Walt Disney World arrestó a un visitante por violar los protocolos en contra del Covid-19

Kelly Sills
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un hombre de Louisiana descubrió recientemente cuán en serio se toma Disney sus protocolos de coronavirus, y terminó arrestado después de no someterse a un control de temperatura en uno de sus restaurantes de Florida.

Kelly Sills, de 47 años, fue arrestado y acusado de allanamiento de morada después de que se saltó la prueba de temperatura obligatoria en Boathouse, un restaurante de Disney Springs.

Los empleados del restaurante intentaron que Sills volviera a la carpa fuera del restaurante y le tomaran la temperatura, pero terminó en una discusión. Se llamó a los ayudantes del alguacil del condado de Orange, lo esposaron y lo sacaron del restaurante.

Según el Washington Post, el incidente del 13 de febrero fue capturado en las imágenes de la cámara corporal de los agentes. Cuando le dijeron a Sills que lo arrestarían, Sills argumentó que había gastado 15,000 dólares en sus vacaciones para llevar a su familia de Louisiana a Disney World para un viaje de 5 noches.

Kelly Sills

“Pagué $ 15.000”, dijo Sills a los agentes, según el Post. “No puedes arrestarme si pagué $ 15,000”.

Un portavoz de Disney le dijo al Post que casi todos los visitantes de sus propiedades cooperan con los protocolos implementados. Entre las reglas está el uso obligatorio de mascarillas a menos que alguien esté comiendo o bebiendo activamente, y controles de temperatura para ingresar a los parques y ciertos establecimientos de venta al por menor y restaurantes.

“Los invitados han apoyado de manera abrumadora nuestros protocolos”, dijo Andrea Finger al Post. “Millones de personas visitan nuestros parques temáticos cada año y, en raras ocasiones, cuando ocurren cosas de esta naturaleza, los hacemos responsables”.

En una entrevista con el Post, Sills dijo que ingresó por error al Boathouse a través de una salida y no se había dado cuenta de su error. Culpó a los empleados del restaurante por intensificar el incidente y comparó la seguridad de Disney con los nazis y la mafia.

“COVID es algo muy serio, pero también lo son mis vacaciones con mi familia”, dijo Sills al Post.

Según el Orlando Sentinel, ha habido otros casos de huéspedes que ignoraron los protocolos de coronavirus en las propiedades de Disney. Algunos invitados escupieron, gritaron o empujaron a los empleados cuando se les pidió que cumplieran con las reglas.

Mientras los agentes se llevaban a Sills, las imágenes de video lo muestran pidiendo que le tomen la temperatura.

“Lo harán en la cárcel”, le dice un oficial.

Sills se ha declarado inocente de un delito menor de allanamiento después de haber sido advertido. Debe regresar a la corte esta semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *