in

Gastar dinero en experiencias te hace una mejor persona

Photo by Jeremy Bishop on Unsplash

La clave para tener una mejor vida es gastar más dinero en experiencias y menos en objetos materiales.

“Piensa en cómo te sientes cuando vuelves a casa de comprar algo nuevo”, dijo en un comunicado de prensa Thomas Gilovich, Ph.D., profesor de psicología en la Universidad de Cornell y coautor de un nuevo estudio sobre la gratitud. “Podrías decir, ‘este nuevo sofá es genial’, pero es menos probable que digas ‘estoy muy agradecido por ese conjunto de estantes'”.

“Pero cuando llegas a casa después de unas vacaciones, es probable que digas: ‘Me siento tan bendecido de poder irme'”, continuó. “La gente dice cosas positivas sobre las cosas que compraron, pero generalmente no expresan gratitud por ello, o no lo expresan tan a menudo como lo hacen por sus experiencias”.

El nuevo estudio de Gilovich muestra que las personas no solo expresan más gratitud por los eventos y experiencias que por los objetos; También descubrió que este tipo de gratitud resulta en un comportamiento más generoso hacia los demás.

Travel

Para examinar estos patrones, Gilovich y sus colegas analizaron 1.200 comentarios de clientes en línea: la mitad de las compras realizadas por el bien de hacer (como comidas en restaurantes, boletos para espectáculos o vacaciones), y la otra mitad por compras hechas por el simple hecho de tener (como muebles , joyas y ropa). No les sorprendió descubrir que los revisores tenían más probabilidades de mostrar gratitud en las publicaciones sobre el primero que sobre el segundo.

“Las personas tienden a sentirse más inspiradas para comentar sus sentimientos de gratitud cuando reflexionan sobre los viajes que realizaron, los lugares que visitaron o las comidas que comieron que cuando reflexionaron sobre los artilugios, muebles o ropa que compraron”, los autores escribieron en la revista Emotion.

El primer autor Jesse Walker, un estudiante graduado de psicología en Cornell, dice que las compras de experiencias pueden generar más gratitud porque no desencadenan tantas comparaciones sociales como las posesiones materiales. En otras palabras, las experiencias pueden fomentar una apreciación de las propias circunstancias, en lugar de sentimientos de quedarse corto o tratar de estar a la altura de las de otra persona.

Los investigadores también realizaron varios experimentos con estudiantes universitarios o adultos reclutados de una base de datos en línea. En un experimento, se les pidió a 297 participantes que pensaran en una compra reciente de más de 100 dólares, ya sea experiencial y material. Cuando se les preguntó cuán agradecidos estaban por esa compra en una escala del 1 al 9, el grupo de experiencia reportó puntajes más altos (un promedio de 7.36) que el grupo de posesiones materiales (promedio 6.91).

Sunset from sunset-hill - Hampi

En un experimento similar, los participantes también dijeron que la compra experiencial los hizo más felices que el material, y representó el dinero mejor gastado, hallazgos que hacen eco de investigaciones anteriores sobre este tema.

Finalmente, los investigadores realizaron dos ejercicios para determinar cómo la gratitud relacionada con la compra podría afectar el comportamiento de las personas hacia los demás. En ambos, se les pidió a los participantes que pensaran durante unos minutos sobre una compra significativa, ya sea experimental o material. Unos minutos más tarde, se les dio una tarea aparentemente no relacionada de dividir 10 dólares entre ellos y un destinatario anónimo.

¿Qué grupo fue más caritativo? Los encargados de recordar una experiencia o evento regalaron entre 1 y 2 dólares más, en promedio, que el grupo de materiales.

Estos hallazgos ciertamente pueden aplicarse a las personas que buscan estar más agradecidos en su vida cotidiana, dice Gilovich, pero también pueden tener implicaciones para las comunidades y los gobiernos.

“Todo lo que hay que hacer es gastar un poco menos en bienes materiales y un poco más en experiencias”, escribieron en su artículo. “Además de aumentar la gratitud, el consumo experimental también puede aumentar la probabilidad de que las personas cooperen y se muestren amables entre sí”.

Mirá más historias como esta en Instagram

Por qué renunciar a tu trabajo para viajar (probablemente) no te hará más feliz

Autor: michaelmattiphotography

Una mañana como cualquier otra. Un día lleno de reuniones súper aburridas y presentaciones de PowerPoint. Otra migraña que no puedes controlar. Y ojos con sueño que no puedes disimular. Mientras tanto, en Instagram: vino rosado, hamacas en la playa, sombreros gigantes y relax.

Todas las historias que ves en las redes sociales pertenecen a “nómadas digitales”, bloggers de viajes fusionados con freelancers. Este subgrupo dentro de los millennials se congregan en lugares tropicales en donde la renta es súper barata y tienen buena señal de wifi, para poder documentar todas sus aventuras online mientras están en la ruta. Cuando ves eso desearías ser lo suficientemente valiente como para hacer lo que ellos hacen – para deshacerte de tu vida monótona llena de responsabilidades- porque es obvio que esas personas son mucho más felices y están mucho más conformes con sus vidas que tu… pero en realidad, ¿es tan así? Continuar leyendo…

Escrito por Claudia Franco Alcántara

Mexicana en Argentina, lo mejor de los dos mundos. Viajera. Aventurera. Amo recorrer el mundo. Positiva ante todo. Live, Laugh & Love.

Qué piensas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Una empresa en Reino Unido te paga 65 dólares por hora para beber vino caliente y visitar mercados navideños

Navegación por el Delta del Paraná: qué hacer, lugares para visitar y dónde comer en un recorrido por Tigre