La mujer más vieja del mundo dijo que en 128 años nunca fue feliz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Koku Istambulova tiene 128 años, lo que la convierte en la mujer más vieja del mundo. Pero ese título no sirve de nada, ya que asegura que nunca tuvo un día feliz en su vida.

Su fecha de nacimiento del 1 de junio de 1889 fue aparentemente confirmada por el gobierno ruso en su pasaporte y la convertiría en la persona más anciana que jamás haya vivido, lo cual es un reclamo. A pesar de que posiblemente sea una rompe records, la Sra. Istambulova, que vive en un pueblo en Chechenia, no está muy contenta con su vida.

“No he tenido ni un solo día feliz en mi vida”, dijo la Sra. Istambulova.

Ella cuenta que durante toda su vida tuvo que trabaja duro y ya está cansada. Para ella ser la mujer más vieja del mundo no es un honor, sino más bien un castigo. Y asegura que hubiera preferido morir joven.

Cuando le preguntaron cuál es su secreto para vivir tanto, ella asegura que no hizo nada especial. Solo remarca que amaba la leche fermentada y nunca comió leche ni sopas. Pero más allá de eso, nunca se cuido ni hizo ejercicio.

Koku sobrevivió a la Guerra Civil Rusa, la Segunda Guerra Mundial y las dos guerras de Chechenia. Y vió a todos sus hijos morir, la última murió hace 5 años, cuando tenía 104.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Desarrollaron un vehículo que va de 0 a 100 km en 2,2 segundos y está impulsado por hidrógeno

¿Alguna vez se imaginaron pasar de 0 a 100 km/h en 2,2 segundos en un automóvil que probablemente sea el vehículo más ecológico del mundo?
Aunque parezca ciencia ficción, la empresa de tecnología con sede en California Hyperion acaba de presentar un hiperdeportivo impulsado por celdas de combustible de hidrógeno con una autonomía de 1600 km y una velocidad máxima de 355 km/h

No hay duda al respecto; el Hyperion XP-1, que ha estado en desarrollo durante casi una década, suena bastante impresionante con sus altas velocidades y su alcance aún mayor. Pero según el director ejecutivo de la empresa, el automóvil en sí no es la estrategia principal de la empresa: es simplemente una forma de Hyperion para llamar la atención sobre el tema mucho más importante de la infraestructura energética, específicamente el hidrógeno.

“Hay suficientes empresas de automóviles”, dijo el director ejecutivo Angelo Kafantaris a la revista para entusiastas de la automoción Car and Driver. “Somos una empresa de energía que está fabricando este coche para contar una historia”.

El Hyperion XP-1 utiliza dos grandes tanques de hidrógeno que impulsan dos potentes motores eléctricos como alternativa a los paquetes de baterías de iones de litio extremadamente pesados ​​que se utilizan para los vehículos eléctricos. En este caso, menos peso significa más alcance y más potencia.

Sin embargo, más ventajosos que eso son los beneficios medioambientales que se obtienen de tal vehículo; El uso de hidrógeno es increíblemente ecológico, teniendo en cuenta que el único subproducto de su uso como combustible es el agua.

Sin embargo, no todo es positivo, el principal inconveniente es la infraestructura. La mayoría de la gente no vive cerca de una estación de servicio de hidrógeno, lo que hace que el reabastecimiento de vehículos de hidrógeno sea una tarea extremadamente difícil.

De hecho, a partir de 2018, un informe encontró que solo había 39 estaciones de hidrógeno disponibles públicamente en todo Estados Unidos, lo que la convierte en una tarea casi imposible.

Sin embargo Hyperion tiene la misión de rectificar el problema del repostaje de hidrógeno, y Kafantaris afirma: “Se puede producir hidrógeno a partir del exceso de energía solar de la red. Crear hidrógeno es más ecológico que fabricar baterías “.

El plan, dice Kafantaris, es que la compañía construya su propia red de estaciones de abastecimiento de hidrógeno similar a la red Supercharger de Tesla, que cuenta con 12.000 estaciones en Estados Unidos, Europa y Asia.

Excepto que Hyperion no necesitará tantas estaciones como Tesla, porque el XP-1 ofrece más de 1,650 km de alcance, por lo que no necesitará cargarlo con tanta frecuencia. También se recarga en tres a cinco minutos.

Esta es solo una de las ventajas que Kafantaris espera que ayude a convencer al público en general de que el hidrógeno es la mejor batería que existe. Otra ventaja es la seguridad del vehículo, ya que Kafantaris afirma que los tanques podrían ser “arrojados desde un edificio” o “disparados con un rifle de alta potencia” y que no se romperían.

Sin embargo, no hay duda de que poner las manos en las ruedas será caro; Solo 300 de los hipercoches se fabricarán con la producción a partir de 2022.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO