México: La celebración por el Día de Muertos tuvo un sentido homenaje a sus más de 91.000 fallecidos por COVID-19

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Con motivo de conmemorarse la tradicional festividad por el Día de Muertos, costumbre mexicana arraigada a las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos y que tiene por intención honrar a los muertos durante los días 1 y 2 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió, durante la jornada del sábado, de manera particular a las víctimas fatales por la pandemia de coronavirus durante la jornada del sábado.

De esta manera, el máximo gobernante mexicano declaró tres días de luto nacional en honor a los más de 91.000 fallecidos por COVID-19. El acto estuvo acompañado también de un ritual que contempló el encendido de velas en una ofrenda indígena montada en uno de los patios del Palacio Nacional.

México: La celebración por el Día de Muertos tuvo un sentido homenaje a sus más de 91.000 fallecidos por COVID-19
México: La celebración por el Día de Muertos tuvo un sentido homenaje a sus más de 91.000 fallecidos por COVID-19
Día de Muertos
Día de Muertos

“A partir de hoy se inician tres días de luto nacional dedicados a recordar a todos nuestros difuntos y en especial a quienes han perdido la vida a causa de la pandemia”

Andrés Manuel López Obrador

Así, en una ceremonia que estuvo marcada por la ausencia de público, con la presencia de tapices de serrín y la cempasúchil, tradicional flor naranja o amarilla que se utiliza para el Día de Muertos en México, y el mensaje “Una flor para cada alma” escrito en el suelo y el aroma del copal, el presidente López Obrador y su esposa participaron en dos ceremonias indígenas, una del pueblo yaqui, originario de la zona norte del país, y otro de los mazatecos, en el sur.

Decenas de fotografías dieron cuenta de como en el Palacio Nacional se dispusieron ofrendas para rendir un homenaje a las víctimas de la pandemia. En el interior de la sede presidencial, se dispusieron 20 altares de muertos, uno por cada pueblo originario en México. La ofrenda se centró en pueblos representativos de las cuatro regiones del país: oriente y costa del Golfo de México, norte y centro-norte, occidente y sur, y sur sureste.

Cabe destacar que, se trató de un Día de Muertos sumamente atípico para los fieles, debido a que, por las restricciones impuestas por el avance y temor ante el COVID-19, la mayoría de los panteones permanecieron cerrados y fueron anuladas todo tipo de celebraciones populares en sitios públicos.

En grandes urbes como Ciudad de México, las familias no pudieron entrar en los cementerios en Día de Muertos, una fecha en la que no solo se acostumbran a visitar a sus difuntos sino que muchas personas se reúnen para dormir allí, comer o a celebrar con música incluida, por lo que si bien la tradición indicaba el homenaje durante este fin de semana, en muchas ocasiones han adelantado las ofrendas de flores y decoración de los altares.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO