La orca que durante 17 días llevó a su cría muerta está embarazada de nuevo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Hace 2 años el mundo se conmovió con las tristes imágenes que mostraban una orca madre llevando a su cría muerta durante 17 días como forma de duelo. Parece que la naturaleza y el destino quisieron darle una nueva oportunidad: ha sido fotografiada y está nuevamente preñada.

Tahlequah, o J35, como la llaman los investigadores, perdió su cría solo media hora después de dar a luz el 25 de julio de 2018, sin embargo se negó a soltarla y continuó equilibrando el cuerpo en su frente mientras seguía su camino.

Los biólogos marinos que seguían al cetáceo se preocuparon por su salud mental y física, pero después de 17 días de duelo, la madre finalmente fue vista sin su cría.

Dos años después, Tahlequah es ahora una de las varias orcas embarazadas monitoreadas por la organización sin fines de lucro SR3, que recientemente terminó de grabar imágenes con drones-

La población de orcas se compone de una gran familia extendida dividida en tres grupos sociales, llamados manadas, y actualmente hay orcas de cada una de estas manada preñadas.

No es inusual que hembras de las tres manadas estén embarazadas al mismo tiempo, pero el grupo dijo que la mayoría de los embarazos recientes no han tenido éxito.

«Los estudios de nuestros colegas de la Universidad de Washington han demostrado que estas fallas reproductivas están relacionadas con la nutrición y el acceso a su presa, el salmón Chinook», dijo el comunicado en línea. «Por lo tanto, esperamos que nuestros amigos acuáticos puedan dar a los residentes del sur un montón de espacio para alimentarse en este momento importante»

El bebé de Tahlequah todavía está “muy lejos”, según los científicos John Durban, científico senior de Southall Environmental Associates, y Holly Fearnbach, directora de investigación de mamíferos marinos de SR3, pero la madre necesitará suerte para mantener viva a su bebé, informa el Seattle Times.

El período de gestación para las orcas es típicamente de 18 meses, y las familias se mantienen juntas de por vida, pero las ballenas residentes del sur como Tahlequah están luchando por sobrevivir. Las orcas residentes del sur tienen una población de solo 72, y la mayoría de los embarazos no tienen éxito.

Fearnbach y Durban enfatizaron que los humanos pueden ayudar a contribuir a la supervivencia de las ballenas respetando su espacio y dándoles paz y tranquilidad para permitirles usar el sonido para cazar.

En un comunicado de prensa, los investigadores explicaron:

Los estudios de nuestros colegas de la Universidad de Washington han demostrado que estas fallas reproductivas están relacionadas con la nutrición y la dificultad de acceso a su presa de salmón Chinook.

Por lo tanto, esperamos que la gente en el agua pueda darles a los residentes del sur mucho espacio para alimentarse en este momento importante.

SR3 compartió fotos en línea de Tahlequah y L72, otra orca embarazada, con imágenes aéreas que muestran cómo sus cuerpos habían cambiado entre septiembre y julio.

Con suerte, Tahlequah tendrá un final más feliz para su embarazo esta vez, ayudando tanto a su familia como a toda la población de orcas a crecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO