Una mujer está demandando a la ciudad de San Antonio después de que un oficial de policía le sacara el tampón en público

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Natalie Simms, una mujer de unos 30 años que vivía en San Antonio (Estados Unidos), se encontraba sentada en la acera de la calle, esperando a que su novio llegara. Cuando de repente se acercó la policía y todo cambió….

Los oficiales de policía se acercaron para registrarla a ella y a su auto, que se encontraba estacionado enfrente, pensando que podía tener drogas ilegales en su posesión.

Llamaron a una mujer oficial para que la registrara por completo. Al lugar llegó la oficial Mara Wilson, quién le preguntó si tenía algo ilegal encima.

“No, señora, nada”, respondió Simms.

Más tarde, Wilson, quien supuestamente no tenía una orden judicial en ese momento, le preguntó a Simms si podía bajarse los shorts. En público, mientras los automóviles pasaban, Wilson realizó una búsqueda en la cavidad vaginal, según la demanda. Wilson le indicó a Simms que “abriera las piernas” y le preguntó: “¿Tienes algo aquí abajo?”.

“Natalie comenzó a darse cuenta, con sorpresa, de lo que el oficial Wilson pretendía hacer”, según la demanda. “El oficial Wilson intentó meterse en los pantalones de Natalie e hizo contacto con su vello púbico y su vagina”.

Cuando Simms le dijo a Wilson que estaba en su período, la demanda alega que Wilson mintió diciendo que no iba a meterse en sus pantalones sino que simplemente “miraba”. En cambio, con cinco oficiales varones observando, Wilson “abrió los pantalones y la ropa interior de Natalie”.

Después de notar el cordón de tampón de Simm durante su búsqueda decidió tirar. Ella lo hizo “sabiendo que Natalie estaba en su período”, y aunque “Natalie no había dado su consentimiento para tal búsqueda, captura y / o uso de la fuerza”, según la demanda.

“¿Eso es un tampón?”, Wilson preguntó.

“Está lleno de sangre, ¿verdad?”, dijo Simms, en estado de shock. “¿Por qué harías eso?”.

“No lo sé. Parecía que tenías cosas allí”.

Después del operativo, Simms demandó a la ciudad de San Antonio y a la oficial Wilson, quien ahora está retirada de su trabajo, alegando que el encuentro fue una “violación flagrante” de sus derechos constitucionales que “resultó en un daño significativo y duradero”.

“Natalie sufrió una exhibición impactante de lo que puede ocurrir cuando el poder policial no se controla. Natalie fue humillada y degradada como resultado de las acciones del oficial de policía”, dijo su abogado Dean Malone a la estación de noticias local WOAI en marzo de 2018. “Tenemos la intención de buscar daños completos disponibles bajo la ley y esperamos presentar la horrible experiencia de Natalie a un jurado”.

Sin embargo, en un giro sorpresivo al caso de Simm, los abogados de la ciudad ofrecieron 205.000 dólares a Simms, que ahora tiene 40 años. El jueves, el ayuntamiento votará sobre el acuerdo propuesto, según San Antonio Express-News. El periódico agregó que Simms y su abogado acordaron esa suma, que se pagará del Fondo de Responsabilidad de Autosuficiencia de la ciudad, de acuerdo con la agenda de la ciudad de la reunión del jueves.

El abogado comunicó que las dos partes fueron a mediación y finalmente negociaron el acuerdo propuesto. Dijo que si el ayuntamiento no acepta esa cantidad, están completamente preparados para ir a juicio.

“El oficial Wilson había violado a Natalie por vía vaginal, y parecía que podría violar a Natalie analmente. Lo estaba haciendo sin una orden judicial, sin personal médico presente, y en una calle pública a la vista de varias personas que pasaban por allí”, decía la demanda.

Después de que los oficiales no encontraron nada la dejaron ir como si nada hubiera pasado.

Se tomó siete pintas de cerveza para animarse a entregarse a la policía… resulta que no era buscado

Parker County Jail

Un hombre de Texas (Estados Unidos) se tomó siete pintas de cerveza para tomar el valor de ir a entregarse a la policía. Cuando llegó a la comisaría le informaron que no lo estaba buscando y fue devuelto a su casa.

Billy Bob Hall, de 59 años, entró en el vestíbulo de la Cárcel del Condado de Parker de Weatherford aproximadamente a las 19.00 horas el lunes 23 de septiembre y declaró que era buscado por violación de libertad condicional.

Sin embargo, al verificar la información, la policia le dijo que no estaba siendo buscado. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO