El mundo podría construir más de 4.500 torres Eiffel con los residuos electrónicos generados durante un año

cropped-PORTADA-1.png
Editora / Travel Content Editor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
¡Valora esto!

Así lo determinó un informe realizado por Naciones Unidas. Para el año 2016, el mundo produjo 44,7 millones de toneladas de basura electrónica, lo cual indica y representa un consumo de 6,1 kg de basura electrónica por persona. Este total podría verse representado físicamente en el tamaño equivalente a 4.500 Torres Eiffel.

¿De qué se compone la basura electrónica?

La basura electrónica es compuesta por todos aquellos dispositivos eléctricos o electrónicos que han cumplido su vida útil y, en efecto, pasan a convertirse en material desechable. Es decir, basura electrónica es todo aquello que componen computadoras viejas, celulares, electrodomésticos, reproductores de mp3, memorias USB, faxes, impresoras, y muchos otros más. También hacen a la basura electrónica los equipos de refrigeración como heladeras y freezers, pantallas y grandes electrodomésticos como los lavarropas.

El caso de Argentina

La Universidad Nacional de La Plata, una de las instituciones educativas más importantes de Argentina, desarrolla y lleva a cabo el programa E-Basura, una iniciativa surgida desde la Facultad de Informática para reciclar Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos: «Desde el año 2009, decidimos proteger el medioambiente mediante la reutilización y revalorización de aparatos electricos y electronicos que luego donamos a diversas intituciones del país«.

Viviana Ambrosi, docente de la Facultad de Informática, especialista en la gestión de Residuos Electrónicos y actual directora del programa, dialogó con una emisora de radio al respecto de la cantidad de material desechado:

En el 2016 en Argentina se habían desechado alrededor de 380 mil toneladas mientras que para el 2012 se decía que había 140 mil.

El interés por encontrar las formas de tratamiento y reutilización de residuos informáticos y tecnológicos tiene que ver con el deseo de que se vuelvan a insertar como un insumo para la industria y que otras personas puedan ser beneficiadas. Es decir, ¿cómo con tanto descarte de tecnología hay chicos que no tienen herramientas para estudiar con computadora?

En Argentina tenemos un alto porcentaje de chicos de entre 1 y 17 años que no tienen computadora en su casa o en una escuela. Este segmento es lo que nos lleva a pensar cómo con tanto descarte de tecnología todavía hay chicos que no tienen una computadora para estudiar

Esto genera muchas desigualdades a la posibilidad de acceder en el futuro a trabajos. Nuestro interés es tener acciones transformadoras para potenciar esto.

En un contexto donde la tecnología avanza constantemente y el consumo desmedido nos lleva a querer tener lo último de lo último, con mejores funciones y servicios, gran cantidad de productos electrónicos pasan a ser material descartable, casi sin sentido de uso ni posibilidad de reutilización.

Esto genera un grave problema. Gravísimo, quizás. Los materiales que integran la basura electrónica son dejados a cielo abierto, lo cual genera alta contaminación. Según el programa e-Basura, «los metales y demás elementos que poseen estos Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (conocidos como RAEE) son tóxicos y contaminan el medio ambiente, perjudicando el aire que respiramos, la tierra y el agua que bebemos«.

Acortar la brecha digital

En función de la diferencia de acceso a la tecnología planteada por el programa e-Basura, uno de los propósitos indica fomentar la inclusión digital de comunidades que tienen dificultades de poseer dispositivos electrónicos en pos de un mejor desarrollo de sus conocimientos.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *