Un lince recorrió 600 kilómetros para regresar al lugar donde nació

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Increíble: Carla, una hembra de lince ibérico de trece años de edad, fue liberada en febrero en el Parque Nacional de Cabañeros y recorrió 600 kilómetros para regresar a la zona en la que nació, la sierra de Andújar.

Carla había sido recuperada en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “El Chaparrillo”, de Ciudad Real. Sin embargo, eligió regresar a las inmediaciones del río Guadalmellato en Córdoba, tras recorrer cientos de kilómetros.

En febrero se la liberó en un cercado construido expresamente para ella. Allí pasó unos 40 días, era alimentada con conejos vivos que perseguía y capturaba con gran habilidad.

En abril, abrieron las puertas del recinto con la esperanza de que se quedará en el parque nacional, algo que, finalmente no sucedió.

Así fue liberado el lince hace unos meses:

Desde ese entonces, Carla recorrió cientos de kilómetros hasta que  fue localizada por personal de la Junta de Andalucía, y posteriormente acabó en el entorno de Córdoba capital, donde lleva unos días cerca del río Guadalmellato.

El director del Parque Nacional de Cabañeros informó que durante los últimos meses Carla estuvo ofreciendo información detallada del viaje que realizó en todo este tiempo, por dónde pasó y en qué zona se movió para cazar y descansar.

Esta gran odisea fue lamentada por el director del Parque Nacional de Cabañeros, quien deseaba que el lince se quedara en su parque, aunque añadió que “estamos convencidos que su presencia durante este tiempo puede servir para que en el futuro, linces jóvenes elijan el parque nacional para quedarse definitivamente”.

Un lince ibérico, una especie a cuidar para evitar su extinción (EFE).

Nace el primer lince boreal en los Pirineos tras 100 años de haber visto al último de su especie

Buenas noticias: después de casi un siglo, nació el primer lince boreal en el Pirineo, y fue presentado por la Fundación Cataluña La Pedrera.

El centro MónNatura Pirineus publicó el miércoles imágenes de la primera cría de lince retozando, dos meses después de haber nacido en cautiverio.

Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO