Estos cubrebocas expandibles y reutilizables están hechos con botellas de plástico recicladas

petit-pli-design-coronavirus-face-mask-expandable-recyled-plastic-bottles_dezeen_2364_col_1-852x569 (1)
Redactora Social
¡Valora esto!

Beta (MSK) de Petit Pli es un cubrebocas de tela lavable, ideal para la pandemia de coronavirus, hecho de botellas de plástico recicladas con pliegues que se ajustan alrededor de la nariz y el mentón del usuario.

La máscara es el primer artículo para adultos fabricado por Petit Pli, una compañía de tecnología portátil que fue la ganadora del diseño portátil de los Premios Dezeen del año 2018 por su colección de ropa infantil expandible.

Petit Pli utilizó su tecnología pendiente de patente para crear máscaras faciales reutilizables en respuesta a informes de que los cubrebocas desechables han provocado un aumento de la contaminación plástica durante la pandemia.

Beta (Msk)

«No me sorprendió escuchar esta semana que la humanidad está en riesgo de tener más máscaras que medusas en el Mediterráneo», dijo a Dezeen el fundador de Petit Pli, Ryan Mario Yasin.

«Creé Petit Pli con la ambición de reducir el desperdicio y la contaminación plástica generada por la industria portátil», agregó. «Petit Pli Beta (MSK) es nuestra solución para reducir los desechos e inspirar a la humanidad a adoptar máscaras reutilizables para salvarnos de vivir en nuestros fondos oceánicos durante 450 años».

Los mismos pliegues geométricos que Petit Pli usó para hacer ropa que se puede expandir a medida que los niños crecen se han utilizado para las mascarillas para adultos.

Beta (MSK) se abrocha alrededor del cuello como un collar de tela suave. Cuando el usuario quiere cubrirse su boca y nariz, simplemente tira de la parte superior de la tela para levantarla sobre su barbilla y nariz en un movimiento rápido.

Beta (Msk)

Se puede usar un bolsillo entre la cara y el cuello para insertar un filtro desechable adicional.

Beta (MSK)

La máscara está hecha de poliéster 100% reciclado, un tejido resistente creado con plástico de botellas recicladas, y el patrón para Beta (MSK) está diseñado para desperdiciar la menor cantidad de tela posible. Y se puede lavar a máquina a 30 grados centígrados.

Yasin utilizó su experiencia como ingeniero aeronáutico para diseñar un sistema de pliegues permanentes que se pueden estirar y luego volver a encogerse. Aplicados a la ropa de los niños, los pliegues pueden hacer que una sola prenda dure a un niño desde los seis meses hasta los 36 meses.

Con Beta (MSK), los pliegues hacen de la máscara un accesorio cómodo que se puede convertir fácilmente en un cubrebocas. La máscara está disponible en cuatro colores: azul lunar, azul de Neptuno, rojo de Marte y verde de Aurora.

Las máscaras faciales no evitan que el usuario contraiga coronavirus, pero al atrapar la tos y los estornudos protegen a las personas que los rodean y reducen la velocidad de transmisión.

¡Valora esto!

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *