100% amor: Tres ancianas italianas cuidan a niños migrantes que llegan de África a través del Mediterráneo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Si bien la imagen de estas tres ancianas puede llevar ya varios meses circulando en las redes sociales -al menos ha sido compartida desde agosto del 2019- hay algo que todos sabemos con seguridad que no va a claudicar nunca: el amor de una abuela.

Y si no sólo es necesario observar en detalle la fotografía que le han tomado a tres abuelas de Campoli, una pequeña localidad y comune italiana de la provincia de Frosinone, región de Lacio, con 1.789 habitantes.

Allí, tres ancianas se encuentran cargando cada una un pequeño en sus brazos. Pero eso no es todo, porque a Tía Nicolina, Tía Vincenza y Tía María se les sale la sonrisa y la emoción de la cara: sonríen, posan, como lo hicieron durante años con los niños del pueblo.

Se trata de tres pequeños migrantes de África que, viajando desde el Mediterráneo, habrán llegado hacia el centro de recepción de migrantes en Campoli del Monte Taburno.

Algunos de ellos se encuentran entretenidos comiendo u observando lo que sucede alrededor. El tercero, duerme profundamente en unos brazos arrugados que pareciera que emanan amor por todos sus poros.

La foto ha sido publicada en la página de Facebook “Sei di Campoli se”, y con el correr de los meses ya ha cosechado cientos y cientos de comentarios positivos.  “Integración, hospitalidad, belleza”, son algunas de las palabras que utilizan los usuarios para describir este humilde y emocionante gesto. Porque, de seguro, el amor es algo que no entiende de razas, ni de religiones, ni nacionalidades, ni de clases sociales.

Esta abuela de 92 años convirtió una pequeña aldea en su galería de arte

Louka es el nombre de un pueblo de República Checa que prácticamente es una aldea de apenas mil habitantes y que está en un proceso de cambio de imagen gracias a una anciana de más de 90 años llena de energía y con un solo propósito: llenar de alegría todas las casas de su pueblo. 

Se trata de Anezka Kasparkova, una abuela que reside en Louka, en la República Checa. La mujer pasa sus días con un pequeño pincel adornando las ventanas y las paredes de las casas de su pueblo con originales y decorativos diseños.

Agnes Kasparkova, una ex trabajadora agrícola, pinta las fachadas de todas las casas de Louka y el resultado es tan admirable como ella. Continuar leyendo…

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

Quién necesita uno de estos? 👶🏻👇🏻

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween

Vaya suerte la de estas niñas que les ha tocado un padre obstinado y dedicado a colaborar con las tradiciones culturales que se celebran durante el año. Pues, tras el deseo de una de sus hijas de festejar Halloween bajo la temática de piratas, a este buen hombre solo le quedó dejar volar la imaginación y poner manos a la obra para la construcción de un barco pirata.

Pero no se trata de un barco pirata improvisado, más bien comprende una ambiciosa escenografía que posee unos 15 metros de largo: el resultad representa una espectacular embarcación que se extiende por todo el jardín de la casa. Para convertirlo en un navío casi verídico, durante la noche se ilumina con luces, humo e incluso se le suma el sonido de una banda sonora personalizada.

El responsable de esta obra de arte es Tony DeMatteo, residente de Rochester, en Nueva York. Según han reportado medios locales, comenzó a trabajar en el barco para su hija Ali, de 13 años, en noviembre del año pasado. Lo curioso y más rescatable del suceso es que Tony logró crear este barco pirata sin preparar un gran desembolso de dinero: todo el material que incluye desde madera hasta metales lo consiguió reciclado.

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
barco pirata

Cabe destacar que no es la primera vez que Tony se embarca en una aventura como esta. Tanto él como su familia llevan ya ofreciendo espectáculos de Halloween en su casa desde hace unos ocho años. Y la particularidad de esta edición estuvo en complacer a su hija, quien pidió que la temática se basara en Piratas del Caribe.

Para Tony, si bien hacer este tipo de escenarios implica muchas horas, también constituye tiempo para compartir en familia, uno de los motivos por los que Tony dice que el resultado merece la pena. Otra de las recompensas obtenidas es ver que amigos, vecinos y familiares disfrutan también del espectáculo. Y sin dudas, en este año más que nunca, ya que ahora todos los grandes eventos y celebraciones se han cancelando debido a la pandemia.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO