Pareja que no creía en el ‘mal’, estaba recorriendo el mundo en bici cuando fue asesinada por ISIS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Jay Austin y Lauren Geoghegan, ambos de 29 años, renunciaron hace un año a sus empleos en Washington, D.C. (Estados Unidos), y se embarcaron en un viaje en bicicleta por el mundo. Para abril, su viaje ya estaba en marcha, Austin escribió en el blog de la pareja, Simply Cycling, que estaban abrazando algo más allá de una mera gran aventura.

“Miras las noticias y lees los periódicos y te hacen creer que el mundo es un lugar grande y aterrador. La gente, dice la narración, no es de fiar. La gente es mala. La gente es malvada La gente es asesina de hachas, monstruos y cosas peores”, escribió.

Él continuó: “No lo compro. El mal es un concepto de fantasía que hemos inventado para enfrentar las complejidades de otros seres humanos que poseen valores, creencias y perspectivas diferentes a las nuestras; es más fácil descartar una opinión como aborrecible que tratar de comprenderla. La maldad existe, claro, pero incluso eso es bastante raro. En general, los humanos son amables. Interesado a veces, a veces miope, pero amable. Generoso y maravilloso y amable. No ha venido una revelación más grande de nuestro viaje que esto”.

Pero en su próxima entrada al blog, Austin describió a un conductor en España tratando de atropellarlo en medio de un embotellamiento.

Austin y Geoghegan fueron asesinados el 29 de julio, apenas unos días después del segundo año de su viaje, en lo que CBS News dijo que era un ataque inspirado por el ISIS mientras atravesaban Tayikistán, que es predominantemente musulmán y limita con Afganistán.

Un automóvil chocó contra la pareja y otros turistas en bicicleta, luego de lo cual cinco hombres salieron del vehículo y atacaron al grupo con cuchillos, informó la cadena. Otros dos ciclistas, uno de los Países Bajos y otro de Suiza, también fueron asesinados.

Inicialmente, el Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad y luego publicó un video que mostraba a los cinco presuntos atacantes que juraron lealtad al líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, agregó CBS News. En el clip, se sentaron frente a la bandera de ISIS y juraron matar a los “incrédulos”, dijo el New York Times. Las autoridades dijeron a CBS News que rastrearon a los cinco sospechosos y mataron a cuatro de ellos.

En cuanto a por qué las bicicletas fueron la forma de transporte elegida para su viaje en globo, Austin notó la “vulnerabilidad” que daban.”Con esa vulnerabilidad viene una inmensa generosidad: buenas personas que reconocerán tu impotencia y reconocerán que necesitas ayuda de una u otra forma y la ofrecerás en grandes cantidades”, escribió.

Al parecer, Austin fue impulsado por algo más que confiar en la bondad de los demás. Cuando dejó su trabajo antes del viaje en bicicleta, Austin escribió que se había “cansado de pasar las mejores horas de mi día frente a un rectángulo brillante, de colorear los mejores años de mi vida en franjas grises y beige. Me he perdido muchas puestas de sol mientras estaba de espaldas. Demasiadas tormentas eléctricas pasaron desapercibidas, demasiadas brisas suaves inadvertidas “.

Él era vegano, construyó una de esas pequeñas casas de 140 pies cuadrados y vivió una vida minimalista

Después de que Austin conoció a Geoghegan, ambos eran graduados de la Universidad de Georgetown, donde trabajaba en la oficina de admisiones, ella se comenzó a contagiar con sus principios. Ella comenzó a andar en bicicleta, también, y se hizo vegetariana. Entonces, finalmente, su viaje fue planeado.

La pareja comenzó su viaje en Sudáfrica y se dirigieron hacia el norte. Su blog describe las luchas cotidianas: clima duro, terreno accidentado, cuerpos cansados ​​ya veces enfermos, pero también personas que los ayudan a lo largo del camino.

Every rest day is a pancakes day. 🥞🥞

Una publicación compartida por Jay Austin (@simplycycling) el

Después, continuaron hacia el norte, cruzando desiertos donde la arena era tan profunda que tuvieron que desmontar y empujar sus bicicletas. En Botswana, un hombre preocupado detuvo su automóvil para ofrecerles agua helada mientras pedaleaban a 95 grados de temperatura.

Recorrieron caminos de tierra, a través de lechos de ríos secos y sobre asfalto cuarteado, pasando días sin ducharse. En Marruecos, una familia les ofreció a los dos una habitación y luego, a la mañana siguiente, les dio pan casero.

Los días pasaron a ser semanas y luego a meses. Sus cuerpos comenzaron a romperse. Una infección de oído la llevó a la sala de emergencias en Francia. Ambos contrajeron conjuntivitis. Se llevaron a hombros a través de malestares estomacales y de garganta.

Ya era invierno cuando llegaron a Europa en diciembre pasado. Lluvia torrencial empapada a través de sus guantes impermeables. “Absolutamente sin esperanza, húmedo y frío”, publicaron desde España. Unas horas más tarde, una pareja en una camioneta blanca se detuvo, les dio una toalla e insistió en llevarlos a su casa, donde secaron la ropa empapada en la secadora.

Luego vino su último viaje el mes pasado, en el cual un video supuestamente mostraba el cargamento de atacantes que pasaban, haciendo un giro brusco en U, doblando hacia atrás y dirigiéndose hacia ellos, dijo el Times.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween

Vaya suerte la de estas niñas que les ha tocado un padre obstinado y dedicado a colaborar con las tradiciones culturales que se celebran durante el año. Pues, tras el deseo de una de sus hijas de festejar Halloween bajo la temática de piratas, a este buen hombre solo le quedó dejar volar la imaginación y poner manos a la obra para la construcción de un barco pirata.

Pero no se trata de un barco pirata improvisado, más bien comprende una ambiciosa escenografía que posee unos 15 metros de largo: el resultad representa una espectacular embarcación que se extiende por todo el jardín de la casa. Para convertirlo en un navío casi verídico, durante la noche se ilumina con luces, humo e incluso se le suma el sonido de una banda sonora personalizada.

El responsable de esta obra de arte es Tony DeMatteo, residente de Rochester, en Nueva York. Según han reportado medios locales, comenzó a trabajar en el barco para su hija Ali, de 13 años, en noviembre del año pasado. Lo curioso y más rescatable del suceso es que Tony logró crear este barco pirata sin preparar un gran desembolso de dinero: todo el material que incluye desde madera hasta metales lo consiguió reciclado.

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
barco pirata

Cabe destacar que no es la primera vez que Tony se embarca en una aventura como esta. Tanto él como su familia llevan ya ofreciendo espectáculos de Halloween en su casa desde hace unos ocho años. Y la particularidad de esta edición estuvo en complacer a su hija, quien pidió que la temática se basara en Piratas del Caribe.

Para Tony, si bien hacer este tipo de escenarios implica muchas horas, también constituye tiempo para compartir en familia, uno de los motivos por los que Tony dice que el resultado merece la pena. Otra de las recompensas obtenidas es ver que amigos, vecinos y familiares disfrutan también del espectáculo. Y sin dudas, en este año más que nunca, ya que ahora todos los grandes eventos y celebraciones se han cancelando debido a la pandemia.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO