Niño rompe una escultura valuada en más de USD 100.000 y desata una discusión legal en Kansas, US

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Sarah Goldman fue a pasear con sus cuatro hijos al museo de Overland Park en Kansas City junto a otros familiares. Después de un rato, se sentó en un sillón a descansar, mientras los niños correteaban por las salas repletas de pinturas y esculturas.

Troy, de 5 años, se entusiasmó con Afrodita de Kansas City, una escultura montada sobre un pedestal. Trató de abrazarla, la inclinó sobre su pequeño cuerpo…. y unos segundos más tarde la pieza cayó sobre su cuerpo y ambos terminaron el suelo.

La escultura “Afrodita en Kansas City” que fue destruida por Troy Goldman. El niño resultó con algunas lastimaduras en su rostro, pero la escultura sufrió daños irreparables en la cabeza y los brazos.

Su autor, el artista plástico Bill Lyons, reclama 132.000 dólares como resarcimiento por la pieza que no podrá ser vendida. Primero se los pidió al Museo de Overland Park, que a su vez le traspasó la cuenta a la madre.

 

Sarah quedó estupefacta cuando recibió el reclamo de la compañía aseguradora. Y se niega a pagarlo. En una entrevista con el canal ITV dijo que otras esculturas estaban protegidas detrás de un vidrio o cercadas por sogas para no acercarse a ellas, pero esa no.

“Si mi hijo lo hubiera hecho intencionalmente, sé que como madre soy responsables, y buscaría el modo de pagarlo. Pero en este caso en particular, nuestro hijo de 5 años estaba sólo jugando como cualquier niño y no hubo malicia ni intención de hacer ningún daño”,

explicó Sarah, quien dijo que se estaba despidiendo de la pareja de su padre cuando todo sucedió.La mayoría de los espectadores que vieron la entrevista por TV la criticaron con dureza en las redes sociales

“100% de be pagar la multa, debería haber controlado lo que hacen sus hijos”,  escribió uno en Twitter.

“¡Debería haberle dicho a su hijo antes que nadad que no deberías correr por ahí como si fuese un patio de juegos!”, agregó Helen King.

“Yo sé que no puedes estar mirando a los hijos las 24 horas y que los accidentes ocurren, pero en los lugares públicos y, especialmente, si estás standa en la misma habitación, le debería decir a tu hijo que no toque eso”,  sumó Dany Valyrian.

“Esto fue un accidente. Yo no quiero disminuir el valor de la obra artística, peor no la puedo pagar”, insistió Sarah en una entrevista con The Kansas City Star.

La batalla legal recién comienza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Cámaras-trampa confirman el nacimiento de dos cachorros de yaguareté en Iberá, Corrientes

Dos cachorros de yaguareté nacen en el Centro de Reintroducción que funciona en el Parque Iberá, Corrientes. Los cachorros y su madre se encuentran en el corral más grande del centro por lo que, en general, no son avistados. El equipo técnico de la Fundación Reiwilding ante la sospecha de que se puede  haber producido el parto por comportamientos de la hembra, pero esto se da recién la semana pasada, cuando lo registran a dos cachorros en videos de cámaras-trampa.

Los cachorros son producto de la cruza entre Mariua (hembra) y Jatobazinho (macho) dos ejemplares salvajes que fueron rescatados de cazadores furtivos y en muy malas condiciones físicas en Brasil por el Instituto Brasilero del Medio Ambiente (Ibama) a través de las organizaciones NEX y Onçafari, que los recuperaron y luego los enviaron a la Argentina.

Magalí Longo, a cargo de los proyectos de reintroducción de especies en la isla San Alonso, donde se encuentra el Centro de Reintroducción de Yaguareté, comenta

yaguareté

“teníamos indicios de que la hembra había parido, ya que pasaba mucho tiempo en un mismo sector del monte que se encuentra al norte del gran corral. Un día pudimos observar y vimos que tenía los pezones hinchados, signo bastante inequívoco de que habría parido, pero no sabíamos cuántos cachorros ni si habrían sobrevivido. Ella es madre primeriza, así que tampoco era raro que perdiera la camada”.

La confirmación llega recién unas semanas después. Pablo Guerra, a cargo del manejo de los yaguaretés en el Centro, menciona que “habíamos puesto cámaras-trampa para tratar de confirmar el nacimiento. Y después de varias semanas sin ningún registro pudimos observar a los dos cachorros. Cuando vimos los videos saltamos de alegría y emoción. Estimamos que tienen entre uno y dos meses y aparentan estar en perfectas condiciones”.

Después de esta observación ya no son vistos a verlos, pero se espera que pronto realicen caminatas más extensas siguiendo a su madre y sean más fáciles de avistar. Los cachorros observados son dos, que es el número usual de crías que tienen los yaguaretés. La madre de los cachorros es Mariua y el padre Jatobazinho, quien se mantiene en otro enorme corral, separado de la madre y sus cachorros. Ambos ejemplares tienen un origen silvestre y provienen de Brasil, de donde son rescatados, de cazadores furtivos en el caso de Mariua, y en muy malas condiciones físicas, Jatobazinho.

Sebastián Di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding Argentina destaca la colaboración de las instituciones del país vecino, especialmente del Instituto Brasilero del Medio Ambiente (IBAMA) y de las organizaciones NEX y Onçafari, que recuperaron a los animales y luego los enviaron a Argentina.

“El nacimiento de estos cachorros es un paso muy importante para el proyecto. Desde el año 2012 estamos trabajando en Iberá tratando de regresar al depredador tope a este ambiente, 70 años después de haberse extinguido en la provincia de Corrientes. Es un proyecto a largo plazo cuya ejecución demandará varios años más, pero estamos en buen camino y desde hace un año trabajando en la fase de liberación progresiva”, asegura Sebastián.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO