Astronautas muestra signos de mutación en su ADN después de realizar viajes espaciales

astronauta
Foto: Foto de NASA en Unsplash
Redactora Social
¡Valora esto!

Los estudios de sangre de los astronautas han demostrado que sufrieron mutaciones en el ADN después de que regresaron del espacio.

Si bien los gigantes tecnológicos multimillonarios ahora están enviando vuelos tripulados al espacio y el programa Artemis de la NASA para viajes espaciales más largos está en desarrollo, podría haber peligros desconocidos para el cuerpo humano.

Es por eso que un estudio de la NASA que duró 20 años ha estado analizando los efectos potenciales que podría tener viajar al espacio en el cuerpo humano y encontró algunos detalles preocupantes.

Al revisar muestras de sangre de 14 astronautas, el estudio encontró que todos ellos tenían mutaciones en el ADN de sus células madre formadoras de sangre.

Según el equipo de investigadores que realizó el estudio, una de las principales razones para hacerlo fue el auge de los «vuelos espaciales comerciales y en el espacio profundo».

Según lo informado por Space, los 14 astronautas involucrados en el estudio eran personas que participaron en misiones a corto plazo con una duración promedio de 12 días entre 1998 y 2001. Luego, su sangre se mantuvo congelada durante más de 20 años antes de ser analizada.

Se conocen algunos impactos de estar en el espacio por un período prolongado de tiempo, como la degeneración muscular por la falta de gravedad, pero otros son menos claros.

Afortunadamente, para los astronautas en cuestión, y para cualquier otra persona que albergara la esperanza de despegar algún día hacia el espacio, las mutaciones en las muestras de sangre todavía estaban por debajo de los límites que comenzarían a causar grandes preocupaciones.

Astronaut

Sus muestras están por debajo de los niveles en los que vería a una persona con mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular o cáncer.

No todo son buenas noticias, pero el nivel de mutaciones en el ADN de los astronautas aún se encuentra dentro de niveles aceptables, lo cual es bueno.

Los posibles efectos que una misión espacial a largo plazo podría tener en el cuerpo humano es algo que la NASA quiere resolver a medida que amplía la gama de misiones espaciales tripuladas y alberga la ambición de llevar personas a Marte en los próximos 20 años.

Si bien no estamos ni cerca de los niveles de Star Trek de enviar personas durante años a explorar el cosmos, la posibilidad de que las personas pasen mucho tiempo en el espacio es muy grande.

Lo último que nadie quiere es que los períodos prolongados de tiempo dentro de una nave espacial sean uno de esos problemas de salud a largo plazo, como vivir cerca del asbesto durante años.

Los viajes espaciales exponen al cuerpo humano a niveles más altos de radiación, y los viajes espaciales más prolongados dejarán a la persona expuesta durante más tiempo.

Si queremos enviar misiones tripuladas más allá de la Luna y un día tener pies humanos sobre la superficie de Marte, es necesario conocer todos los impactos en la salud.

Por otra parte, esos planes para viajes espaciales más largos dependen de los esfuerzos de la NASA para hacer despegar su última nave espacial en primer lugar.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.