Según estudio, los materiales de “desechos húmedos” descartados podrían convertirse en biocombustible para el funcionamiento de los aviones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Se trata de una conclusión arrojada por un equipo de investigación dirigido por el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos, quienes publicaron un estudio en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, en el cual se describe cómo sería posible convertir los desechos húmedos en parafina.

La parafina es una especie de aceite mineral que sale de un compuesto que viene a su vez del petróleo y del carbón. Según los hallazgos, a partir de la disposición de este elemento, que se utiliza en el combustible de aviación, se podría facilitar la alimentación de aviones con combustible más ecológico y ecológico.

Si bien aún queda mucho por aprender respecto al tema, ya que cabe destacar que en muchos casos los desechos humanos generalmente no se consideran particularmente útiles, cuando se trata de repostar aviones, en realidad los nuevos descubrimientos podrían significar un cambio de juego y una verdadera promesa de sustentabilidad a futuro. 

Según estudio, los materiales de "desechos húmedos" descartados podrían convertirse en biocombustible para el funcionamiento de los aviones
Según estudio, los materiales de “desechos húmedos” descartados podrían convertirse en biocombustible para el funcionamiento de los aviones

Según los investigadores, los materiales de “desechos húmedos” descartados, entre los que se incluyen desechos orgánicos, desechos humanos, estiércol animal y lodos de aguas residuales, se pueden convertir en biocombustible para generar chorros de agua.

¿Cómo sería eso posible? Este nuevo enfoque descrito en el estudio utiliza un proceso químico para eliminar de manera eficiente el exceso de agua de los desechos húmedos y luego aísla los materiales combustibles necesarios para producir combustible. Este método podría reducir potencialmente los niveles de emisiones de la aviación en un 165 por ciento. 

Teniendo en consideración que la industria de la aviación aporta el dos y medio por ciento de todos los gases de efecto invernadero del planeta, esto sería una mejora significativa. Por lo pronto, hasta el momento el equipo solo ha probado unos pocos cientos de mililitros del nuevo combustible sostenible. Es decir, no es una proporción suficiente como para impulsar un avión comercial, pero se realizarán más investigaciones con el objetivo de hacer que el futuro del combustible para aviones sea más sostenible. ¡Bravo por ello!

Si quieres conocer más curiosidades sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO