La sequía dejó al descubierto “Stonehenge español” que había estado escondido durante más de 50 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los megalitos son grandes piedras utilizadas por los pueblos prehistóricos para construir monumentos o estructuras. Seguramente pienses a simple vista que no conoces ninguno, pero a caso no has escuchado hablar de Stonehenge en Inglaterra, ¡Ese es el más conocido!

De este tipo de estructuras e piedra se pueden encontrar a lo largo y ancho de toda Europa. El último conjunto descubierto fue hace dos años en el 2019, en el embalse de Valdecañas (España), todo gracias a una inusual sequía. Desde ese momento el lugar fue bautizado como el “Stonehenge español”.

Los satélites de la NASA capturaron imágenes de las piedras expuestas conocidas como el Dolmen de Guadalperal, que los expertos sospechan que pudo haber sido construido en algún momento del segundo o tercer milenio antes de Cristo.

El Dolmen de Guadalperal está compuesto por 150 grandes piedras de granito dispuestas en una estructura circular con lo que parece ser una entrada custodiada por un menhir (piedra erguida) tallada con motivos de serpiente y copa.

¿Qué es un dolmen?

El término dolmen se usa típicamente para describir una estructura antigua donde los menhires sostienen una gran piedra de remate para crear una cámara, una estructura que se usa a menudo para las primeras tumbas del Neolítico. El Dolmen de Guadalperal probablemente tuvo una vez una cima en forma de montículo, y la cámara en el interior pudo haber funcionado como una tumba, un sitio religioso o un puesto comercial a lo largo del río Tajo en el sureste de España.

Este antiguo sitio fue descubierto en 1926 por el arqueólogo alemán Hugo Obermaier, quien también encontró artefactos de los presuntos constructores del monumento que sugerían que vivían cerca durante su construcción. En 1963, bajo el mandato de Francisco Franco, el gobierno inundó la zona que contenía el Dolmen para crear el Embalse de Valdecañas. Solo las puntas de los megalitos más grandes eran visibles por encima de la línea de flotación hasta la reciente sequía que afectó a Europa en el verano de 2019. Con niveles récord de agua, el Dolmen emergió en su totalidad por primera vez en décadas.

Los satélites Operational Land Imager de la NASA vieron el cambio drástico en los niveles del agua y la aparición del monumento. Entre 2013 y 2019, se puede ver un gran cambio en la profundidad del embalse. El Dolmen de Guadalperal, sumergido durante décadas, volvió a ser visible. Los grabados del monumento se han erosionado durante el tiempo que estuvo sumergido. Algunos residentes locales han estado abogando por mover las piedras para recrear el monumento en un territorio más seguro. Este paso, argumentan, preservaría el monumento, promovería el turismo y mostraría con orgullo la historia prehistórica de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO