Estado de alerta: científicos preocupados porque la Antártida pierde más hielo del que recupera

Captura de pantalla 2023-08-03 100919
Redactora
¡Valora esto!

El mar que circunda la Antártida muestra un preocupante déficit en su recuperación de hielo, con una pérdida de aproximadamente 3 millones de kilómetros cuadrados durante el invierno

Debido a un nuevo récord de altas temperaturas a nivel mundial, la Antártida ha experimentado dificultades para recuperar su masa de hielo perdida durante los veranos. Como resultado, los niveles actuales de hielo marino son los más bajos jamás registrados para esta época del año.

Mientras el hemisferio norte se encuentra sofocado por una ola de calor sin precedentes, en el extremo sur, durante pleno invierno, se ha establecido otro récord climático que genera preocupación entre los defensores del medio ambiente. Los niveles de hielo marino antártico han disminuido a niveles sin precedentes.

Cada año, durante el verano antártico a fines de febrero, el hielo marino experimenta su reducción más marcada, y luego se regenera durante el invierno. Sin embargo, en los últimos 10 años, esta regeneración ha sido incompleta, mostrando un preocupante patrón. Durante los años 2021, 2022 y hasta la fecha actual de 2023, la cantidad de hielo formado ha estado significativamente por debajo de lo esperado. Según las declaraciones de Juan Manuel Lino, Geólogo del Instituto Antártico Argentino, a Télam, «actualmente, la superficie de mar congelado es menor de lo previsto. No se trata de que algo del tamaño de Argentina haya desaparecido en la Antártida, sino que no se ha alcanzado el promedio habitual de hielo marino, y nos encontramos por debajo de esa media. Sin embargo, las dimensiones que no se han formado sí equivalen aproximadamente al tamaño de Argentina».

Por otro lado, el climatólogo Leandro Díaz, doctor en Ciencias de la Atmósfera y los Océanos por la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigador del Conicet, compartió con esta agencia que «para esta época del año, se esperan alrededor de 17 millones de kilómetros cuadrados de mar cubierto de hielo alrededor de la Antártida, que es lo que ha ocurrido en promedio desde 1979». Sin embargo, actualmente solo se ha alcanzado aproximadamente 14.5 millones de kilómetros cuadrados de hielo. Esta diferencia de 2.5 millones de kilómetros cuadrados es más o menos equivalente al área de Argentina, lo que destaca la gravedad de la situación.

Image Image 10

El hielo marino ha decepcionado al no alcanzar los niveles esperados, llegando incluso a su punto más bajo registrado para esta temporada en los últimos 45 años.

Según Florence Colleoni, glacióloga del Instituto de Oceanografía y Geofísica Experimental (Ogs) de Trieste, «no quiero generar alarmismo, pero es crucial mantener un estrecho seguimiento de la situación». «El hielo marino estuvo en un nivel ‘bajo’ en 2022, y en 2023 está ‘muy bajo’, considerablemente por debajo de lo que vimos en 2010 o antes. Aún así, no podemos afirmar con certeza si la situación será igual o peor en 2024«, agregó en una cita reportada por la Agencia ANSA.

Colleoni ha tenido el privilegio de llevar a cabo dos misiones de investigación en la Antártida a bordo del buque de investigación ‘Laura Bassi’. A diferencia del Ártico, donde se ha evidenciado claramente una tendencia de pérdida de hielo, para la Antártida es «complicado afirmar que estamos presenciando el mismo fenómeno«. Sin embargo, como ella misma explica, «podemos afirmar que estamos observando algo extraordinario».

¨El océano se ha calentado de manera acelerada, pero estamos subestimando esta velocidad. Todavía no sabemos cuál es la influencia del calentamiento global, pero ciertamente amplifica el impacto de algunos fenómenos”, advierte la especialista.

Colleoni distingue el efecto del calentamiento en el hielo terrestre, para el cual existen datos desde hace una década, del que tiene en el hielo marino, que “todavía necesita ser estudiado”.

El calentamiento global es un problema socioeconómico, no podemos cambiar radicalmente nuestro estilo de vida -responde la científico- pero debemos invertir en la búsqueda de energías alternativas y optimizar el uso de la energía, que será la clave en el futuro”.

La Antártida, un vasto continente cubierto de hielo, resguarda aproximadamente el 90 % del hielo presente en todo el mundo. Este impresionante manto de hielo, conocido como «ice sheet» o «capa de hielo,» se forma a lo largo de miles de años mediante la acumulación y compactación de nieve.

La extensión del manto de hielo se extiende hacia el mar, formando una plataforma flotante denominada «ice shelf.» Esta plataforma es sostenida por la capa de hielo de la Antártida Oriental y la Antártida Occidental. En particular, gran parte de la capa de hielo occidental se apoya sobre un sustrato rocoso que yace por debajo del nivel del mar.

A lo largo del año, los alrededores de la Antártida experimentan fluctuaciones en la extensión del hielo marino, el cual se forma a partir del agua del océano. Durante el invierno, su extensión aumenta, pero en verano, disminuye.

Image Image 11

La Antártida no ha escapado del impacto del cambio climático; más bien, se ve afectada en mayor medida. En el contexto del calentamiento global, las altas latitudes experimentan un aumento de temperatura más pronunciado que el promedio global, un fenómeno conocido como «amplificación polar».

Este fenómeno puede explicarse, en parte, a través de la retroalimentación hielo-albedo. El aumento de la temperatura cercana a la superficie contribuye a la fusión del hielo, lo que a su vez provoca un aumento adicional de la temperatura. Esto se debe a que el albedo, es decir, la cantidad de energía solar que una superficie refleja, es menor en el océano y en el suelo subyacente en comparación con el hielo.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *