La Torre Eiffel estrena medidas anti terrorismo: mira cómo quedó

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El símbolo máximo de la “ciudad de las luces” estrenó nuevas medidas para proteger a sus visitantes de potenciales ataques terroristas. La Torre Eiffel está siendo reacondicionada con vidrios antibalas, como parte de un esfuerzo para blindar a la atracción parisina.

Con poco más de tres metros de alto y seis centímetros y medio de ancho, los paneles transparentes rodearán el perímetro del monumento en sus extremos sur y norte, al correr de forma paralela al río Sena y la avenida Gustave Eiffel. En los lados este y oeste una cerca de metal ha sido instalada para prevenir que vehículos puedan irrumpir en el terreno. Con un alto de 3.24 metros, la reja metálica mide exactamente una centésima parte de la estatura de la “Dama de Hierro”, además de presentar terminaciones que buscan imitar su diseño.

Los planes para adaptar a la torre de 129 años de edad a los tiempos que corren fueron anunciados en 2017. El nuevo perímetro reemplazará a las barreras temporales que fueron instaladas en 2016, luego de que una serie de ataques terroristas pusiera a todo Francia en alerta.

Tras los ataques terroristas que tuvieron lugar en 2015, el “Operativo Sentinela” se puso en marcha, con el despliegue de soldados en las inmediaciones de la Torre Eiffel. Hasta la fecha los distintos atentados se han cobrado la vida de 240 personas.

Pero según Bernard Gaudillere, presidente de la Société d’Exploitation de la Tour Eiffel, la organización a cargo de operar el monumento, las medidas no eran suficientes. En diálogo con ABC News, el representante de la SETE dijo estar “decidido a construir un nuevo perímetro alrededor de la Torre Eiffel para aumentar la seguridad” dado que la plaza en la que se encuentra sigue siendo fácilmente accesible para cualquiera.

El estudio de arquitectura Dietmar Feichtinger comenzó las obras en 2017 y sus representantes aseguraron, en diálogo con la agencia AP, que una vez los visitantes se encuentren en el terreno de la Torre Eiffel “las paredes de tres metros de alto, comparadas con la escala del monumento, se volverán casi invisibles” y se verá casi como si “la plaza en realidad fuese abierta”.

“Es poco conveniente y un poco molesto” compartió un turista de Idaho a AFP, el pasado jueves. “Pero estamos acostumbrados a las medidas de seguridad en los EEUU, por ejemplo pasar por detectores de metal para ir a un partido de baloncesto es algo normal”.

La Torre Eiffel fue criticada en su momento por no ser más que “una farola verdaderamente mágica” pero independientemente de los detractores que pueda llegar a tener, sobre todo aquellos exigentes residentes de la capital francesa, el monumento atrae a casi siete millones de visitantes de todo el mundo, cada año. Según cifras compartidas por ABC, el nuevo perímetro tiene un costo de USD 40 millones y será terminado en el próximo mes de julio. El proyecto es parte de una remodelación integral presupuestada en USD 300 millones que busca preparar al monumento para la llegada de los Juegos Olímpicos de París en 2024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Es preocupante. Por lo general, para esta altura de Octubre ya suele haber formada una capa de hielo en el Océano Ártico. Sin embargo, este año y por primera vez desde que consta en registros el agua del mismo no se congeló.

El retraso en el congelamiento del océano está relacionado con las cálidas temperaturas que se prolongaron en el norte de Rusia y con la intrusión de agua proveniente del Atlántico, según informó el sitio de noticias The Guardian. Los científicos por su parte advierten que esto puede generar posibles efectos colaterales en toda la región polar. “La falta de congelamiento tan avanzado el otoño no tiene precedentes en la región del Ártico siberiano“, aseguró Zachary Labe, un investigador de posdoctorado de la Universidad Estatal de Colorado. Y afirmó que esto está relacionado con el impacto del cambio climático y, por su puesto, la contribución de las personas en eso.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Labe explicó que si no se reducen de manera sistemática los gases del efecto invernadero, lo más probable es que seamos testigos del primer verano “libre de hielo” para mediados del siglo XXI. De acuerdo a un estudio publicado en Julio de este año por World Weather Attribution, este año la ola de calor siberiana se volvió al menos unas 600 veces más probable por por las consecuencias que generan las personas en el cambio climático. Además, gran parte del hielo de Ártico está desapareciendo, lo que hace que las capas que quedan por temporadas sean más delgadas. Según Walt Meier, investigador de National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos, en términos de porcentajes, el grosor de la capa de hielo es la mitad de lo que era en 1980.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Según fue informado, la temperatura de los océanos en el área del Mar de Láptev aumentó 5 grados centígrados más que el promedio. Además, este aumento fue seguido por una ola de calor que rompió récords junto al declive de hielo del mar en el último invierno.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

No falta tanto. Y no hay planeta B #actintime

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO