferidos

Mientras cualquier simple mortal debiera pagar algo así como más de 450 euros para pasar la noche dentro del castillo, sorprendentemente esta pareja formada por la inglesa Laura Jamieson y el escocés Michael Smith ha sido beneficiaria de toooodas sus instalaciones solo para ellos.

confinamiento de lujo dentro de un castillo

Sí, sí y si, lo que has leído. ¿Cómo? Resulta que esta pareja ha disfrutado del lugar durante toda el confinamiento en Irlanda y aún continúan radicados allí mientras aguardan a la reapertura al público de las instalaciones del castillo.

El motivo de su lujosa estadía se debe a que la pareja en cuestión trabaja habitualmente en el edificio, que posee todos los lujos que te puedas imaginar, y los que no también: desde numerosas torres que datan del siglo XIII, tiene una extensión de más de 140 hectáreas repartidas por un espectacular enclave natural de fondo lleno de bosques, lagos ríos y montañas donde el verde es protagonista.

confinamiento de lujo dentro de un castillo

Además, al estar inhabilitado para su uso y prestación de servicios, la pareja ha podido disponer de un verdadero y auténtico confinamiento de lujo dentro de un castillo accediendo a sus espléndidas 83 habitaciones, sus 160 inodoros o su cine privado con 32 butacas.

confinamiento de lujo dentro de un castillo
confinamiento de lujo dentro de un castillo

Su tarea consiste en garantizar que todo siga funcionando a la perfección para cuando el hotel vuelva a abrir a mediados de julio, momento en el que Irlanda ya estará lista para la apertura al turismo internacional como la mayor parte de Europa.

Laura es normalmente quien se encarga de organizar eventos especiales para los huéspedes, como ser cruceros privados y picnics de lujo. Por su parte, Michael administra los terrenos de la finca.

No obstante, durante estos meses sus tareas diarias han incluido limpiar 160 inodoros, desempolvar y mantener las habitaciones y sus suntuosos elementos decorativos o atender llamadas telefónicas y correos electrónicos.

En alusión a su confinamiento de lujo dentro de un castillo, en una entrevista con la cadena irlandesa RTÉ, Laura y Michael admiten: “Somos muy afortunados… Es un lugar increíble. Trabajamos duro, pero disfrutamos de todas las ventajas que ofrece el castillo y sus jardines… Es como estar en tu propio reality show de televisión, pero nadie te está mirando“.

Si quieres conocer más historias y curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

Adios al Magic Bus 🚌🌲 #intothewild

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
Paola Agnelli

‘Romeo y Julieta’ de pandemia: se enamoraron de balcón a balcón durante la cuarentena y ahora se van a casar

Una pareja en Italia, que se conoció en sus balcones durante el encierro por coronavirus, ahora está comprometida, convirtiéndose en los Romeo y Julieta de pandemia. Lo más curioso es que se comprometieron en la misma ciudad donde tuvo lugar la historia de Shakespeare de amantes desventurados.

Fue amor a primera vista para Michele D’Alpaos, de 38 años, quien recuerda el momento exacto en que vio a Paola Agnelli, de 40 años, mientras cruzaba la terraza de su apartamento en Verona.

“Fue la tarde del 17 de marzo, cuando me vi obligado a trabajar desde casa debido al cierre”, dijo D’Alpaos a CNN. “Vi a esta hermosa mujer, Paola. De inmediato me llamó la atención la belleza de esta niña, su sonrisa. Tenía que conocerla”.

Paola Agnelli

La pareja había vivido en edificios uno frente al otro casi toda su vida, pero nunca supieron de la existencia del otro. Pero esa tarde, mientras su hermana tocaba el violín en su balcón como hacía todas las noches para animar al barrio en cuarentena, Agnelli captó la mirada de D’Alpaos.

Si bien los dos eran desconocidos hasta ese momento, el destino aún encontró la manera de unirlos. Agnelli conocía a la hermana de D’Alpaos porque solían visitar el mismo gimnasio y se seguían en Instagram. Momentos después de descubrir esto, D’Alpaos rápidamente creó su propio perfil de Instagram solo para comunicarse con Agnelli.

“Un mensaje tras otro, terminamos charlando hasta altas horas de la noche”, dijo D’Alpaos. “Para entonces estaba esperando a despertarme por la mañana para poder volver a hablar con ella. Teníamos tantas cosas en común, desde la comida hasta la política, ella era muy amable, siempre se reía de mis chistes, incluso los más estúpidos “.

Un romance que nació de balcón a balcón

Paola Agnelli

Lo suficientemente cerca como para sonreír el uno al otro desde sus balcones pero demasiado lejos para abrazarse, los dos pasaron sus días y noches hablando, riendo y aprendiendo el uno del otro hasta que dijeron que se sentían como si se conocieran desde siempre.

Como Italia permaneció cerrada debido a la pandemia, Agnelli y D’Alpaos no tuvieron más remedio que permanecer separados. Hasta el 4 de mayo, casi dos meses después del comienzo de su historia de amor, cuando Agnelli y D’Alpaos finalmente pudieron encontrarse en un jardín cerca de sus casas.

Si bien muchas personas llegaron a pensar que su química frente a frente capaz no fluiría. Pero pasó todo lo contrarío la atracción fue inmediata.

Hoy en día están comprometidos, los detalles se han mantenido en privado y actualmente no hay planes para la fecha o el lugar de la boda, pero lo que saben con certeza es su esperanza compartida de formar una familia.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO