Informe inicial sugiere que la inmunidad al COVID-19 podría durar años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un nuevo estudio, publicado el 6 de enero en la revista Science, proporciona un contraargumento convincente y alentador a los informes recientes de que los anticuerpos COVID-19 disminuyen a un ritmo alarmante.

El estudio proporciona una descripción general completa de la respuesta inmune al COVID-19 en humanos, un proceso que no depende únicamente de los anticuerpos, enfatizan los autores.

En última instancia, el documento dice que los pacientes con COVID-19 que se recuperaron de la enfermedad aún tienen una sólida respuesta inmune 8 meses después de la infección, una señal de que la inmunidad probablemente dure años, dicen los investigadores.

‘Buena memoria inmunológica’ en pacientes con COVID-19 recuperados
Puede parecer que COVID-19 ha existido durante años en este momento; la verdad es que la recopilación de datos aún está en su infancia, relativamente hablando.

La falta de datos ha llevado a informes contradictorios con respecto a la inmunidad a la enfermedad, lo que a su vez ha provocado cambios en los gobiernos que basaron su estrategia inicial en la inmunidad colectiva.

Las Islas Vírgenes Británicas ya están recibiendo nuevamente a residentes y turistas internacionales
PCR prueba Covid-19 POLITICA SALUD ARTISTGNDPHOTOGRAPHY/GETTY

Ahora, un nuevo estudio ha proporcionado lo que hasta la fecha es el análisis más completo de la respuesta inmune al COVID-19, y los resultados son alentadores.

“Originalmente, había mucha preocupación de que este virus no indujera mucha memoria”, dice Shane Crotty, investigador del Instituto La Jolla de Inmunología en California y coautor del nuevo artículo, a través de MIT Technology Review.

“En cambio, la memoria inmunológica se ve bastante bien”, continúa Crotty.

Riesgo muy pequeño de reinfección

vacuna covid

Los informes anteriores sobre la disminución del recuento de anticuerpos llevaron a temer que la inmunidad contra COVID-19 fuera de corta duración. Los informes ocasionales de reinfección solo sirvieron para reforzar este miedo.

El nuevo estudio sugiere que la reinfección solo debería ser un problema para un porcentaje muy pequeño de la población, ya sea que hayan desarrollado inmunidad a través de una infección inicial o mediante vacunación.

Para el pequeño porcentaje de personas que no desarrollan una inmunidad efectiva contra COVID-19, el estudio afirma que la vacunación debería compensar el problema asegurando la inmunidad colectiva.

Para su estudio, los investigadores analizaron muestras de sangre de 185 hombres y mujeres que se habían recuperado del COVID-19; el siete por ciento de ellos fueron hospitalizados mientras que el resto se había recuperado de una infección “leve”.

Cada individuo proporcionó al menos una muestra de sangre entre seis días y ocho meses después de sus síntomas iniciales, y 43 de las muestras se tomaron después de seis meses.

Los investigadores midieron los niveles de cuatro componentes diferentes de la memoria inmunológica: anticuerpos (que marcan las enfermedades para su destrucción por el sistema inmunológico), células B (que producen anticuerpos) y células T (que matan las células infectadas).

“Hasta donde sabemos, este es el estudio más grande jamás realizado, para cualquier infección aguda, que ha medido los cuatro componentes de la memoria inmunológica”, explica Crotty en un informe de SciTech Daily.

El equipo descubrió que los anticuerpos en el cuerpo disminuían después de ocho meses, aunque los niveles variaban mucho según el individuo.

Sin embargo, lo que es más importante, el número de células T se redujo muy ligeramente y el número de células B se mantuvo estable o incluso creció sorprendentemente en algunos casos.

Como las células B pueden producir anticuerpos COVID-19 y las células T atacan a las células infectadas por la enfermedad, esta es una fuerte indicación de que los humanos retienen los componentes para combatir el coronavirus durante mucho tiempo.

Cauteloso optimismo en medio del lanzamiento de vacunas

COVID-19

Como señala Crotty, las vacunas desencadenan los mismos mecanismos que nuestra respuesta inmune natural, lo que significa que los hallazgos también deberían aplicarse a las personas vacunadas.

Los científicos también señalan un estudio reciente que destacó el hecho de que las células T específicas del SARS, un primo cercano del COVID-19, pueden permanecer en la sangre durante al menos 17 años después de la infección.

Los signos son indudablemente alentadores, pero los científicos detrás del estudio aún aconsejan precaución: “la inmunidad varía de persona a persona, y los individuos poco comunes con una memoria inmunológica débil aún pueden ser susceptibles a la reinfección”, explica Crotty.

Aunque podría ser demasiado pronto para hacer una declaración concluyente con respecto a la inmunidad al COVID-19, este último estudio sugiere que la vacuna no tendrá que volver a aplicarse cada pocos meses y que el fin de las restricciones del COVID-19 finalmente puede estar a la vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO