Este hombre lleva más de 4 meses varado en el aeropuerto de Kuala Lumpur

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Hassan Al-Kontar lleva cuatro meses viviendo en la terminal del Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur. Como el personaje de Tom Hanks en la película “La Terminal”, este hombre proveniente de Siria no puede salir del aeropuerto porque no tiene permiso para entrar a Malasia y, a la vez, asegura que ningún otro país lo acepta porque busca pedir asilo.

Hassan aterrizó en Kuala Lumpur, luego viajó a Camboya para finalmente intentar llegar a Ecuador, pero su viaje cambió de rumbo y terminó de regreso en Malasia. Entre 2006 y 2017, trabajó en Emiratos Arabes y luego debía regresar a Siria, pero no quiso hacerlo por los problemas que allí existen.

Un grupo de activistas ha impulsado una petición en internet para que Hassan pueda salir de Malasia y volar a Canadá.

Hassan apuesta a la ayuda de un grupo de voluntarios canadienses que le pidieron a su gobierno que lo reciba como refugiado sirio.

En el aeropuerto, este hombre duerme en el suelo y come con viandas que le regalan varias aerolíneas. Allí tiene acceso a los baños y a otros servicios.

“Soy un ser humano de este planeta les guste o no. Exijo un mínimo derecho a vivir, viajar libremente, estar seguro, tener una familia. Esto es todo. Solo quiero vivir una vida normal. Pero cada vez es más difícil”, concluye.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Estas fotografías muestran a un pueblo italiano rodeado de coloridas flores silvestres

Castelluccio di Norcia, un pequeño pueblo en el centro de Italia, es conocido por su floración anual (o la fioritura), que atrae a miles de turistas cada año.

Entre los meses de junio y julio, la naturaleza nos regala un mosaico de distintas tonalidades de flores que se posan a los pies de los Montes Sibilinos (Monti Sibillini en italiano), concretamente en la llanura de Castelluccio.

Los campos están llenos de amapolas, acianos, orquídeas, margaritas, violetas y otras flores silvestres. Los agricultores de la aldea se aseguran de no usar pesticidas, y cuando los campos no son un mar de flores silvestres, los agricultores cultivan y cosechan lentejas.

Castelluccio

Los colores predominantes que se van a poder admirar son el rojo presente en las amapolas, el amarillo de los tulipanes, el blanco de los narcisos, el morado de las violetas y el azul de la centaurea cyanus, popularmente conocida como aciano.

Sin dudas, la naturaleza no deja de sorprendernos, al conformar un impresionante escenario digno de admirar y de apreciar en primera persona.

Las lentejas de Castelluccio son un producto muy demandado tanto en Italia como fuera de sus fronteras, en especial durante la Nochevieja. La tradición dicta desde hace siglos, que los italianos en vez de uvas deben comer lentejas y si son las de Castelluccio la fortuna del año entrante está más que asegurada.

Monti Sibillini

Durante los últimos años, la floración en Castelluccio tiene un especial valor por el terrible terremoto de 6,5 en la escala de Richter que aconteció en octubre de 2016 cuyo epicentro se registró entre las localidades de Norcia y Preci, siendo esta zona de la provincia de Perugia la más devastada tras los movimientos de tierra.

El pueblo de Catelluccio quedó practicante destruido y han hecho falta años, trabajo y mucha fuerza de voluntad para que sus habitantes puedan volver poco a poco a la normalidad de antes, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer.

Esta floración viene a recordar que la vida sigue y que con paciencia, cariño y algo de esperanza, todo se puede superar con esfuerzo.

Castelluccio

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO