Estos cubrebocas expandibles y reutilizables están hechos con botellas de plástico recicladas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Beta (MSK) de Petit Pli es un cubrebocas de tela lavable, ideal para la pandemia de coronavirus, hecho de botellas de plástico recicladas con pliegues que se ajustan alrededor de la nariz y el mentón del usuario.

La máscara es el primer artículo para adultos fabricado por Petit Pli, una compañía de tecnología portátil que fue la ganadora del diseño portátil de los Premios Dezeen del año 2018 por su colección de ropa infantil expandible.

Petit Pli utilizó su tecnología pendiente de patente para crear máscaras faciales reutilizables en respuesta a informes de que los cubrebocas desechables han provocado un aumento de la contaminación plástica durante la pandemia.

Beta (MSK)

“No me sorprendió escuchar esta semana que la humanidad está en riesgo de tener más máscaras que medusas en el Mediterráneo”, dijo a Dezeen el fundador de Petit Pli, Ryan Mario Yasin.

“Creé Petit Pli con la ambición de reducir el desperdicio y la contaminación plástica generada por la industria portátil”, agregó. “Petit Pli Beta (MSK) es nuestra solución para reducir los desechos e inspirar a la humanidad a adoptar máscaras reutilizables para salvarnos de vivir en nuestros fondos oceánicos durante 450 años”.

Los mismos pliegues geométricos que Petit Pli usó para hacer ropa que se puede expandir a medida que los niños crecen se han utilizado para las mascarillas para adultos.

Beta (MSK) se abrocha alrededor del cuello como un collar de tela suave. Cuando el usuario quiere cubrirse su boca y nariz, simplemente tira de la parte superior de la tela para levantarla sobre su barbilla y nariz en un movimiento rápido.

Beta (MSK)

Se puede usar un bolsillo entre la cara y el cuello para insertar un filtro desechable adicional.

Beta (MSK)

La máscara está hecha de poliéster 100% reciclado, un tejido resistente creado con plástico de botellas recicladas, y el patrón para Beta (MSK) está diseñado para desperdiciar la menor cantidad de tela posible. Y se puede lavar a máquina a 30 grados centígrados.

Yasin utilizó su experiencia como ingeniero aeronáutico para diseñar un sistema de pliegues permanentes que se pueden estirar y luego volver a encogerse. Aplicados a la ropa de los niños, los pliegues pueden hacer que una sola prenda dure a un niño desde los seis meses hasta los 36 meses.

Con Beta (MSK), los pliegues hacen de la máscara un accesorio cómodo que se puede convertir fácilmente en un cubrebocas. La máscara está disponible en cuatro colores: azul lunar, azul de Neptuno, rojo de Marte y verde de Aurora.

Las máscaras faciales no evitan que el usuario contraiga coronavirus, pero al atrapar la tos y los estornudos protegen a las personas que los rodean y reducen la velocidad de transmisión.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Esta serie de Netflix muestra los años en que Nueva York fue “la ciudad del miedo”

Se trata de ‘La ciudad del miedo: Nueva York contra la mafia‘, una miniserie documental disponible en Netflix, capaz de revelar los años más terroríficos de Nueva York. Con solo tres episodios publicados, podrás observar una realidad sobre la gran ciudad que, aunque ahora parezca extremadamente lejana, no quita que haya existido.

ciudad del miedo
La ciudad del miedo: Nueva York contra la mafia‘, una miniserie documental disponible en Netflix.

A partir de tres episodios, de aproximadamente una hora cada uno, esta miniserie documental estadounidense relata los crímenes reales sobre las cinco familias de la ciudad de Nueva York: las familias criminales Gambino, Colombo, Bonanno, Lucchese y Genovese.

ciudad del miedo
Una nueva serie documental de Netflix muestra los años en que Nueva York fue “la ciudad del miedo”

En efecto, se expone una situación excepcional que se vivió a lo largo de dos décadas: los años 70 y 80. Aquellos fueron años oscuros en los que Nueva York estaba rodeada de miedo y temor. La mafia campaba a sus anchas por Manhattan y los barrios aledaños y controlaba, prácticamente, todos los estamentos de la municipalidad.

Esta vez poco queda de la ficción que solíamos encontrar en películas y series, ahora esta producción de Netflix se aproxima bastante a los sucesos ocurridos, sin faltar a la verdad y sin adornos.

Al parecer, al menos cinco eran las familias que dirigían todos los negocios que por aquel entonces dominaba la mafia, se daba una actividad delictiva que se podía llevar a cabo con total impunidad y hubo que encontrar una solución por parte del FBI y el fiscal de Nueva York, cargo que entonces ocupaba Rudy Giuliani. El ahora abogado de Donald Trump y alcalde de la ciudad entre 1994 y 2001 conoció de primera mano los tejemanejes de estas organizaciones criminales que tenían en las calles de la Gran Manzana su centro de operaciones.

Así, el documental La ciudad del miedo en Netflix muestra en detalle todos los entramados empresariales que estos jefes de mafia crearon para enriquecerse extraordinariamente en Nueva York, al mismo tiempo que destaca aún más en los esfuerzos de la policía y los responsables de seguridad del lugar para acabar con ellos.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO