Las Vegas: Mientras cientos de hoteles se encuentran vacíos, las personas sin hogar duermen a 6 pies de distancia en un estacionamiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Polémico, sin dudas. Mientras miles y miles de habitaciones pertenecientes a lujosos y cómodos hoteles han quedado vacías debido a la falta de turistas y visitantes por el cumplimiento del aislamiento para evitar la propagación del coronavirus, miles de personas sin hogar deben dormir en un estacionamiento.

Y la imagen que ha registrado esta escena resulta aún más escalofriante: aún a pesar del frío y la intemperie en la que se encuentran por las noches, entre ellos igual han decidido respetar el distanciamiento social exigido para contribuir a la reducción de casos infectados de COVID-19.

Esta especie de estacionamiento en Las Vegas, Nevada, comprende justamente un predio especial destinado a ofrecerse como un refugio temporal para personas en situación de calle.

En efecto, en vez de hospedar a todas aquellas personas en una situación vulnerable en la infinita cantidad de hoteles y casinos vacíos, los han dispuesto en el estacionamiento del Cashman Center, utilizado comúnmente para centro de convenciones y complejo deportivo.

El refugio está compuesto por 24,000 pies cuadrados de alfombra para colchonetas, construido por estudiantes locales, sin embargo, la alfombra pronto se retiró, lo que obligó a las 117 personas a dormir en el piso de concreto, mientras que, según los informes, fue encajonada por líneas pintadas en el piso que asegúrese de que se mantengan a seis pies de distancia. Una situación bastante humillante, si pensamos que son personas que podrían estar durmiendo sobre una cama de hotel y abrigados por cobijas.

La argentina que terminó dando “La vuelta al mundo en 33 días” para escapar del Coronavirus

A principios de 2020, Romina Viola había planificado unas vacaciones con Maxi Albella -juntos hacen el podcast “En Modo Avión”, en donde comparten su pasión por viajar-, pero la expansión del Covid-19 por Asia la llevó a hacer un periplo impensado. Evitando las zonas de mayor contagio y buscando la forma de volver al país, la joven argentina recorrió gran parte del planeta: “No sé cuándo podré volver a subirme a un avión con esa libertad”, cuenta a Intriper.

Las consecuencias de la rápida expansión del Coronavirus en los diferentes continentes son infinitas. En ese sentido, miles de viajeros alrededor del mundo quedaron varados en medio de viajes de trabajo, vacaciones o visitas a sus familias. Con cada vez más países cerrando sus fronteras para evitar un mayor contagio, la movilidad a nivel mundial se ha visto reducida casi al mínimo, paralizando a la industria del turismo. Romina Viola es una de las personas que pudo evitarlo y hoy cuenta su historia a Intriper.

“La vuelta al mundo en 33 días”

La joven argentina que en la actualidad vive en Córdoba, lleva adelante junto a Maxi Albella el podcast “En Modo Avión“, en donde cuentan sus historias de viaje, comparten recursos y dan consejos para experimentar distintos puntos del mundo. A principios de este año, ambos se iban a encontrar en Malasia luego de una serie de compromisos laborales, pero todo se vio interrumpido por la pandemia: Maxi nunca salió de la Argentina, mientras que Romina tuvo que hacer una travesía insólita para volver al país. Ella misma la llamó “La vuelta al mundo en 33 días”. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Personal del aeropuerto de Roma usa cascos inteligentes para detectar coronavirus

Uno de los aeropuertos más activos de Italia, Roma Fiumicino, es el primero en la región en utilizar cascos inteligentes equipados con cámaras térmicas para detectar síntomas de COVID-19. Estos cascos de realidad aumentada se encuentran conectados a una cámara que puede medir la temperatura corporal desde siete metros de distancia, produciendo un escaneo del calor corporal del pasajero, que luego se transmite al visor en tiempo real. Esto permite al personal ver la exploración de todo el cuerpo y detener a los pasajeros con ebre por encima de cierto nivel, lo que ayuda a reducir la propagación del nuevo coronavirus.

Cabe señalar que el casco inteligente es una combinación de una cámara térmica y una pantalla de realidad aumentada, de acuerdo con Ivan Bassato, director administrativo de los aeropuertos de Roma, lo que permite a los empleados “cubrir un área amplia dentro del aeropuerto y generar sinergias completas con dispositivos fijos de escaneo térmico”.

De acuerdo con el diario The Independent, los oficiales de seguridad podrían escanear a las personas mientras éstas esperan en el aeropuerto y remover a cualquiera que tenga niveles altos de temperatura. El uso de dicha tecnología también tiene como objetivo hacer que los pasajeros se sientan seguros al regresar a los vuelos una vez que pase la pandemia.

Cuando la persona que usa el casco mira a su alrededor, puede ver una imagen infrarroja de la persona y su temperatura aparece sobre el ojo derecho. Eso les permite explorar el aeropuerto como de costumbre usando su ojo izquierdo. La tecnología portátil le ha dado al aeropuerto una nueva ventaja, pero ya hay 83 posiciones estáticas de termo-escaneo en operación en el aeropuerto, “con mucho, la ubicación más grande en términos de despliegue de este tipo de tecnología”, según Bassato

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO