Una pasajera reclama a la agencia de viajes por haberla sentado junto a una persona obesa en el avión

4 min


Otro día en el mundo de los viajes, otra disputa contra una aerolínea que ha dejado insatisfecho a uno de sus clientes con el servicio.

Un agente de viajes ya retirado afirma que TUI puso en riesgo su seguridad en un vuelo de larga distancia al negarse a mover a una mujer con sobrepeso que estaba sentada a su lado.

Margaret Burton, de 72 años, afirma que el cuerpo de un pasajero “muy obeso” impidió que bajara el apoyabrazos y que no podía seguir las normas de seguridad, causandole dolor e incomodidad todo el vuelo

Margaret dijo que le había pedido a la mujer con sobrepeso que se mudara a otro asiento, pero había rechazado la sugerencia.

La abuela también habló con la tripulación de cabina “varias veces” y hasta le ofrecieron otro asiento con más espacio, pero Margaret eligió quedarse sentada cerca de su esposo, ella dijo:

Me ofrecieron mover los asientos, pero ¿por qué debería hacerlo? Yo estaba viajando en mi 55 aniversario de boda. ¿Por qué debo mover asientos y viajar por 11 horas lejos de mi esposo?

Había reservado ese asiento para poder sentarnos juntos.

Margaret y su esposo William Burton, de 75 años, pagaron USD3,000 unas vacaciones n Puerto Vallarta, México, para celebrar su 55 aniversario de boda en marzo del año pasado.

La pareja había reservado asientos juntos para el vuelo de 11 horas, con Margaret sentada al final de la fila de asientos y William al otro lado del pasillo.

Después de que la pasajera confirmó que tomaría el mismo vuelo de regreso a Gatwick, Margaret afirma que se sintió “obligada” a pagar USD120 extra para cambiar de asiento yno volver a sentarse a su lado.

A pesar de que se le han reembolsado ese monto después de su quejar Margaret está “todavía muy enojada” y afirma que la compañía de vacaciones ha comprometido la seguridad de los pasajeros por haberla ubicado en ese asiento, en el tramo de ida.

Tui le informó a Margaret por carta que la política de la empresa es no discriminar a ningún pasajero y que no habrían movido a la mujer justamente para “proteger la dignidad y el respeto de esa pasajero”.

Sin duda, el otro pasajero, que sigue sin ser identificado, también tuvo un vuelo desagradable o incómodo al lado de Margaret.

Pero, con el privilegio flaco que prevalece, nadie parece demasiado preocupado por responsabilizar a las aerolíneas por la comodidad de sus pasajeros con sobrepeso.

Margaret, de Sittingbourne, Kent, mostró una increíble disonancia cognitiva cuando dijo:

No quería avergonzarla. Eso sería lo último que haría. Pero oye, estas son mis vacaciones también que me costaron dos mil dólares. Pagué por un asiento completo, no pagué la mitad de su asiento.

Es problema de TUI resolver esto y hacer algo al respecto. Todavía estoy realmente enojado por eso. Estoy realmente, muy molesto.

Margaret, afirmó tener “toda simpatía con las personas que tienen obesidad por razones médicas”, pero agregó que ella sentía que no debería “pagar por ello”.

Margaret continuó detallando el riesgo de seguridad aparente que la aerolínea infligió a ambos pasajeros:

Lo que me preocupa es que el apoya sabrazos no se pudo bajar, elevar ni mover en absoluto en ningún momento del vuelo, incluido el despegue y el aterrizaje.

Los cinturones de seguridad y apoyabrazos deben estar en la posición correcta. Es un reglamento de seguridad.

He mirado esto y la ley de Newton, para citar algo, dice que puede causar daños corporales graves si hay un aterrizaje de emergencia y el reposabrazos no está abajo.

Pero cuando mencioné esto a la tripulación de cabina, no pudieron, o no quisieron hacer nada para no avergonzarla. Mi seguridad y la de ella se pusieron en riesgo por esto.

PIC FROM Kennedy News and Media (PICTURED: MARGARET BURTON ON HOLIDAY IN MEXICO ON HER BALCONY) A retired holiday tour manager claims TUI put her safety at risk on a long-haul flight by refusing to move a ’24 stone’ woman sat next to her in case it ‘embarrassed her’. Margaret Burton, 72, claims she suffered pain in her neck and arms – and possibly even a blood clot – after being squashed next to an overweight passenger who took up a third of her seat. The 72-year-old claims her ‘very obese’ fellow traveller’s body blocked the armrest from being lowered so left her unable to follow the safety regulations. SEE KENNEDY NEWS COPY – 0161 697 4266

Más el hecho de que no pude bajar mi mesa correctamente para comer porque la parte superior de sus piernas y el estómago sobresalían e interferían con mi espacio. Sé que es un tema delicado, pero lo siento, la vergüenza no es más importante que mi seguridad. Esa es mi queja principal. Me gustaría que pusieran la seguridad de los pasajeros por encima de la vergüenza de los pasajeros.

A pesar de haberse levantado para caminar durante el vuelo, Margaret dijo que “tuvo dolores en su hombro y cuello” durante los siguientes dos o tres días y experimentó incomodidad.

A pesar de que sí dijo que el “dolor no la limitaba en sus vacaciones”.

También afirma que un coágulo de sangre posterior con el que estuvo en el hospital durante cinco días pudo haber sido “causado por el reposabrazos” según su médico, y agregó: ” nunca lo sabremos”.


¿Te gusta? Compártelo con tus [email protected]!

Santiago Cravero Igarza
Director Creativo y de Contenidos en Intriper.com.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines