Perro impaciente aprende a tocar la bocina del auto cuando su dueño tarda demasiado tiempo en la tienda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El es Wally, un perrito Boxer impaciente que aprendió a tocar la bocina del auto cuando está cansado de esperar a su dueño. Todos hemos estado en la posición de este perro: sentados en el coche mientras tus padres deambulan por el supermercado.

Pero Wally no tiene tiempo para estas tonterías. Afortunadamente, el Boxer de dos años aprendió un nuevo truco: tocar la bocina cada vez que lo desea.

Impatient Boxer Has Learned To Honk Car Horn When Owner’s Been Too Long In The Shops

Tyler Fust, un productor lechero de Wausau, Wisconsin, estaba terminando de pagar en la tienda cuando escuchó el constante sonido de su bocina desde afuera. Al parecer, Wally se aburrió de esperar a su dueño y levantó su pata izquierda sobre el volante de la camioneta, llamando a su compañero.

El hombre compartió la gran hazaña de su perrito en las redes sociales, en donde los espectadores obviamente se volvieron locos por él. Pronto, el video acumuló más de 218,000 visitas, y la gente acudió en masa a los comentarios para decir cuán “ansioso” es el perro y que los dejó “llorando de risa”.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Científicos afirman que la pandemia está haciendo que la Tierra vibre menos

Ya hemos visto algunos de los beneficios que el planeta ha estado experimentando, a partir del aislamiento de las personas. La contaminación del aire ha desaparecido visiblemente de varias ciudades, así como la vida silvestre que reclama espacios urbanos y el regreso de los peces a los canales de Venecia, mientras que el turismo en Italia se detiene.

Y ahora, parece que las medidas globales implementadas para combatir la pandemia están teniendo efectos aún mayores en este planeta que llamamos hogar, y los científicos también lo están notando.

Los sismólogos de todo el mundo informaron haber visto mucho menos ruido sísmico últimamente, lo que significa que las vibraciones causadas por automóviles, trenes, autobuses y el ajetreo general de la vida normal se han reducido.

Como resultado, la corteza superior de la Tierra, que generalmente enfrenta la peor parte del ruido sísmico, se mueve un poco menos. El primer científico en señalarlo fue Thomas Lecocq, geólogo y sismólogo del Observatorio Real en Bruselas, Bélgica.

Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO