«Old Tree» es el nuevo y encantador spot turístico de Nueva York para conocer: se podrá visitar hasta el otoño de 2024

old-tree-nueva-york-2
Editora / Travel Content Editor

Una nueva escultura en Nueva York bautizada como «Old Tree», «Árbol viejo» en español, parece llevarse todas las miradas y postales en Instagram: diseñada a base de materiales hechos por el hombre y de pie a una altura de 25 pies sobre el Plinth, esta incipiente atracción turística proporciona un espacio social y crea sombra mientras proyecta un aura luminosa y en constante cambio en medio de las estaciones cambiantes de Nueva York.

Creada por la artista con sede en Zúrich Pamela Rosenkranz, la vívida escultura es la tercera comisión de High Line Plinth, que cambia cada 18 meses. The Plinth es uno de los pocos sitios en la ciudad de Nueva York para que los artistas creen obras de arte contemporáneas a gran escala.

¿Cuál es el significado de «Old Tree»?

Para el tercer encargo de High Line Plinth, Rosenkranz presenta Old Tree, una escultura de color rojo y rosa brillante que anima una miríada de arquetipos históricos en los que el árbol de la vida conecta el cielo y la tierra.

Image Old Tree Old Tree Nueva York 1

El color sanguíneo del árbol se asemeja a los sistemas de ramificación de los órganos, vasos sanguíneos y tejidos humanos, invitando a los espectadores a considerar la conexión indivisible entre la vida humana y la vegetal.

Image Old Tree Old Tree Nueva York 3

Old Tree evoca metáforas de la antigua sabiduría de la evolución humana, así como un futuro en el que lo sintético se ha convertido en naturaleza. En High Line, un parque urbano contemporáneo construido sobre una reliquia de la industria, Old Tree plantea preguntas sobre lo que es verdaderamente «artificial» o «natural» en nuestro mundo.

Pamela Rosenkranz crea esculturas, pinturas, videos e instalaciones que reflexionan sobre la necesidad humana de antropomorfizar nuestro entorno para comprenderlo. Al hacerlo, investiga los códigos a través de los cuales las personas dan sentido al mundo natural. Sus proyectos se centran en materiales sintéticos creados a imagen y semejanza de la naturaleza: una piscina llena de fluido viscoso, colecciones de botellas de agua mineral rellenas de silicona o un grifo de cocina con agua coloreada con el tinte sintético E131 “azul cielo”.

El color es primordial para Rosenkranz, que emplea colores fabricados con la intención de reflejar una naturaleza perfecta e idealizada. Ella elabora sobre la condición del cuerpo como un sistema maleable. Cuestionando la cosmovisión que centra a los seres humanos, Rosenkranz aborda nuestros implacables intentos de domesticar y domar a los otros seres vivos que nos rodean, así como a nuestros propios cuerpos.

¿Dónde encontrarlo?

Ahora está a la vista sobre la intersección de 10th Avenue y 30th Street, reclamando residencia hasta el próximo otoño de 2024.

¡Valora esto!
Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *