Gales está ‘construyendo’ un bosque nacional que se extenderá a lo largo y ancho del país

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Una nueva iniciativa, dirigida por el primer ministro galés Mark Drakeford, propone convertir una gran parte de Gales en un bosque.

El gobierno galés ahora está trabajando para plantar un bosque nacional que abarque todo el territorio, conectando los entornos forestales protegidos existentes con proyectos de plantación de árboles a gran escala destinados a restaurar Gales natural y combatir el cambio climático.

“Tenemos la responsabilidad ante las generaciones futuras de proteger la naturaleza de los peligros de nuestro clima cambiante, pero un entorno natural saludable también ofrecerá protección a nuestras comunidades de los peligros que enfrentamos nosotros mismos”, dijo Drakeford.

Además, los antiguos bosques de madera dura de Europa proporcionan otros valiosos servicios ecosistémicos como el almacenamiento de carbono de la atmósfera en sus raíces. Estos sistemas de raíces profundas también aseguran el suelo y evitan la erosión que puede degradar las vías fluviales y las costas locales.

Los bosques también proporcionarán hábitat para animales galeses emblemáticos en peligro de extinción, como el urogallo negro, el gato montés escocés, la ardilla roja y la magnífica urogallo.

“El Bosque Nacional será un activo en todo Gales, y las comunidades de todo el país podrán participar”, dijo la Viceministra de Vivienda y Gobierno Local, Hannah Blythyn.

La inspiración para el proyecto fue una ruta de senderismo que atrae a millones de turistas cada año llamada Ruta de la Costa de Gales.

Se han asignado 5.7 millones de dólares para completar el proyecto, mientras que otros 10 millones se destinarán a programas de plantación de árboles acompañados a través del programa de subsidios agrícolas Glastir.

Las Becas Glastir son una de una serie de leyes destinadas a detener la disminución de la vida silvestre natural, los recursos y la vida silvestre en el país, al tiempo que intentan modernizar el sector agrícola frente a un clima cambiante.

Los agricultores pueden solicitar subvenciones de Glastir si emprenden operaciones de plantación de árboles o proyectos que evitan inundaciones, aseguran y regeneran la calidad del suelo o la vida silvestre, o mejoran los estándares de agricultura y cría de animales y plantas domesticados, e incluso cuando restauran las oportunidades de turismo patrimonial.

Los bosques están perdiendo su capacidad de absorber carbono

Photo by Sergei Akulich on Unsplash

Los bosques tropicales del mundo están perdiendo su capacidad de absorber carbono de la atmósfera, décadas antes de las predicciones “incluso las más pesimistas”, advirtieron los investigadores.

Los científicos dijeron que los hallazgos alarmantes hacen que los esfuerzos por reducir las emisiones para frenar el aumento de las temperaturas globales sean aún más urgentes.

Los bosques tropicales existentes no perturbados son un depósito de carbono global crucial, lo que ralentiza los impactos de las emisiones de actividades como la quema de combustibles fósiles, al eliminar el dióxido de carbono del aire y almacenarlo en los árboles. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Cámaras-trampa confirman el nacimiento de dos cachorros de yaguareté en Iberá, Corrientes

Dos cachorros de yaguareté nacen en el Centro de Reintroducción que funciona en el Parque Iberá, Corrientes. Los cachorros y su madre se encuentran en el corral más grande del centro por lo que, en general, no son avistados. El equipo técnico de la Fundación Reiwilding ante la sospecha de que se puede  haber producido el parto por comportamientos de la hembra, pero esto se da recién la semana pasada, cuando lo registran a dos cachorros en videos de cámaras-trampa.

Los cachorros son producto de la cruza entre Mariua (hembra) y Jatobazinho (macho) dos ejemplares salvajes que fueron rescatados de cazadores furtivos y en muy malas condiciones físicas en Brasil por el Instituto Brasilero del Medio Ambiente (Ibama) a través de las organizaciones NEX y Onçafari, que los recuperaron y luego los enviaron a la Argentina.

Magalí Longo, a cargo de los proyectos de reintroducción de especies en la isla San Alonso, donde se encuentra el Centro de Reintroducción de Yaguareté, comenta

yaguareté

“teníamos indicios de que la hembra había parido, ya que pasaba mucho tiempo en un mismo sector del monte que se encuentra al norte del gran corral. Un día pudimos observar y vimos que tenía los pezones hinchados, signo bastante inequívoco de que habría parido, pero no sabíamos cuántos cachorros ni si habrían sobrevivido. Ella es madre primeriza, así que tampoco era raro que perdiera la camada”.

La confirmación llega recién unas semanas después. Pablo Guerra, a cargo del manejo de los yaguaretés en el Centro, menciona que “habíamos puesto cámaras-trampa para tratar de confirmar el nacimiento. Y después de varias semanas sin ningún registro pudimos observar a los dos cachorros. Cuando vimos los videos saltamos de alegría y emoción. Estimamos que tienen entre uno y dos meses y aparentan estar en perfectas condiciones”.

Después de esta observación ya no son vistos a verlos, pero se espera que pronto realicen caminatas más extensas siguiendo a su madre y sean más fáciles de avistar. Los cachorros observados son dos, que es el número usual de crías que tienen los yaguaretés. La madre de los cachorros es Mariua y el padre Jatobazinho, quien se mantiene en otro enorme corral, separado de la madre y sus cachorros. Ambos ejemplares tienen un origen silvestre y provienen de Brasil, de donde son rescatados, de cazadores furtivos en el caso de Mariua, y en muy malas condiciones físicas, Jatobazinho.

Sebastián Di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding Argentina destaca la colaboración de las instituciones del país vecino, especialmente del Instituto Brasilero del Medio Ambiente (IBAMA) y de las organizaciones NEX y Onçafari, que recuperaron a los animales y luego los enviaron a Argentina.

“El nacimiento de estos cachorros es un paso muy importante para el proyecto. Desde el año 2012 estamos trabajando en Iberá tratando de regresar al depredador tope a este ambiente, 70 años después de haberse extinguido en la provincia de Corrientes. Es un proyecto a largo plazo cuya ejecución demandará varios años más, pero estamos en buen camino y desde hace un año trabajando en la fase de liberación progresiva”, asegura Sebastián.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO