Estudiante de primer grado descubrió una pieza de 3.500 años de antigüedad en el desierto israelí

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Puedes pensar que solo los arqueólogos profesionales son capaces de hacer descubrimientos históricos significativos, pero este niño de seis años demostró lo contrario.

Durante un viaje de senderismo con sus padres al sitio arqueológico de Tel Jemmeh en el desierto de Negev de Israel en marzo pasado, Elya recogió un pequeño objeto de arcilla con un grabado. El alumno de primer grado mostró el descubrimiento a sus padres, quienes luego se contactaron con la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA).

El objeto resultó ser un objeto raro y único de 3.500 años de antigüedad: una tableta de 3 centímetros por 3 centímetros que data de la civilización cananea.

Los arqueólogos de IAA creen que la tableta representa a un hombre que conduce y humilla a un cautivo. El cautivo está demacrado, desnudo, y tiene las manos atadas a la espalda mientras el captor está sano y vestido.

En una entrevista con el Times of Israel, Saar Ganor, un arqueólogo, dijo que este pequeño objeto habría sido guardado como un recuerdo de la victoria para ser usado en un cinturón o exhibido en los muebles. Su creador probablemente hizo múltiples impresiones de la tableta de un solo molde.

“Al mirar el objeto, vemos que su parte trasera tiene las huellas digitales del artista”, le dice Ganor a Haaretz. “Imprimió la arcilla con un sello, que en la antigüedad estaba hecho de piedra”.

Según Haaretz, el sitio arqueológico se identifica con la antigua ciudad de Yurza. Durante la Edad de Bronce tardía, el imperio egipcio gobernó la región, conocida como Canaán, y las ciudades cananeas se dividieron en ciudades-estado, informa Ruth Schuster para Haaretz. Los investigadores creen que la inscripción puede estar describiendo una lucha entre Yurza y ​​una de sus ciudades vecinas, según el comunicado.

“La escena representada en la tableta está tomada de descripciones de desfiles de victoria; por lo tanto, la tableta debe identificarse como una historia que representa el poder del gobernante sobre sus enemigos “, dicen Ganor, Weissbein y Shmueli en el comunicado. “Esto abre una ventana visual para comprender la lucha por el dominio en el sur del país durante el período cananeo”.

Por su descubrimiento, Elya recibió un certificado de buena ciudadanía de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO