Catedral alemana desempolva reliquias de Santa Corona, patrona de las epidemias

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on pinterest

AQUISGRÁN, Alemania, 25 mar (Reuters) – La catedral alemana de Aquisgrán ha sacado de sus depósitos las reliquias de la poco conocida Santa Corona, patrona de las epidemias resistentes, y está puliendo su elaborado relicario para exhibirlo una vez que el brote de coronavirus haya pasado.

La Catedral de Aquisgrán (en alemán Aachener Dom y en francés Cathédrale d’Aix-la-Chapelle) es una catedral situada en la ciudad alemana de Aquisgrán, al oeste del país y a escasos kilómetros de la frontera con Bélgica y los Países Bajos.

La Catedral de Aquisgrán es considerada la catedral más antigua del norte de Europa. Su origen se remonta a la Capilla Palatina construida por el emperador franco Carlomagno a finales del siglo VIII. A partir de este núcleo original, el templo fue creciendo y engrandeciéndose durante los siglos posteriores hasta formar el conjunto actual, que es un conglomerado de muy diferentes estilos arquitectónicos.

La Catedral de Aquisgrán fue uno de los primeros 12 lugares incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, elegida en 1978.1

Antes del brote de la enfermedad, la catedral tenía planeado exhibir el relicario de Santa Corona este verano boreal, como parte de una exposición sobre artesanía de oro.

No está claro cuándo se podrá ver el relicario debido a las fuertes restricciones impuestas a las reuniones para contener la propagación del virus.

Pero expertos están limpiando minuciosamente el relicario de oro, bronce y marfil, que ha estado guardado durante los últimos 25 años, para cuando pueda exhibirse.

“Hemos sacado el relicario un poco antes de lo planeado y ahora esperamos más interés debido al virus”, dijo la portavoz de la catedral de Aquisgrán, Daniela Loevenich.

Se cree que Corona tenía unos 16 años cuando los romanos la mataron, probablemente en Siria, por profesar la fe cristiana.

La niña sufrió una muerte particularmente cruel, según la leyenda: la ataron a dos palmeras dobladas y su cuerpo quedó destrozado cuando se soltaron los troncos.

“Es una historia muy horrible y la llevó a convertirse en la patrona de los leñadores”, comentó Brigitte Falk, directora de la Cámara del Tesoro de la Catedral de Aquisgrán. Agregó que era pura casualidad que ella también se convirtiera en una santa patrona para resistir las epidemias.

Las reliquias de Corona, llevadas a Aquisgrán por el rey Otto III en 997, se guardaron en una tumba debajo de una losa en la catedral, que todavía se puede ver, hasta 1911-12 cuando se colocaron en el relicario, que mide 93 centímetros de alto y pesa 98 kilogramos.

La catedral católica romana de Aquisgrán, construida por el emperador Carlomagno en el siglo IX, es una de las más antiguas de Europa. Carlomagno fue enterrado allí en 814 y la edificación se usó para la coronación de reinas y reyes alemanes.

La catedral enfatiza que Corona es la santa patrona contra todas las epidemias, no sólo a enfermedad COVID-19, dijo Falk.

“Como muchos otros santos, Santa Corona puede ser una fuente de esperanza en estos tiempos difíciles”, declaró Falk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁ ESTO TE PUEDA INTERESAR