La odisea por volver a casa: un colombiano varado en la India registró de principio a fin cómo fue estar a más de 15.000 kilómetros de su hogar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Se trata de Emilio Aparicio, un fotógrafo colombiano que se encontraba de viaje en la India.

Este joven, de poco más de unos 30 años, decidió viajar por el mundo para dedicarse a la fotografía, uno de sus mayores sueños. Destinó sus ahorros para viajar a África y participar como voluntario en proyectos sociales. Luego volvió por unos meses a Colombia, y finalmente en 2019 decidió viajar hacia la India, país donde permaneció por más de seis meses. Más tarde también decidió visitar otros países del Sudeste Asiático, aunque retornó a India para asentarse por un mes en el Himalaya.

En su regreso de las montañas observó que las personas se encontraban en pánico, pero Emilio no entendía el por qué, aunque en las noticias de aquel entonces la palabra que más resonaba era coronavirus.

Desde entonces, como sucedió con tantos otros colombianos, Emilio quedó varado en la India, a más de 15.000 kilómetros de su casa natal, iniciando así su odisea por regresar a tierras colombianas. Luego de mucha insistencia e incertidumbre, pudo regresar a Colombia gracias a un vuelo humanitario.

A continuación, compartimos fragmentos de sus escritos personales publicados en el medio digital El Tiempo:

Kalpa, India. 16 de marzo 2020

Seguía en la zona del Himalaya y estaba algo preocupado porque mi visa me obligaba a salir del país pronto y la fecha estaba próxima a vencerse. Así que me moví dos dias en bus hasta Nueva Delhi, cerca de la embajada y el consulado de Colombia. Cuando regresé a la capital de India logré aplicar a una primera extensión de mi visa, para no quedarme ilegal en el país. Las fronteras terrestres habían cerrado.

Nueva Delhi, India. 24 de marzo 2020

Cerraron el hostal donde me estaba quedando y me mudé a un hotel donde comparto habitación de más o menos 25 metros cuadrados con una persona de Bangladesh para que no nos salga tan costoso. No tenemos dónde cocinar, así que solemos pedir la comida más económica de la carta en el hotel y tenemos que salir a comprar frutas o pastas instantáneas. Hay aire acondicionado, pero para usarlo tendríamos que pagar diariamente 45 mil pesos, por lo que hay que encontrar otras maneras de soportar los 30 grados de temperatura en una humedad del 50 por ciento. Medito para mantenerme tranquilo y pienso en poder volver a Colombia, porque en una emergencia como esta, estar cerca de las personas que amas es el mejor regalo, aunque sea cada uno en su casa, pero por lo menos en mi país.

Nueva Delhi, India. 1 de mayo 2020

Recibí un correo electrónico. Era de la embajada y decía que era posible que hubiera un vuelo de repatriación. Lo malo es que que el vuelo tiene un valor de $2.800 dólares. Estoy pensando si me devuelvo o no, si decido hacerlo ¿cómo voy a conseguir 11 millones de pesos?

Nueva Delhi, India. 4 de mayo 2020

Pensé, en mis viajes de los últimos años y en mi profesión. ¿Qué podía hacer para poder regresar?. Vender mi trabajo y lograr que muchas personas se pudieran quedar con algo de mis aventuras en sus casas. Trabajé 20 horas seguidas frente al computador, hice algunos diseños, seleccioné las imágenes y me arriesgué para poder regresar a casa con una iniciativa fotográfica.

Y así se me ocurrió lanzar esta “campaña” que le puse por nombre Operación Colombia. El hecho de que tenga incluida la palabra operación, hace de esta campaña algo desafiante, y con un objetivo puntual. Organicé todo, publiqué eso en redes sociales y fue sorprendente porque en tres días obtuve una respuesta y una solidaridad increíble por parte de mucha gente. Eso fue una enorme bendición y me animó mucho más.

Nueva Delhi, India. 7 de mayo de 2020

Hoy conseguí el dinero que necesitaba. Publiqué que ya había conseguido el dinero y que ya no iba a vender más fotos. La gente me empezó a escribir que quería seguir comprando pero insistí en que la venta de fotografías se había detenido. Lo último que quería era aprovecharme de la situación actual de las personas. Conseguí el dinero que necesitaba para pagar el tiquete de $2800 dólares y un poco más en caso de un imprevisto.

Nueva Delhi, India. 8 de mayo de 2020

Hoy llegó un segundo correo de la Embajada de Colombia diciendo que los que estuvieran interesados en confirmar su cupo, teníamos que llenar unos datos en una plataforma para continuar con el proceso. Nos dieron varias opciones de pago. Entonces podrías hacerlo con diez tarjetas diferentes. Muchas personas dijeron que la plataforma rechazaba las tarjetas y no se podía pagar porque era una compra internacional a una hora que posiblemente todo el mundo estaba durmiendo en Colombia. Además, era una cifra de casi 12 millones de pesos. Finalmente pagamos, pero no nos llegó un pasabordo o un tiquete de avión. Solo teníamos el comprobante de pago.

Nueva Delhi, India. 13 de mayo de 2020

En los últimos días he recibido más correos para continuar con el proceso. Llené unos formatos de migración y otros de la Presidencia e hice una declaración juramentada sobre mi estado de salud. Todos debíamos jurar que no tenía síntomas de covid-19, ni habíamos estado cerca de personas con positivo para coronavirus. Este proceso de los documentos ha sido un poco enredado y difícil para otros colombianos que están también en Asia.

Sé que algunos colombianos que están fuera de la capital van a llegar a Nueva Delhi en buses gestionados por la Embajada de Colombia.

Nueva Delhi, India. 16 de mayo – 10:00 p. m.

Alrededor de las 4:00 p. m. empaqué mis maletas. Un vehículo gestionado por la embajada me recogió a mí y a otra colombiana que había llegado hacía dos días al hotel y salimos al aeropuerto Indira Gandhi, que es de los más grandes de la India.

Me sorprendí al ver tantos colombianos reunidos, había más de 50 y en el año y medio que llevo fuera de Colombia no había visto a más de cinco. Me sentí más cercano a mi país y feliz al ver que éramos tantos los que anhelábamos volver a casa.

Entramos al aeropuerto con las medidas respectivas: tapabocas, guantes, antibacterial. Primero pasamos por un escáner; luego fuimos a la taquilla y nos encontramos con uno de los miembros de la embajada que verificó que estuviéramos en una lista; nos revisó los documentos; los firmó y nos puso un sello de aprobado. La aerolínea nos dejó enviar 20 kilogramos de equipaje por bodega y podíamos llevar más cosas en equipaje de mano.

Luego cruzamos la zona de migración, verificamos nuestras visas y que todo estuviera correctamente. Entramos a la zona de escáners y al chequeo físico por parte de las autoridades. Nos dejaron pasar agua en mano, algo que no es permitido en esta parte de los aeropuertos; tal vez por la situación actual o para evitar el estrés de los pasajeros durante estos vuelos humanitarios. Además, no sabíamos si nos iban a dar alimentos en el avión.

Foto: Emilio Aparicio – Instagram: @aparicioemilio

Nueva Delhi, India. 17 de mayo – 01:00 a. m.

El aeropuerto daba miedo. Estaba completamente desocupado y era impactante ver cómo estaba cuando llegué, y el contraste en la ida. Caminé acompañado de otro amigo fotógrafo hasta la sala de espera número 20 y me senté a hablar con otros pasajeros.

Nueva Delhi, India. 17 de mayo – 02:30 a. m.

Empezaron a llamarnos para abordar. Todos teníamos la incertidumbre de que si compramos un tiquete tan costoso era porque íbamos a pagar dos sillas para poder estar sentados y tener desocupada la silla del lado. Pero no. Cuando nos subimos al avión estaba completamente lleno. Había recogido a pasajeros en Tailandia y luego se había ido a Australia y también había pasado por Indonesia. Había como 200 personas. Nos fuimos acomodando uno a uno. Despegamos sin ningún problema.

Estaba emocionado y optimista pero tenía angustia y quizá otros también. Todos teníamos tapabocas, nos poníamos gel antibacterial, los que pudieron conseguir guantes los usaban.

Y sí nos dieron comida. Cuando comíamos la gente lo hacía rápido, como pensando en no estar sin tapabocas mucho tiempo.

En ese momento pensé en la tripulación. Fueron super amables, sonrían y sabía que estaban haciendo un gran esfuerzo porque cada uno de ellos estaban dejando a su familia en Indonesia para llevar a todos los colombianos a su país.

Volando sobre el Océano Atlántico. 17 de mayo – 10:00 a. m.

Antes de subirme al avión ya tenía planeado hacer unas fotografías durante el vuelo y había hablado con un amigo piloto. Él me sugirió que revisara en la parte de atrás del avión. Así que me paré durante varios momentos del vuelo y fui hacia la cocina de la que mi amigo me había hablado. Tenía el espacio perfecto para mantener el metro de distancia frente a alguien y así hacer algunos retratos. Tenía miedo de que la tripulación me dijera que era prohibido hacer algo así dentro de la aeronave. Así que pregunté si podía pegar la bandera de Colombia y hacerles unas fotos a unos pasajeros. Me dijeron que sí y se entusiasmaron. Además me ayudaron a ubicar la bandera de Colombia en un lugar ideal.

En el vuelo ya había conocido a algunos pasajeros, así que les pregunté si me dejaban hacerles un retrato. Les dije que se pusieran enfrente de la bandera de Colombia, porque ese será el sueño: regresar a casa, y les pedí que cerraran los ojos. A cada uno le dije que mirara en su interior y pensara en el motivo para regresar a casa.

Cada uno podía tener una razón pequeña, una grande, diez o mil razones.

Y cada uno se paró como quiso. Algunos agarraban la bandera de Colombia, otros estaban con las manos en los bolsillos, había parejas, personas de todas las razas. Esta serie de fotografías es para mí un homenaje para las personas que todavía no han podido regresar a Colombia. Tomé 17 fotos que corresponden a la fecha del viaje.

Ámsterdam, Holanda. 17 de mayo 2020 – 08:00 a. m. (hora de Holanda)

Llegamos a Ámsterdam, Holanda. La última parada antes de regresar.

Recogimos a otros pasajeros que estaban varados en Italia, Francia y otros países de Europa. Me sorprendió la historia de tres personas que venían desde Arabia Saudita y llevaban una cantidad de días tratando de pasar fronteras para montarse en este vuelo.

Allí estuvimos como 2 horas cargando combustible mientras se subían nuevos pasajeros colombianos y hacían cambio de tripulación. Tal vez eran unos 25 o 35 connacionales.

Luego se montaron unos señores que tenían batas quirúrgicas para sacar la basura de los baños y las cocinas. Pasaron con unas bolsas gigantes de basura dentro del avión.

En el vuelo seguí conversando con las personas. Ahí nos conocíamos y entendíamos que cada persona tenía una historia muy diferente y el sueño de regresar a Colombia era igual de importante para todos porque finalmente así hubieras tenido el dinero, querías volver. Una cosa es estar con miedo en casa y otra cosa es estar con miedo afuera de casa.

Sobrevolando Colombia. 17 de mayo de 2020 – 03:00 p. m.

Sobrevolando el territorio nacional se activó un mensaje en los aviones, se bloquearon las pantallas y sonó un audio que había grabado el Embajador de Indonesia ante India. ¡Nos dio un saludo de bienvenida! Nos dio animó y empezó a sonar la canción de ‘Colombia tierra querida’. Fue realmente emotivo.

Ver esta publicación en Instagram

#ViajerodelSol 🇨🇴 Día 497 | #OperaciónColombia ¡Infinitas gracias a todos por hacer parte de este sueño. Gracias por tanto cariño y tanta fuerza que nos enviaron desde la distancia. . ORACIÓN PATRIA: Colombia patria mía, te llevo con amor en mi corazón. Creo en tu destino y espero verte siempre grande, respetada y libre. En ti amo todo lo que me es querido. Tus glorias, tu hermosura, mi hogar, las tumbas de mis mayores, mis creencias, el fruto de mis esfuerzos y la realización de mis sueños. Ser hijo tuyo, es la mayor de mis glorias. Mi ambición más grande es la de llevar con honor el título de Colombiano, y llegado el caso morir por defenderte. . “SI VAS A SOÑAR, SUEÑA EN GRANDE” . #English 🔆 #OperaciónColombia Thank you so much for being part of this dream. Thank you for so much love and so much strength that you sent us from a distance. . Colombia, my homeland, I carry you with love in my heart. I believe in your destiny and I hope to see you always great, respected and free. In you I love everything that is dear to me. Your glories, your beauty, my home, the graves of my elders, my beliefs, the fruit of my efforts and the fulfillment of my dreams. Being your son is the greatest of my glories. My biggest ambition is to carry the title of Colombian with honor, and the case came to die for defending yourself. . "IF YOU ARE GOING TO DREAM, DREAM BIG" #human #photographer #storyteller #backpacker #adventurer #traveler #blogger 📷 Fotografía © Jean Pierre Contreras – @jeanpierrecontrerash #colombia #bogota

Una publicación compartida por EMILIO APARICIO RODRÍGUEZ (@aparicioemilio) el

Cuando aterrizamos, el piloto habló en su idioma, luego tradujo a inglés y finalmente en español. No sé cómo lo hizo pero seguramente tenía un papel, lo aprendió antes de viajar o alguien le había enseñado a pronunciar cada palabra. El piloto dijo: “Acabamos de aterrizar al aeropuerto El Dorado. Bienvenidos a casa parceros”. ¡Imposible no volverse a emocionar!

Foto: Emilio Aparicio – Instagram: @aparicioemilio

Bogotá, Colombia. 17 de mayo de 2020 – 04:00 p. m.

Cuando el avión se detuvo fue muy triste porque no pudimos despedirnos de la tripulación como hubiésemos querido. Se portaron increíble con todos nosotros.

Descendimos y a unos cuantos metros había unos señores con batas quirúrgicas blancas que sostenían una bandera de Colombia. Nos dijeron que debíamos estar a un metro de distancia entre nosotros. Eso fue algo irónico porque ya nos habíamos revuelto todos en el avión.

Nos pasaron por una cámara uno por uno donde verificaron la temperatura. Nos hicieron entrega de unos documentos y luego fuimos a la zona de migración, que es donde te ponen el sello y te dan la bienvenida al país. Esa parte estaba totalmente diferente: había sillas por todas partes y ubicadas a cierta distancia para mantener el aislamiento. Nos sentamos a esperar. Miembros de Migración Colombia nos dieron instrucciones y posteriormente de la Secretaría de Salud nos dijeron que teníamos que cumplir con todos los protocolos de bioseguridad y teníamos que estar 14 días en la cuarentena obligatoria. Si salíamos, podíamos tener consecuencias legales.

La Policía Nacional informó que nos iban a transportar en buses para llevar a todos los colombianos a sus hoteles respectivos (si eran de fuera de Bogotá), casa propia o el lugar donde pasaríamos la cuarentena. Finalmente nos fueron entregando el pasaporte uno a uno; verificaron todos nuestros datos y nos preguntaron si habíamos tenido síntomas de coronavirus, para hacer una segunda verificación.

En ese momento sucedió algo muy importante. Algunas personas hicieron avisos con letreros que decían: No regresamos todos. Recalcando que muchos colombianos no pudieron devolverse por el costo del tiquete y su sueño de regresar a casa no se pudo hacer realidad.

Finalmente recogimos nuestro equipaje, y en buses nos llevaron a todos a nuestro destino.

Bogotá, Colombia. 30 de mayo de 2020 – 05:45 p. m.

Yo me vine a la casa de un amigo con el que coincidimos por suerte en el vuelo y también venía de India. Ahora estamos en su apartamento.

Han sido días de tranquilidad emocional, de adaptarse nuevamente al clima de Bogotá y a otras cosas. Muchas llamadas de familiares y personas cercanas. Días de descanso, reflexión y más agradecimiento. Pronto saldré del apartamento con las ganas y el anhelo de abrazar a mi familia. En los próximos días también debo comenzar el proceso y producción de todas las fotografías que vendí para poder costear el tiquete de regreso a Colombia.

Seguiré en casa y trabajando fuertemente para que todo mejore.

Si quieres conocer más historias como estas, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Cierre de cines, gimnasios y restaurantes abiertos solo hasta las 18: las nuevas restricciones en Italia por COVID-19

Anuncian nuevas restricciones en Italia por COVID-19: el país europeo, considerado como uno de los más afectados durante el inicio de la pandemia en el continente a principios del 2020, ha indicado nuevas prohibiciones a los ciudadanos de cara a contener el avance de la situación epidemiológica en el territorio.

De la misma manera que España decretó en las últimas horas un estado de alarma para todo el territorio junto con el anuncio de un toque de queda nocturno para restringir la movilidad de los residentes, Italia también ha determinado nuevas medidas restrictivas para hacer frente a nuevos y drásticos reportes de casos de COVID-19.

El gobierno dispuso que a partir de este lunes y, al menos durante un mes, estarán obligados a permanecer cerrados los cines, los gimnasios, las piscinas teatros y los centros recreativos, aún a pesar de que se manifestara disconformidad en varios gobierno regionales y se registraran protestas en las calles por el toque de queda.

También se prevé el cierre de balnearios, centros culturales, centros sociales, salas de bingo y casinos y parques de atracciones, prohibiéndose incluso todo tipo de organización de eventos y congresos en presencia. En tanto, parques y jardines de juegos para niños permanecerán abiertos.

Por su parte, los locales, bares y restaurantes atenderán solo desde las 5 hasta las 18 horas, aunque por el momento tienen habilitación para abrir también los días domingos y festivos. En cuanto a las reuniones sociales, en estos establecimientos gastronómicos se permitirá solo cuatro personas por mesa si es que no constituyen el mismo núcleo familiar.

Cierre de cines, gimnasios y restaurantes abiertos solo hasta las 18: las nuevas restricciones en Italia por COVID-19
Cierre de cines, gimnasios y restaurantes abiertos solo hasta las 18: las nuevas restricciones en Italia por COVID-19 | Foto: AP

Con una extensión de este periodo de estricta restricción de movilidad y actividades recreativas estimada hasta el próximo 24 de noviembre, Italia buscará contener el aumento exponencial de los casos de COVID-19 que este sábado reportó unos 19.644 contagios en las últimas 24 horas y 151 fallecidos.

Este nuevo decreto, que evita la instauración de un toque de queda nacional pero sí otorga la potestad a las regiones de cerrar aquellas áreas donde pueda haber aglomeraciones a partir de las 21.00, también advierte sobre la obligatoriedad del uso de mascarillas en todo momento y la recomendación de evitar recibir en casa personas que no sean convivientes.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO