Se vio obligado a ir de vacaciones con su ex porque nadie quizo ‘tomar su lugar’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Sean Young, de 21 años, de Sunderland y su novia habían planeado una semana de vacaciones en Tenerife, después de nueve meses de noviazgo… lo que no pensaron es que no llegarían juntos a la fecha del viaje.

Cuando se separaron, hace unos dos meses, se dieron cuenta de que si cancelaban las vacaciones solo obtendrían el 10% de lo que habían pagado. En lugar de desperdiciar el dinero, decidieron ir a pesar de la reciente ruptura.

Se separaron porque la relación no iba en la dirección correcta y siempre discutían y querían cosas diferentes. Fue una decisión mutua y no tuvieron problemas reales para resolver, así que decidieron seguir siendo amigos.

Sean contó que ya habían pagado el viaje, tenía sentido no perder este dinero:

“Buscamos cancelarlo, pero solo obtendría el 10% de lo que pagamos, por lo que no valió la pena. Luego tratamos desesperadamente de vendérselo a otras personas, pero luego hubo un cargo por cambio de nombre de £ 150 que se agregará para el comprador, por lo que nadie iba a comprar eso por el precio completo y un extra de £ 150. Lo habría vendido por mucho menos si hubiera podido”

Debido al hecho de que no podíamos venderlo y no hubiéramos conseguido casi nada si cancelamos, pensamos que deberíamos irnos de todos modos ya que hubiera sido un desperdicio no hacerlo.

Sin embargo, después de que las vacaciones tuvieran un “comienzo difícil”, cuando la pareja no estuvo de acuerdo sobre cuánto tiempo tenían de sobra en el aeropuerto, Sean pensó que la decisión de ir era  “cuestionable”.

Aterrizaron tarde el domingo por la noche y tuvieron su primer día completo. Fue genial hasta que tomó toda la noche y no pudo ponerse de pie. Él tuvo que llevarla de regreso al hotel, después de que tuvieron que bajarse del taxi porque estaba a punto de vomitar.

“Hoy no ha sido tan bueno. Nos las arreglamos todo un día sin ningún drama antes de que llegara el día de hoy. Tuvimos una gran discusión y terminamos yendo por caminos separados para hacer lo nuestro todo el día. Solo quedan cinco días más”

Todas sus vacaciones las está contando a través de su cuenta de Twitter, una manera de hacerlo, no solamente más divertido y menos trágico, sino de que se le pasen más rápido los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO