Descubrieron dos nuevas especies de ranas de «cristal», que son totalmente transparentes, en Ecuador

rana de cristal
Foto: Jaime Culebras, study co-author / Andean Condor Foundation
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
3.5/5 - (2 votos)

Un equipo internacional de biólogos e investigadores identificó dos nuevas especies de ranas de cristal en peligro de extinción cerca de áreas mineras activas en los Andes, descubrimientos que, según dicen, resaltan la «diversidad críptica» de la región y, al mismo tiempo, subrayan la importancia de la conservación en un punto crítico global para la biodiversidad.

Con patrones de color similares y abdómenes transparentes, la rana de cristal de Mashpi (Hyalinobatrachium mashpi) y la rana de cristal (Hyalinobatrachium nouns) se parecen mucho a otros miembros de su género. También exhiben patrones de comportamiento similares, a saber, cuidado parental prolongado, como especies relacionadas de ranas de cristal (Hyalinobatrachium).

Pero el análisis bioacústico de la llamada única de la rana de cristal de Mashpi y las mejoras en la secuenciación del ADN ayudaron a los investigadores a diferenciar la especie de sus parientes más cercanos. Sus hallazgos se describen en un nuevo artículo en PeerJ, una revista de ciencias biológicas de acceso abierto, y concluyen más de siete años de observación y análisis comparativo de especies en América Central y del Sur.

Destacando la ‘diversidad críptica’

Más de 1,000 especies de anfibios, incluidos 83 miembros de la familia Centrolenidae, se encuentran esparcidos por los Andes, la mayoría de los cuales solo se pueden encontrar en cadenas montañosas estrechas y valles fluviales que salpican el terreno.

«Muchos de estos sitios son increíblemente remotos, lo cual es una de las razones por las que pudimos descubrir nuevas especies», explicó Becca Brunner, Ph.D. candidato en ciencias ambientales, política y gestión y uno de los primeros autores del estudio. «Puedes caminar solo un par de kilómetros sobre una cresta y encontrar una comunidad de ranas diferente a la que comenzaste».

El biólogo evolutivo Juan M. Guayasamín, profesor de la Universidad San Francisco de Quito en Ecuador y coautor de Brunner, dijo que la identificación de H. mashpi y H. noun ejemplifica la «diversidad críptica» de la región.

Los biólogos confundieron originalmente a H. mashpi con H. valerioi, una rana de cristal de las tierras bajas, debido a su gran parecido físico. Las ranas eran básicamente indistinguibles, pero al comparar muestras completas de ADN y grabaciones de llamadas con especies similares en América Central, Colombia y otras áreas de Ecuador, Brunner y Guayasamín pudieron discernir que los individuos similares eran en realidad dos especies únicas.

Brunner, que estudia las vocalizaciones y la bioacústica de los anfibios, pudo analizar las llamadas grabadas de H. mashpi para determinar las diferencias en frecuencia, duración y sincronización.

«Cuando analizas las diferentes características de las llamadas de otras ranas de cristal, puedes decir que las llamadas de H. mashpi no se superponen», dijo Brunner. «En otras palabras, su llamada es la característica más distintiva de la especie».

Los investigadores no pudieron registrar las llamadas de los nouns H. durante su trabajo de campo debido a problemas para acceder a su hábitat. Ambas especies se encuentran típicamente protegiendo nidadas de huevos fertilizados en la parte inferior de las hojas por encima de los ríos. El análisis de ADN posterior reveló una diferencia sustancial entre la composición genética de H. mashpi y H.noun.

“El problema no es encontrar nuevas especies, el verdadero desafío es tener el tiempo y los recursos para describirlas”, dijo Guayasamín. «Los taxónomos son un tipo de científico en peligro de extinción».

La rana de cristal de Mashpi (A) y la rana de cristal de Nouns (B) exhiben similitudes morfológicas con miembros estrechamente relacionados del mismo género (C, D, E y F). Los investigadores dicen que estas similitudes son un ejemplo de «diversidad críptica» en los Andes. Fotos de Jaime Culebras (A, D, E, F), José Vieira (B) y Luis Coloma (C). Crédito: Universidad de California – Berkeley

Una llamada de atención

A los investigadores les preocupa que la aceptación de la minería exploratoria y extractiva por parte del gobierno ecuatoriano amenace la biodiversidad andina. Debido a la amenaza asociada de disminución o extinción de la población, Brunner y Guayasamin recomiendan incluir ambas especies como «en peligro» según las pautas establecidas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Tanto H. mashpi como H. nouns están ubicados en regiones forestales que han sufrido deforestación relacionada con la agricultura en las últimas décadas. Se observaron H. nouns en áreas con operaciones mineras activas, mientras que H. mashpi se observó en áreas adyacentes a concesiones mineras existentes.

Los pocos parches que quedan ahora están bajo la presión de las actividades mineras, que son altamente contaminantes y tienen la oposición de numerosas comunidades locales”, dijo Guayasamín.

La capacidad de una rana para respirar bajo el agua a través de la respiración cutánea, un proceso en el que el intercambio de gases se produce a través de la piel en lugar de los pulmones o las branquias, las hace muy vulnerables a la contaminación relacionada con el agua y la destrucción del hábitat. Brunner advirtió que la estrecha distribución de especies en los Andes hace que H. mashpi y H. nouns sean increíblemente susceptibles a la interrupción.

«Si una empresa minera entra y destruye los pocos arroyos donde sabemos que existen estas ranas, probablemente sea la extinción de la especie», dijo Brunner.

Ecuador fue noticia mundial en 2008 al adoptar una nueva constitución que estableció el derecho de la «Pachamama», o Madre Tierra, a existir y a «mantener y regenerar sus ciclos, estructura, funciones y procesos evolutivos».

Estas protecciones fueron confirmadas recientemente en una demanda presentada ante la Corte Constitucional de Ecuador, que dictaminó que las actividades mineras en la reserva natural Los Cedros violaron el derecho a existir del área protegida. Brunner saludó el fallo como un buen ejemplo de «dar fuerza a los derechos de la naturaleza».

3.5/5 - (2 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.