La Domus Aurea, un tesoro escondido en el corazón de Roma

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Roma es una de las ciudades más visitadas del mundo, se trata de uno de los epicentros culturales de Europa y uno de los espacios donde el nexo presente-pasado tiene un mayor peso. Más allá de los monumentos arquetípicos como es el caso del Panteón, el Coliseo o la Fontana di Trevi, encontramos otras zonas más desconocidas por el gran público, que escapan a la masificación pero no dejan de ser interesantes. Existen construcciones arquitectónicas que aún sobreviven a la voracidad turística y que no por eso dejan de convertirse en puntos importantes de la orografía romana.

Uno de estos espacios es la Domus Aurea, domicilio particular de uno de los personajes más polémicos de la historia del Imperio Romano: Nero Claudius Cæsar Augustus Germanicus, conocido popularmente como Nerón. Nacido en el año 37, fue el último emperador romano de la dinastía julio-claudia. La polémica de su historia radica en querer enfrentarse a los colectivos establecidos que querían limitar su poder. Nerón adoraba todo tipo de deportes y juegos, especialmente los dados, una actividad que practicaba en su palacio y que es una buena muestra de su personalidad poliédrica. Nos ha llegado una visión muy negativa de este personaje, un hombre que siempre quiso ir más allá de todos los que lo habían precedido. Siempre ha sido representado como modelo de mal dirigente, aunque la comunidad historiográfica lo califica como un buen gestor gracias a algunas medidas impulsadas para favorecer a las clases populares.

Bajo su mando Roma sufrió un grave incendio en 64, lo que destruyó buena parte de la ciudad. El emperador utilizó este pretexto para culpabilizar a sus rivales, quienes de rebote lo catalogaron como autor material de los hechos. De hecho, cuando las brasas de la ciudad aún estaban calientes, Nerón decidió reconstruir la ciudad usando un plan urbanístico muy particular en el que la reconstrucción empezaría por su propio domicilio: la Domus Aurea.

La residencia particular de Nerón ocupaba alrededor de 50 hectáreas entre las colinas del Palatino y el Esquilino. El emperador expropió parte del centro histórico para materializar su construcción, una casa espectacular que tenía que ser el reflejo de su idealizada grandeza. La residencia disponía de incrustaciones de oro, piedras preciosas y marfil e incluso presentaba un lago artificial y una estatua colosal del prínceps de 35 metros de altura. El mismo nombre ya deja entrever las aspiraciones grandilocuentes de la misma: Domus Aurea, la casa dorada. Suetonio, escritor latino de la época imperial y contemporáneo de Nerón, afirmó que el emperador había versado estas palabras al acceder a su complejo domiciliario: “¡Bien! Ahora por fin puedo empezar a vivir como un ser humano”. El año 104 otro incendio afectó la residencia y esta quedó altamente dañada.

La Domus Aurea ha sido cerrada al público en numerosas ocasiones, sobre todo por los problemas que presenta su conservación. En 1999 volvió a abrir las puertas y se ha ido abriendo y cerrando en relación a las obras de restauración que tienen lugar. Normalmente se encuentra abierta en períodos de fines de semana, y hay que tener presente que es un yacimiento arqueológico activo. Destacan sus pinturas y su catálogo pictórico, con representaciones de una belleza superlativa.

El yacimiento se encuentra muy cercano al Coliseo y es una visita accesible y recomendable si se quiere conocer la historia de Roma desde otro punto de vista, sobre todo gracias a la implementación de la Realidad Virtual, una herramienta que nos ayuda a visualizar cómo era el espacio en su máximo esplendor. Hay que destacar que su ambiente es húmedo a causa de su localización subterránea, por lo que es recomendable llevar calzado cómodo y ropa de abrigo por sus condiciones inherentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
historias de terror

Randonautica, la polémica aplicación que te acompaña a recorrer lugares tenebrosos

Si juntamos los mapas de Pokemon Go, el misterio de una serie CSI y personas con simpatía por el terror y la adrenalina tendremos como resultado a Randonautica, una aplicación que permite explorar lugares aleatorios a través de historias con un ingrediente de terror.

En los últimos años fueron surgiendo diferentes juegos de realidad aumentada que nos permiten explorar el mundo interactuando desde nuestros dispositivos y en el espacio físico, al mismo tiempo.

Tanto Pokemon Go como Wizards Unite, también conocido como el juego de Harry Potter, van mostrando el mapa de tu ubicación y en dónde encontrar los objetos o pokemones que necesitas. Y, si bien los podemos ver a través de la pantalla, sabemos que no existen en el plano físico. Eso es lo que hace diferente a Randonautica.

Esta aplicación fue desarrollada por un movimiento global llamado The Randonauts y ya se encuentra en el primer puesto de las aplicaciones de viajes, de aventura y de juegos de simulación. Además, ocupa el primer lugar entre las aplicaciones gratis y de juegos, tanto en Apple como en Android.

¿Cómo funciona la app?

Lo que hace Randonautica es darle al usuario un par de coordenadas aleatorias para explorar, basándose en su ubicación. La idea es llevar a las personas a lugares que por lo general no son frecuentes, ya sea porque son puntos ciegos o porque están por fuera de los lugares populares dentro de la sociedad. Y, una vez allí, la intención es que interactuen con lo que encuentren y que lo hagan metiéndose por completo.

Una vez que la persona llegue al destino, lo que encuentre depende totalmente de ella pero, teniendo en cuenta que los lugares son casas abandonadas, cementerios y cuevas, puede no ser del todo agradable. De hecho, uno de los hallazgos que hizo que la aplicación se vuelva tan popular fue el de una valija en Seattle, Estados Unidos, que contenía restos humanos.

Los creadores de la aplicación incentivan a los Randonauts, así se les llama a los exploradores, a compartir sus viajes y aventuras a través de las diferentes redes sociales. Además, sus experiencias podrían ser utilizadas en investigaciones sobre métodos alternativos de exploración consciente dentro de la Academia.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

🥺🤞🏻

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO