Un destino de Argentina instaló una obra que resultó ser un plagio: tuvieron que removerla el mismo día

plagio obra san rafael
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
¡Valora esto!

Todo sucedió en horas: inauguración de una «obra artística» que prometía ser un nuevo sitio turístico referencial de la ciudad de San Rafael (Mendoza), escándalo al descubrirse que la instalación era una copia exacta de una instalación una instalación similar a la creada por el artista Anthony Howe para los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

Una obra de arte cinética, que cobra vida y entra en movimiento, fue instalada el martes en San Rafael y encendió un alerta sobre un posible plagio. La estructura con 32 brazos metálicos que realiza movimientos de hasta una hora y 45 minutos es igual a una escultura creada por el mundialmente reconocido artista estadounidense, Anthony Howe, para los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

“Mandala en movimiento, la nueva atracción del paseo Rawson”. Así anunció la comuna del Sur la instalación que fue mentada por el Subsecretario de Obras Públicas del Municipio, Enrique Ferraro, y creada por Ariel y Pamela Cuello, padre e hija socios en un emprendimiento metalurgico.

«El objetivo en este sitio es incorporar periódicamente atractivos que sean una parada obligada de sanrafaelinos y turistas. Creemos que la mandala lo será»

Expresó Ferraro al anunciar el nueva pieza artística, aunque confesó en una entrevista que había visto en varios lados instalaciones similares. Sin embargo, no faltaron quienes notaron el asombroso parecido con la «Pira Olímpica«, ubicada frente a la Iglesia de Candelária, en Brasil, aunque la de San Rafael tiene una diferencia, no se mueve con el viento, si no con un motor.

Anthony Howe, un conocido e innovador artista

Anthony Howe (nacido en 1954, Salt Lake City, Utah) es un escultor cinético estadounidense que crea esculturas impulsadas por el viento que se asemejan a criaturas extraterrestres y vórtices pulsantes. Hace uso del diseño asistido por computadora, da forma a los componentes metálicos con un cortador de plasma y completa su trabajo mediante el uso de técnicas tradicionales de trabajo en metal.

Howe diseñó en particular un caldero y la escultura cinética que lo acompañaba para los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 en Río, Brasil; obra que fue copiada en San Raael.

Inspiración dudosa

Ante una entrevista de medios locales en la que se pregunta a los responsables e «ideólogos» acerca de la «inspiración» que los llevó a a realizar la instalación, nadie menciona el artista estadounidense.

Obra instalada en San Rafael

Luego de que en varias publicaciones en redes sociales, distintas personas acusaran de plagio y enviaran esto a Anthony Howe, pareciera que comenzó el revuelo. Como medida de emergencia, el municipio sacó en sus redes un anuncio en el que se aclaraba la instalación de una placa conmemorativa al artista estadounidense (?), pero pareciera ser que este no alcanzó.

Desde Intriper se consultó al artista americano si tenía conocimiento sobre lo que estaba sucediendo y sobre si hubo autorización de su parte en utilizar la originalidad su obra para ser adaptada, su respuesta fue clara: QUITEN ESO DE ALLÍ.

«Esto es algo que me ha dejado agotado, no es mi primer rodeo y como dice el refrán, los rodeos son agotadores»

Luego el artista fue notificado por ciudadanos locales que finalmente estaban retirando la instalación y se refirió a los esfuerzos de personas en redes sociales que reconocían su trabajo por sobre el plagio público, incluso mencionó que ya muchos estudios de abogados se ofrecieron a representarlo en San Rafael.

«Una acción muy estúpida por parte del arquitecto que tomó la decisión, quien debería haber sabido que esto no se hace»


Un viaje del subsecretario de Obras públicas a Estados Unidos fue el disparador de uno de los mayores papelones del Municipio de San Rafael que quiso copiar una obra que observó el arquitecto Ferraro para embellecer la ciudad y sumarle un atractivo turístico, asegura el medio local La Data MZA.

El objetivo no era nada despreciable pero la implementación de la obra dejó muchísimas dudas porque ni siquiera se aplicó la Ordenanza para llamar a concurso a artistas locales que la pudieran modificar porque era lógico que un mundo globalizado las copias se iban a dar a conocer. 

Ilusos los sanrafaelinos creímos que habíamos tocado el techo de la modernidad sin tener en cuenta que la obra esa un vil plagio que de realizarse necesitaba la autorización de su creador.  Con bombos y platillos, incluído un video el Municipio dio a conocer la noticia y los medios más afines se regocijaron en comunicar la instalación de la Mandala en el flamante Paseo Rawson. 

A días del emplazamiento , la Comuna tuvo que dar marcha atrás y el miércoles una grúa retiró la obra que le podría haber costado una demanda cercana a los 10 millones de dólares como anticipó Anthony Howe, su creador. 

La idea primaria era vender la Mandala en forma turística pero la torpeza en su implementación es lo que realmente preocupa porque aplicando la ordenanza esto se hubiera evitado. El Municipio tiene la herramienta legal para embellecer la ciudad y sin embargo la dejó escapar. 

Ahora el intendente y su equipo de prensa apostará al tiempo para que la gente se olvide de semejante papelón e intentará recrear una nueva Mandala para corregir su fatal error, asegura en el periódico local La Data MZA.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *