Estas ‘cápsulas suicidas’ fueron aprobadas en Suiza para su uso

cápsula suicidio
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
3.3/5 - (3 votos)

La máquina de cápsulas suicidas de Philip Nitschke ha sido aprobada para su uso en Suiza.

El ex médico australiano y fundador del grupo pro-eutanasia Exit International recibió recientemente la noticia de que su máquina Sarco pronto se utilizará en el país europeo.

Se trata de una cápsula impresa en 3D que permite que alguien que quiera morir lo haga de una forma diferente a la que ya había sido legalizada anteriormente.

Los pacientes normalmente tendrían que hacer que un médico les administre pentobarbital sódico líquido, que los hará quedarse dormidos después de unos minutos, luego entrarán en coma y finalmente mueren.

Estas personas también deben someterse a una evaluación psiquiátrica para asegurarse de que la persona tenga la capacidad mental y la claridad para decir que está en su sano juicio y desea morir.

La máquina de Nitschke aborda el proceso y el concepto de suicidio de manera un poco diferente.

Le dijo a Swiss-Info: «La persona entrará en la cápsula y se acostará. Es muy cómodo. Se le harán una serie de preguntas y cuando hayan respondido, puede presionar el botón dentro de la cápsula activando el mecanismo en su propio tiempo».

“La cápsula está asentada sobre un equipo que inundará el interior con nitrógeno, reduciendo rápidamente el nivel de oxígeno del 21% al 1%».

«La persona se sentirá un poco desorientada y puede que se sienta un poco eufórica antes de perder el conocimiento. Todo el proceso dura unos 30 segundos».

«La muerte se produce por hipoxia e hipocapnia, privación de oxígeno y dióxido de carbono, respectivamente. No hay pánico ni sensación de asfixia».

Dijo que el usuario también tendría una sensación de euforia justo antes de desmayarse debido al nitrógeno, por lo que sus momentos finales serían felices y contentos.

Philip espera que su máquina Sarco desmedicalice el proceso de morir.

No cree que los pacientes deban someterse a una evaluación psicológica y quiere que tengan un papel más importante en la forma en que mueren, por lo que la cápsula Sarco requiere que el usuario presione el botón.

El ex médico quiere poder desarrollar un sistema de detección de inteligencia artificial que evalúe si tienen capacidad.

«Naturalmente, hay mucho escepticismo, especialmente por parte de los psiquiatras», dijo. «Pero nuestra idea conceptual original es que la persona haría una prueba en línea y recibiría un código para acceder al Sarco».

Él ya tiene dos prototipos de máquinas Sarco en existencia en este momento, una en el Museo de Cultura Sepulcral en Kassel, Alemania, mientras que la otra está almacenada porque no es «estéticamente agradable».

Pero está interesado en conseguir un tercero en Suiza ahora que no hay problemas legales.

3.3/5 - (3 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.