Los investigadores están un paso más cerca de dar vida al avión con forma de ‘V’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El futuro de los aviones está casi aquí. Y se ve exactamente como te imaginas.

A principios de septiembre, los expertos probaron un nuevo modelo de avión conocido como Flying-V, que transformará totalmente el aspecto de los aviones de pasajeros tal como lo conocemos y potencialmente nos impulsará a una era de la aviación similar a los Jetsons.

El año pasado te contamos sobre un nuevo avión con forma de ‘V’. Un nuevo concepto de avión, que la aerolínea holandesa KLM ayudó a financiar y desarrollar. Fue entonces cuando la compañía presentó el diseño en V gigante del avión y reveló que su nombre, Flying-V, proviene de su inspiración: la guitarra Gibson Flying V.

En ese momento, explicó la compañía en un comunicado, “el diseño en forma de V de la aeronave integrará la cabina de pasajeros, la bodega de carga y los tanques de combustible en las alas”.

Eventualmente podrá albergar a unos 314 pasajeros que se sentarán en sus dos pasillos sobre las alas del avión. Una vez que esté completamente construido, el avión tendrá la misma longitud que el Airbus A350, lo cual es importante ya que podrá utilizar todas las estructuras aeroportuarias existentes. Pero la mayor diferencia vendrá gracias a la aerodinámica única del avión, que le permitirá reducir el peso y ahorrar enormes cantidades de combustible.

View this post on Instagram

#FlyingV #airplane on @nbcnews #2019

A post shared by Justus Benad (@justusbenad) on

Ahora, parece que el avión de nuestros sueños está muy cerca de la realidad. En septiembre, los expertos probaron un modelo de avión controlado a distancia a escala para ver cómo volaría.

“Una de nuestras preocupaciones era que la aeronave podría tener algunas dificultades para despegar, ya que los cálculos anteriores habían demostrado que la ‘rotación’ podría ser un problema”, dijo Roelof Vos, profesor asistente de la facultad de ingeniería aeroespacial de la Universidad Tecnológica de Delft, en un comunicado.

“El equipo optimizó el modelo de vuelo a escala para evitar el problema, pero la prueba del pudín está en comer. Es necesario volar para estar seguro”.

Según CNN, el equipo aprendió algunas lecciones valiosas de la prueba, incluido el hecho de que necesitaban cambiar el centro de gravedad de la aeronave y ajustar su antena para vuelos futuros. Ahora, todo lo que queda por hacer es probar, probar y probar un poco más para garantizar su seguridad, de modo que todos podamos reservar boletos y abordar un vuelo más eficiente pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO