Estos cubrebocas expandibles y reutilizables están hechos con botellas de plástico recicladas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Beta (MSK) de Petit Pli es un cubrebocas de tela lavable, ideal para la pandemia de coronavirus, hecho de botellas de plástico recicladas con pliegues que se ajustan alrededor de la nariz y el mentón del usuario.

La máscara es el primer artículo para adultos fabricado por Petit Pli, una compañía de tecnología portátil que fue la ganadora del diseño portátil de los Premios Dezeen del año 2018 por su colección de ropa infantil expandible.

Petit Pli utilizó su tecnología pendiente de patente para crear máscaras faciales reutilizables en respuesta a informes de que los cubrebocas desechables han provocado un aumento de la contaminación plástica durante la pandemia.

Beta (MSK)

“No me sorprendió escuchar esta semana que la humanidad está en riesgo de tener más máscaras que medusas en el Mediterráneo”, dijo a Dezeen el fundador de Petit Pli, Ryan Mario Yasin.

“Creé Petit Pli con la ambición de reducir el desperdicio y la contaminación plástica generada por la industria portátil”, agregó. “Petit Pli Beta (MSK) es nuestra solución para reducir los desechos e inspirar a la humanidad a adoptar máscaras reutilizables para salvarnos de vivir en nuestros fondos oceánicos durante 450 años”.

Los mismos pliegues geométricos que Petit Pli usó para hacer ropa que se puede expandir a medida que los niños crecen se han utilizado para las mascarillas para adultos.

Beta (MSK) se abrocha alrededor del cuello como un collar de tela suave. Cuando el usuario quiere cubrirse su boca y nariz, simplemente tira de la parte superior de la tela para levantarla sobre su barbilla y nariz en un movimiento rápido.

Beta (MSK)

Se puede usar un bolsillo entre la cara y el cuello para insertar un filtro desechable adicional.

Beta (MSK)

La máscara está hecha de poliéster 100% reciclado, un tejido resistente creado con plástico de botellas recicladas, y el patrón para Beta (MSK) está diseñado para desperdiciar la menor cantidad de tela posible. Y se puede lavar a máquina a 30 grados centígrados.

Yasin utilizó su experiencia como ingeniero aeronáutico para diseñar un sistema de pliegues permanentes que se pueden estirar y luego volver a encogerse. Aplicados a la ropa de los niños, los pliegues pueden hacer que una sola prenda dure a un niño desde los seis meses hasta los 36 meses.

Con Beta (MSK), los pliegues hacen de la máscara un accesorio cómodo que se puede convertir fácilmente en un cubrebocas. La máscara está disponible en cuatro colores: azul lunar, azul de Neptuno, rojo de Marte y verde de Aurora.

Las máscaras faciales no evitan que el usuario contraiga coronavirus, pero al atrapar la tos y los estornudos protegen a las personas que los rodean y reducen la velocidad de transmisión.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Es preocupante. Por lo general, para esta altura de Octubre ya suele haber formada una capa de hielo en el Océano Ártico. Sin embargo, este año y por primera vez desde que consta en registros el agua del mismo no se congeló.

El retraso en el congelamiento del océano está relacionado con las cálidas temperaturas que se prolongaron en el norte de Rusia y con la intrusión de agua proveniente del Atlántico, según informó el sitio de noticias The Guardian. Los científicos por su parte advierten que esto puede generar posibles efectos colaterales en toda la región polar. “La falta de congelamiento tan avanzado el otoño no tiene precedentes en la región del Ártico siberiano“, aseguró Zachary Labe, un investigador de posdoctorado de la Universidad Estatal de Colorado. Y afirmó que esto está relacionado con el impacto del cambio climático y, por su puesto, la contribución de las personas en eso.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Labe explicó que si no se reducen de manera sistemática los gases del efecto invernadero, lo más probable es que seamos testigos del primer verano “libre de hielo” para mediados del siglo XXI. De acuerdo a un estudio publicado en Julio de este año por World Weather Attribution, este año la ola de calor siberiana se volvió al menos unas 600 veces más probable por por las consecuencias que generan las personas en el cambio climático. Además, gran parte del hielo de Ártico está desapareciendo, lo que hace que las capas que quedan por temporadas sean más delgadas. Según Walt Meier, investigador de National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos, en términos de porcentajes, el grosor de la capa de hielo es la mitad de lo que era en 1980.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Según fue informado, la temperatura de los océanos en el área del Mar de Láptev aumentó 5 grados centígrados más que el promedio. Además, este aumento fue seguido por una ola de calor que rompió récords junto al declive de hielo del mar en el último invierno.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

No falta tanto. Y no hay planeta B #actintime

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO