Un conejo abordó un vuelo de Estados Unidos a Japón y las imágenes de su viaje son muy tiernas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Este adorable conejito, bautizado como Coco, ha sorprendido y enternecido a todos sus acompañantes de vuelo. Y no es para menos, se trata de un pasajero que se dispuso a disfrutar de su viaje en clase ejecutiva de una manera muy tierna.

Coco no sólo causaba mucha simpatía verlo allí entre todos los viajeros sino que el animalito también había sido vestido para la ocasión presentaba una corbata de lazo que lo hacía suuuper atractivo 🥰

Este episodio ocurrió en Estados Unidos, cuando un vuelo de United Airlines se dispuso a despegar con destino hacia Japón. Durante las 11 horas de viaje, Coco pudo vivir la misma experiencia que el resto de nosotros los humanos mortales: dio un par de vueltas en su asiento, disfrutó de un tentempié, y seguro también que muchos de los pasajeros que lo cruzaban a bordo sonreirían al verlo.

El conejo de ocho años se encontraba allí para acompañar a su dueña, Takako Ogawa para regresar a su hogar en Kyoto. Coco ya había volado anteriormente, pero siempre había sido despachado a la bodega del avión. En esta oportunidad, su dueña Takako se mostraba un poco preocupado de que fuera demasiado mayor para hacerlo nuevamente, por lo que registró a Coco como un animal de apoyo emocional y pagó $ 100 (€ 90.21) para permitir que el conejito azul Mini Rex ingrese a la cabina en un estuche.

Coincidentemente, el asiento que se encontraba al lado del de Takako estaba libre, por lo que Coco pudo disponer de él como si se tratara de un pasajero más. Aún así, su dueña tomaba todos los recaudos para que no molestara ni ocasionara incidentes con otros pasajeros. De hecho, también llevó varias sábanas para cubrir el espacio ocupado por Coco en caso de que él sintiera ganas de hacer sus necesidades.

Por su parte, Takako se mostró muy agradecida del servicio ofrecido tanto por la aerolínea como por el personal a bordo del vuelo.

Compró un avión para rescatar a cientos de perros a punto de ser sacrificados

Paul Steklenski, un veterinario de 45 años del ejército estadounidense, aprendió a volar y compró su propio avión, de 70.000 dólares, para poder rescatar a cientos de perros que se encontraban en lista de espera para ser sacrificados.

El hombre se dio cuenta que quería dedicarse a salvar perros después de adoptar a Teresa, una perrita sin hogar. En su plan original, él había pensado recorrer los mataderos en auto, pero se dio cuenta de que iba a poder ayudar más si se movía de manera más ágil.

Casualmente, comenzó a aprender a volar en 2013 como pasatiempo, un par de años después sacó su licencia, y en mayo de 2015, creó Flying Fur Animal Rescue. A principios del año pasado, compró su propio avión para hacer los rescates. Continuar leyendo…

Si quieres conocer historias increíbles como estas, ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

Se me metió una basurita en el ojo 😢

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
everest

Científicos encontraron una sorprendente cantidad de microplásticos en el Everest

La subida al Monte Everest puede parecer un lugar poco probable para encontrar depósitos de microplásticos, pero los científicos han hecho precisamente eso.

Las muestras recolectadas de la montaña más alta del mundo tienen muchos microplásticos presentes y la causa es inesperada.

Los microplásticos se encontraron más alto que nunca en la Tierra cuando se recolectaron muestras del Balcón del Monte Everest, que se encuentra a 8.440 metros sobre el nivel del mar. Fibras de poliéster, acrílico, nailon y polipropileno se encontraron en la montaña, así como en las áreas circundantes, y parece deberse a la ropa de montañismo de alto rendimiento que utiliza los materiales.

Algunos creen que elementos más grandes podrían haber desprendido estos materiales durante el ascenso, mientras que otros piensan que los fuertes vientos pueden haber llevado el material desde niveles más bajos. De cualquier manera, cuando se recolectaron las 19 muestras de grandes alturas en abril y mayo, como parte de National Geographic y Rolex’s Perpetual Planet Everest Expedition, los microplásticos estaban presentes.

La concentración más alta se encontró en el Campo Base, con 79 fibras microplásticas por litro de nieve en las muestras. Esto preocupa a los investigadores, ya que los microplásticos dañan los ecosistemas.

Las muestras fueron estudiadas por la Universidad de Plymouth, y en un comunicado de prensa, el profesor Richard Thompson, quien es jefe de investigación de basura marina, contextualizó la información:

Desde la década de 1950, los plásticos se han utilizado cada vez más en todo tipo de productos debido a su practicidad y durabilidad. Sin embargo, son esas cualidades las que, en gran parte, están creando la crisis ambiental global que estamos viendo hoy.

Ahora existe un reconocimiento mundial de la necesidad de tomar medidas, y el propio Nepal impone regulaciones sobre las expediciones de escalada para tratar de frenar los problemas ambientales creados por los desechos.

Este estudio y nuestra investigación continua solo enfatizan la importancia de diseñar materiales que tengan los beneficios de los plásticos sin el legado duradero y dañino.

Está claro que se deben realizar cambios en la forma en que usamos los materiales, ya que los microplásticos comienzan a impactar en nuestras montañas más grandes, que son difíciles de alcanzar. Sin embargo, aún está por verse si las empresas y los gobiernos comenzarán a realizar cambios sustanciales.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO