Ronda: una ciudad dividida por un puente con una trágica historia

ronda españa puente
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

¿Has escuchado hablar de Ronda? Seguramente sí, y es que la verdad este destino merece estar en la boca de todos. Se trata de un destino ‘dividido en dos’ por un río que tiene una belleza singular y única. Entra para descubrir todo lo que tienes que saber de Ronda antes de visitarla.

La primera particularidad que hace a Ronda (España) un destino único es que se encuentra dividido en dos por el río El Tajo de 100 metros de profundidad. La manera más popular para cruzar desde el casco antiguo hacia el otro lado es el hermoso “Puente Nuevo” que cruza el cañón.

El ‘Puente Nuevo’ es la atracción más famosa de Ronda y no es para menos… es imponente, majestuoso y único. Conecta El Mercadillo (El Mercado), la parte más nueva del pueblo, con La Ciudad (El Pueblo), el antiguo barrio árabe. Tan peligrosa fue su construcción que 50 trabajadores perdieron la vida en el proceso.

Pero, ¡No es el único puente del lugar! Hay otros dos puentes por los cuales se puede cruzar de un lado al otro. Se trata del Puente Viejo, que data de 1616, y el Puente Romano, que en realidad data de la época árabe de Ronda, entre los siglos IX y XV. Aunque empequeñecido por el Puente Nuevo, ambas son estructuras atractivas.

Ronda España

Un puente con una historia trágica

En honor a la verdad, el Puente Nuevo de Ronda debería llamarse «Segundo Puente Nuevo de Ronda» ya que, pocas décadas antes, en ese mismo emplazamiento, hubo uno anterior que se derrumbó seis años después de su construcción, llevándose con él cincuenta vidas y cientos de toneladas de piedra al fondo del barranco. Aquel trágico accidente y el miedo a un nuevo fracaso propiciaron el diseño del actual

La historia comienza en 1735, año de la inauguración del primer puente, el fallido. Un único arco volaba de un extremo a otro del Tajo salvando los 35 metros que separaban sus apoyos, que se asomaban al vacío en la parte superior de la roca. ¿Pero qué significaba en la primera mitad del siglo XVIII realizar un puente de esa magnitud? Implicaba marcar un hito en la historia de los puentes, superar a la práctica totalidad de los puentes del planeta, a excepción de media docena de casos salpicados por la geografía del antiguo Imperio Romano.

Y hasta Roma hay que retroceder para entender la proeza de lo que se había conseguido en Ronda.

Con la caída del Imperio Romano se pierde el conocimiento de la construcción de puentes, al igual que en el resto de disciplinas del saber, y se entra en un vacío que dura más de diez siglos. En ese tiempo ningún puente se acerca a la calidad y tamaño de los puentes romanos.

No es hasta el Medievo cuando en algunas iniciativas individuales (sin posibilidad de aprendizaje previo de tal exigencia) se consigue alcanzar, e incluso superar, la barrera de los 30 metros. Es el caso del Puente del Diablo de Martorell o el Puente de Almaraz, entre esas pocas excepciones. Tras el Medievo, el Renacimiento y los siglos XVI y XVII aportan escasas mejoras y novedades en la construcción de puentes. Y de esta forma, se llega a 1741, a Ronda.

Seis años después de su inauguración, ese atrevido primer puente en el Tajo de Ronda (que merecía entrar en la historia) se precipitó al vacío. Cayó matando a cincuenta personas en un triste pero recurrente hecho en la construcción de puentes: se construía por prueba y error. En defensa de los atrevidos constructores hay que decir que, en aquella época, no había ninguna forma de calcularlos más allá de la intuición y el saber hacer. Y es que este primer puente de Ronda se adelantó unos pocos años a la fecha que se considera como inicio de la ingeniería moderna: 1750.

El problema de Ronda y la sagaz solución

La caída de aquel primer puente pudo causarla una cimbra demasiado flexible que soportara el puente durante su construcción, es la posibilidad más razonable. Imaginen una estructura provisional de madera dando forma al arco hasta que se completara su construcción cubriendo el Tajo de Ronda, y entenderán que no debía ser fácil de estimar con cuánta madera y cuánto de rígida había de construirse sin forma alguna de calcularla.

Y ahora imaginen llegar a Ronda a mediados de siglo; a una ciudad donde habían muerto cincuenta personas; donde una cantidad significativa de gente habría perdido a alguien; donde todavía se podrían contemplar las ruinas del puente caído en el río Guadalevín, al fondo del Tajo. La desconfianza ante la construcción de otro puente se podría respirar en el aire mezclada con el deseo todavía presente de ampliar la ciudad.

Ronda España

En la construcción del nuevo puente no se podía fallar, por lo que la posibilidad de saltar con un único arco de 35 metros quedó en el olvido y se decidió optar por una solución más conservadora, por un arco más pequeño, uno con el que los arquitectos españoles estuvieran familiarizados, un arco de 15 metros de diámetro. Y es que, en los puentes, el tamaño sí importa.

La elección del arquitecto Martín de Aldehuela para finalizar el diseño y los trabajos fue acertada. Aldehuela llevaba años trabajando en Málaga donde mayor obra de ingeniería hidráulica del siglo XVIII en España. Casi 11 km de acueducto para llevar el agua del río Guadalmedina a Málaga. Con esta obra, Aldehuela estaba muy familiarizado con la construcción de puentes pequeños, con arcos en el entorno de la decena de metros para salvar las vaguadas que atraviesa la conducción; era, pues, la persona adecuada para llevar a cabo el diseño final del arco de 15 metros de Ronda.

Lo que lleva de Roma a Ronda

En el siglo II, los pontífices romanos (o constructores de puentes) alcanzaron su mayor nivel de perfeccionamiento y los construyeron con arcos de aberturas hasta de 30 metros. Toda la península está jalonada por muchos de los mejores puentes romanos que quedan; grandes arcos que atestiguan el conocimiento y la experiencia transmitida en el Imperio, y cuya máxima expresión es el Puente de Alcántara, en Cáceres.

Es la cuna de la corrida de toros española moderna

Aquí Todo Es Caos

Fue aquí, durante el siglo XVIII, donde Francisco Romero se enfrentó por primera vez al toro a pie, más bien a caballo. Hoy, dos de los practicantes más famosos del estilo iniciado por Romero son Cayetano y Francisco Rivera Ordoñez, cuyo abuelo apareció en Un verano peligroso de Hemingway.

Como era de imaginarse, en un lugar tan lleno de toros como Ronda, hay una hermosa plaza de toros. Esta elegante estructura neoclásica, que data de 1785, es la plaza de toros más antigua de España: fue diseñado por Martín de Aldehuela, el célebre arquitecto también detrás del impresionante Puente Nuevo de Ronda.

5 lugares que tienes que visitar si o si en tu viaje por Roda

Calle De La Bola

Anteriormente ya nombramos el ‘Puente Nuevo’ y la plaza de toros, estos dos lugares tienen que estar si o si en tu recorrido. Pero además te queremos nombrar otros cinco spots que son imperdibles y que te dejarán con la boca abierta.

1. Balcón de la Aldehuela

Desde este balcón obtendrás vistas privilegiadas del Tajo de Ronda, de la campiña que lo rodea y del Puente Nuevo sin necesidad de bajar a los pies de la garganta. Es un punto de la ciudad que definitivamente te dejará sin aliento y se robará tu corazón.

2. Caminar por la calle La Bola

Cuando se construyó el ‘Puente Nuevo’ la clásica calle Carrera de Espinel pasó a ser conocida popularmente como la calle La Bola. Una calle pintoresca que retrata perfectamente la esencia del lugar.

3. Antiguos baños árabes

Este es uno de los tesoros mejor conservados de Roda, se trata de los baños árabes mejor conservados de toda la Península Ibérica. Entrar ahí, sumergirse en sus tres piletas y apreciar todos los detalles de su construcción te harán viajar en el tiempo.

4. Casa del Rey Moro

La Casa del Rey Moro fue un lugar clave en la Reconquista de Ronda en el año 1485. Pero más allá de la historia, es un spot hermoso en donde se pueden conocer y apreciar la Mina de Agua del siglo XIV, la hermosa casa de estilo neomudéjar ideada por la Duquesa de Parcent y el jardín que esta mandó diseñar al arquitecto paisajista francés Nicolas Forestier en el que fue su primer trabajo en España.

5. La Puerta de Almocábar

Este es uno de los lugares más emblemáticos de Ronda, ya uqe se trató del acceso más importante durante la época musulmana a finales del siglo XIII.

Está conformada por tres puertas sucesivas a las que se le suman dos imponentes torreones semicirculares que sirvieron en su momento para que se posicionaran estratégicamente los guardias.

¿Cómo llegar a Roda desde Málaga?

Ronda

Para viajar desde Málaga a Roda en automóvil tendrás que tomar la autovía A-7 dirección Cártama. Toma la salida 234 para incorporarte a la carretera A-357. Una vez pasando la localidad de Ardales, toma la carretera A-367 dirección Ronda. Desde ahí hay que hacer solo 40 km hasta la ciudad del Tajo. Desde la Costa del Sol Occidental, podrás llegar a Ronda recorriendo la N-340 y luego la carretera A-376 hasta la ciudad del Tajo.

2 respuestas

  1. Ya conocí Ronda hace nueve años , soy mexicano , de chiapas . Me encantó esa ciudad perdida en el Medievo, es hermosa , me gustaría me recomendaran un buen hotel tradicionalista y tres de
    Los mejores lugares donde come la gente del lugar .

  2. En qué fechas son las temporadas de corridas de toros o de espectáculos ecuestres en la Plaza de Toros de Ronda . Que nombre lleva dicha plaza ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *