400 estudiantes se despidieron por última vez de la abuelita que los saludó todos los días, durante 12 años, camino al colegio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Tinney Davidson le dio a su vecindario 12 años de saludos cálidos. Y ahora, que se está mudando a un centro de vida asistida, se juntaron para despedirla de la manera más dulce.

Davidson, de 88 años, se mudó a Comox, Columbia Británica, con su esposo en 2007. Su hogar estaba cerca de una escuela secundaria, y cada mañana la pareja saludaba a los estudiantes que pasaban de camino a la escuela. Ella desarrolló una amistad con los estudiantes, y algunos hasta iban a visitarla a su casa.

Ella continuó el ritual matutino incluso después de que su esposo muriera.

“Simplemente me gustó el aspecto de los niños y todos miraron hacia adentro y pensé: ‘Si están mirando adentro, los saludaré’, y así es como comenzó”, dijo la abuelita.

Tinney se mudará a un hogar donde la van a asistir, y ya no podrá desearles lo mejor a los estudiantes del vecindario mientras hacen su caminata matutina a la escuela.

Así que la semana pasada, cientos de estudiantes le llevaron letreros y flores a su casa, se pararon en su césped y le lanzaron un beso colectivo.

“Te amamos, señora Davidson”, decía un cartel. “Gracias por ser increible.” Davidson se sentó en una silla y contuvo las lágrimas mientras saludaba a los estudiantes una última vez.

Los coches no dejaban cruzar a una abuelita y un grupo de motociclistas decidió ayudarla

Un grupo de motociclistas se frenó para ayudar a una abuelita que no podía cruzar la calle porque los autos no paraban. Toda la secuencia quedó registrada en video y se volvió viral

En las imágenes muestra al motociclista detrás de dos autos que en ningún momento intentaron detenerse y dejar que la dama se cruce. Así que el hombre se detiene, se baja de su vehículo y le ofrece a la mujer su brazo para ayudarla a cruzar la carretera. Una vez que está a salvo al otro lado de la calle, el ciclista regresa, se reúne con su grupo y vuelve subirse a su moto. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO