in

Un grupo indígena de Brasil logró evitar la construcción de un complejo hotelero de lujo sobre sus tierras

El grupo indígena brasileño Tupinambá de Olivença se encuentra por demás alegre durante estos últimos días. Y no es para menos, logró frenar los planes de construcción de un lujoso complejo hotelero con más de 500 habitaciones.

La medida había sido impulsada en un principio por el grupo hotelero portugués Vila Gale, quienes se habían interesado en la costa de Bahía, exactamente sobre unas tierras que la tribu mencionada recurría y usaba para recolectar alimentos. 

Estas tierras identificadas bajo el dominio de la comunidad de Tupinambá comprenden la presencia de unas increíbles playas bordeadas por cocoteros. Sin lugar a dudas podríamos afirmar que se trataba de una ubicación excepcional para la construcción de un resort. Aún así, nunca sería justificativo para destruir parte de una cultura o quitarle tierras a una población como se intentaba hacer en este caso.

Sin embargo, lo cierto es que este grupo hotelero de Vila Gale ha negado rotundamente la presencia de pueblos aborígenes en la tierras elegidas para la construcción. Afortunadamente, la existencia de un documento publicado en el mes de octubre de este año demuestra lo contrario. En efecto, a partir de la publicación, la presión de la prensa portuguesa, el partido político portugués Bloco da Esquerda y la antropóloga y experta en tupinambá Susana Viegas, Vila Gale canceló sus planes.

De todas formas, la tribu mencionada se encuentra a la espera de que el Ministerio de Justicia apruebe finalmente la disposición que determina que no podrán ser desplazados de esas tierras. A su vez, aguardan que el actual presidente Jair Bolsonaro designe sus tierras como reserva. Algo que, por momentos llena de incertidumbre a la comunidad originaria ya que Bolsonaro ya se ha manifestado en contra de designar más territorios a grupos indígenas.

Argentina: Trasladaron a 10 osos pardos de un ecoparque a un Santuario Internacional en Colorado, Estados Unidos

Luego de un proceso de más de dos años de trabajo en conjunto entre el Gobierno de Mendoza, Enfoque Animal, Fundación Franz Weber y The Wild Animal Sanctuary.

Aún así, todo el esfuerzo valió la pena: el resultado final comprende la liberación y traslado de 10 osos pardos que se encontraban habitando el Ecoparque Mendoza, hacia el reconocido Santuario Internacional “The Wild Animal Sanctuary”, situado en Keenesburg, un pueblo de poco más de 1.120 habitantes, ubicado en Colorado, Estados Unidos.

Según palabras del Gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, el operativo de este traslado hasta el santuario en Estados Unidos comprende “un viaje de cuatro días, en el que se toman todos los recaudos bajo un procedimiento elaborado por el personal de la planta permanente del Ecoparque. Los trabajadores llevan tres días con tareas enormes, porque se trata de varios animales que, en algunos casos llevan casi 20 años encerrados“. Continuar leyendo…

Escrito por Agustina Fontirroig

Me apasiona contar historias: soy fan de las palabras, las imágenes y la combinación de ambas. De Argentina al mundo como @agusfontirroig 📸

Qué piensas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Eligieron al mejor chocolate del mundo y este es el ganador según International Chocolate Award 2019

Tras las inundaciones en Venecia, ahora el agua amenaza a las ciudades de Florencia y Pisa