La ciudad de Buenos Aires se tiñe de rosa con la floración de los palos borrachos en la ciudad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Aunque su nombre científico es Ceiba Speciosa, todos lo conocen como palo borracho porque también se asemeja a una botella. En la Ciudad de Buenos Aires hay 5.000 ejemplares que, en estos días, florecieron y le aportan una explosión de color rosa a Buenos Aires.

Si bien pueden verse algunos en las veredas, el hábitat principal del palo borracho son los parques y plazas debido a su gran tamaño y desarrollo.

Este árbol, que llega a medir hasta 20 metros, tiene el tronco y las ramas de color verde por su alto contenido de clorofila. Con el tiempo se le van formando vetas de color castaño grisáceo. Y le aparecen aguijones cónicos.

En el hemisferio sur, florece entre enero y mayo. Las copas se cubren de flores de cinco pétalos, cada uno de los cuales mide unos 10 centímetros de largo y tiene bordes levemente ondulados. En su mayoría son de color rosa, pero las flores también pueden ser blancas o amarillas. Su néctar atrae colibríes y mariposas monarca, que las polinizan y sus pétalos sirven de alimento para las cotorras.

La idea fue del paisajista Carlos Thays, que fue Director de Paseos de la Ciudad durante 30 años. Plantó mayormente cinco especies: lapachos (dan flores rosas, en septiembre), ceibos (rojas, en octubre), jacarandás (lilas, en noviembre), tipas (amarillas, en diciembre) y palo borracho (hay varias especies, que florecen entre enero y mayo).

Dónde encontrarlos

Si bien hay ejemplares del palo borracho en la mayoría de los barrios de la Ciudad, su presencia se destaca en los siguientes espacios:

  • Plaza San Martín: Maipú 1210
  • Parque Las Heras: Av. Coronel Díaz 2444
  • Plaza Roberto Arlt: Esmeralda 26
  • Jardín Botánico: Las Heras 3902
  • Parque Indoamericano: entre las avenidas Lacarra, Escalada, Castañares y Fernández de la Cruz.
  • Parque Avellaneda: entre las avenidas Directorio, Lacarra, Monte – Autopista Perito Moreno (Au 6) – Dr. Ameghino.
  • Parque Centenario: entre las avenidas Díaz Vélez, Leopoldo Marechal y Patricias Argentinas.
  • Plaza Sicilia: entre las avenidas Del Libertador, Sarmiento, Berro, Adolfo y Casares.
  • Corredor 9 de Julio: en toda su extensión de la avenida.

El palo borracho es originario de los bosques tropicales y subtropicales de Sudamérica y su distribución natural incluye zonas del sur de Brasil, del este y sudeste de Paraguay, y del noroeste de la Argentina. 

Los aborígenes de la zona del río Pilcomayo lo llaman “mujer” o “madre pegada a la tierra”, porque tiene una forma femenina que, con los años, refleja las distintas etapas de la vida: la juventud, la plenitud y la vejez. 

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

BRAVO 🇵🇱🥰

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Nueva York transformará muelles abandonados en islas repletas de vegetación y entretenimiento

Con un proyecto bautizado como “Little Island”, la ciudad de Nueva York se embarca y presenta una nueva apuesta para seguir contribuyendo en la conversión de la ciudad a un lugar más verde y sostenible. ¿Cómo? Creando espacios naturales en las orillas de Manhattan con la intención de contrarrestar el aumento del nivel del mar. 

Cabe destacar que desde hace tiempo Nueva York está en la búsqueda de consolidarse como un destino verde: primero demostró interés en recuperar antiguas infraestructuras, viejas fábricas y almacenes para convertirlas en centros culturales y espacios verdes como huertos urbanos y pequeños invernaderos. Luego se dispuso a crear terrazas naturales en los tejados de los bloques. Ahora, su nueva ambición se encuentra atada a los antiguos muelles: precisamente como un juego de palabras, un proyecto ecológico, liderado por la firma Heatherwick Studio, buscará convertir pequeños pulmones verdes a partir de embarcaderos en desuso.

Por su parte, Little Island presume ser “un parque público que ofrecerá una relación única entre la naturaleza y el arte: una ruptura con la vida urbana y una conexión con la espontaneidad y la alegría“.

Como ser, el caso del muelle 54 , un bosque acuático de pilares que sobresalían del río Hudson. Aquel lugar estimaba contar con la presencia de los restos del Titanic, si es que hubiera atracado con éxito a orillas de Manhattan. Luego, se dispuso como lugar de trabajo de compañías como Cunard y White Star Line, aunque lo cierto es que desde hace tiempo ya que se encontraba en desuso.

Gracias a una reinvención del espacio, este viejo muelle está a punto de convertirse en la pieza angular de lo que será una isla flotante de más de 10.000 metros cuadrados de zonas verdes frente al barrio de Chelsea, en pleno centro neoyorquino:

Nueva York

Según han indicado desde la compañía a cargo del diseño, este espacio estaría inaugurado a principios de 2021 y, entre los equipamientos de los que dispondrá, se destaca la existencia de una red de senderos bordeados por más de cien tipos diferentes de árboles, jardines, un parque e incluso un anfiteatro con capacidad para 700 personas:

Nueva York

La misma suerte podría correr el muelle 97 de Nueva York, situado más al norte. Este lugar ha sido clave en la historia de muchas personas: muchos migrantes escandinavos encontraron en el muelle 97 la puerta de entrada al sueño americano. Incluso también allí se fundó la Swedish American Line que conectaría Gotemburgo con Nueva York.

Luego sería el escenario perfecto donde un joven Robert de Niro, peinado a lo mohicano, se pasearía a bordo de un taxi amarillo en la famosa ‘Taxi Driver’. Pero, si bien se encuentra abandonado desde el año 2003, su suerte podría cambiar para el 2024, año en el que se oficializaría la inauguración de una nueva propuesta en su interior. El estudio de arquitectura y paisajismo ¡Melk se ha propuesto aprovechar los más de 12.000 metros cuadrados para transformarlos en una extensión repleta de rutas ciclistas, huertos urbanos y jardines botánicos:

Nueva York transformará muelles abandonados en islas repletas de vegetación
Nueva York transformará muelles abandonados en islas repletas de vegetación

Una propuesta similar tendrá lugar en el muelle 57, que no solo se supone que será el hogar de una nueva oficina de Google, sino que también contará con zonas verdes, terrazas, espacios dedicados únicamente a eventos culturales y un centro de catas de vino. La transformación de este “supermuelle”, se posicionará como un lugar cálido donde pasar los días disfrutando de las vistas al río y a la gran manzana.

Por su parte, en el muelle 26 se crearían dos grandes campos de futbol con el objetivo de fomentar la educación, el juego y la comunidad a través del deporte; y en el identificado como muelle 2, existen planes de construir una piscina alrededor de un jardín acuático con vistas a los rascacielos. Parece ser que un lujo de tonos verdes nos deleitará pronto por la ciudad de Nueva York 🤩

Si quieres conocer más sobre medio ambiente y lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO