Inspirado por la Madre Teresa, un guía en Kenia alimenta a 24.000 familias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

NAIROBI, 17 abr (Reuters) – Normalmente Pankaj Shah, operador de safaris, presentaría a los turistas los lugares hermosos de su Kenia natal. Pero ahora encabeza una iniciativa voluntaria para alimentar a miles de familias que se quedaron sin fondos cuando el coronavirus devastó la economía.

“Una anciana nos dijo que no había comido en días; sus hijos dejaron de ayudarla porque no tenían trabajo”, recordó Shah, caminando junto a un fila de jóvenes que empacaban arroz, harina, frijoles y leche de larga duración en cajas.

Kenia informó su primer caso de coronavirus el 12 de marzo. Las escuelas cerraron la semana siguiente. Los negocios bajaron la cortina, las familias abandonaron la capital y se desvaneció el empleo informal que sustenta a la gran mayoría de los kenianos en las ciudades.

El gobierno ofreció exenciones impositivas: poca ayuda para aquellos demasiado pobres para pagar impuestos. Los periódicos pidieron un “confinamiento total” y las familias olvidadas en los barrios bajos comenzaron a morirse de hambre.

“La gente estaba hambrienta y enojada”, dijo Shah.

Decidió que alguien tenía que actuar, y pidió a un par de amigos que participaran. Una escuela local, cerrada por el virus, ofreció sus dependencias como cuartel general.

La comunidad asiática de Kenia, reconocida oficialmente hace tres años como la tribu 44 de la nación, se unió. Llevaron cheques o camiones cargados de alimentos o vegetales plantados para exportación y ahora abandonados por la falta de vuelos. La operación ha estado funcionando diariamente durante tres semanas.

Los voluntarios de Shah, que se hacen llamar Team Pankaj, han enviado 24.000 canastas desde su creación el 22 de marzo, cada una con suficiente comida para una familia de cinco personas durante dos semanas.

El operador le pide a los ciudadanos ricos de Kenia que donen 4.000 chelines kenianos cada uno (40 dólares)- cifra equivalente al costo de dos pizzas y una botella de vino, señala.

“Sólo necesito que la mitad de la gente rica aquí se preocupe lo suficiente como para financiar un obstáculo”, dice con impaciencia.

A su teléfono llaman líderes comunitarios, imanes, líderes de iglesias y jefes que piden ayuda. Shah pone a prueba a socios potenciales con una distribución pequeña, digamos 100 cajas, y la aumenta si la manejan bien.

La semana pasada envió dos camiones con alimentos a Deep Sea, un asentamiento informal en Nairobi. Los voluntarios ayudaron a mujeres embarazadas y a aquellos con bebés.

Mary Wangui, de 29 años, dijo que había estado desesperada. “No puedes hacer que un niño se duerma con abrazos cuando lo que tiene es hambre”.Slideshow (3 Images)

Aunque Shah nunca antes había realizado ningún tipo de operación de ayuda, tiene una inspiración: la Madre Teresa, a quien dijo que conoció hace más de tres décadas en Nairobi.

“Pienso en lo que ella haría”, afirma. “Esa es la inspiración para el resto de mi vida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Es preocupante. Por lo general, para esta altura de Octubre ya suele haber formada una capa de hielo en el Océano Ártico. Sin embargo, este año y por primera vez desde que consta en registros el agua del mismo no se congeló.

El retraso en el congelamiento del océano está relacionado con las cálidas temperaturas que se prolongaron en el norte de Rusia y con la intrusión de agua proveniente del Atlántico, según informó el sitio de noticias The Guardian. Los científicos por su parte advierten que esto puede generar posibles efectos colaterales en toda la región polar. “La falta de congelamiento tan avanzado el otoño no tiene precedentes en la región del Ártico siberiano“, aseguró Zachary Labe, un investigador de posdoctorado de la Universidad Estatal de Colorado. Y afirmó que esto está relacionado con el impacto del cambio climático y, por su puesto, la contribución de las personas en eso.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Labe explicó que si no se reducen de manera sistemática los gases del efecto invernadero, lo más probable es que seamos testigos del primer verano “libre de hielo” para mediados del siglo XXI. De acuerdo a un estudio publicado en Julio de este año por World Weather Attribution, este año la ola de calor siberiana se volvió al menos unas 600 veces más probable por por las consecuencias que generan las personas en el cambio climático. Además, gran parte del hielo de Ártico está desapareciendo, lo que hace que las capas que quedan por temporadas sean más delgadas. Según Walt Meier, investigador de National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos, en términos de porcentajes, el grosor de la capa de hielo es la mitad de lo que era en 1980.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Según fue informado, la temperatura de los océanos en el área del Mar de Láptev aumentó 5 grados centígrados más que el promedio. Además, este aumento fue seguido por una ola de calor que rompió récords junto al declive de hielo del mar en el último invierno.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

No falta tanto. Y no hay planeta B #actintime

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO