Finlandia: un extraño fenómeno climático hizo aparecer “huevos de hielo” sobre las playas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Este extraño fenómeno se habría desencadenado a partir de un proceso que fusiona viento y agua, convirtiendo los dos elementos en pequeños trozos de hielo. Estos objetos son arrastrados a rodar, motivo por el cual terminan adquiriendo una textura lisa similar a la de una circunferencia. Lo cierto es que, resulta tan insólito e inédito, que ha causado sorpresa y curiosidad entre los habitantes de Finlandia.

Las primeras imágenes y secuencias registradas sobre este curioso escenario han sido capturadas en la Isla Hailuoto, en el Golfo de Botnia entre Finlandia y Suecia. Uno de los afortunados en encontrarse cara a cara con este fenómeno climático fue Risto Mattila, un fotógrafo aficionado que logró testimoniar con su cámara lo que estaba sucediendo en las costas de Finlandia.

Según han indicado quienes han estado presentes en el lugar, los objetos más pequeños tenían un tamaño similar al de los huevos, motivo por el cual se bautizó de manera informal a este fenómeno como “huevos de hielo”. Las formas más grandes han llegado a compararse con el tamaño de las pelotas de fútbol.

En palabras de especialistas en condiciones climáticas hacia los medios internacionales de mayor renombre mundial, este fenómeno fue posible de originarse debido a la presencia de condiciones frías y ventosas, lo cual produjo que se conformaran las bolas de hielo.

“Pueden crecer cuando el agua de mar se congela en sus superficies y esto también ayuda a suavizarlos. Por lo tanto, el resultado es una bola de hielo liso que luego puede depositarse en la playa, ya sea volando allí o quedando allí cuando la marea sale”

Explicó el experto de la BBC

Estaban buscando el anillo de bodas de su amigo y encontraron unas monedas valuadas en 130.000 dólares

Dos hombres en Irlanda del Norte hicieron su sueño realidad cuando encontraron oro el martes pasado (29 de octubre).

Paul Raynard y Michael Gwynne estaban de vacaciones en Ballycastle, Irlanda del Norte, cuando un amigo suyo les preguntó si buscarían su anillo de bodas que se le había perdido en un campo.

Desafortunadamente para el granjero, no pudieron encontrar el anillo; sin embargo, muy afortunadamente para Raynard y Gwynne, encontraron un tesoro de 84 monedas de oro, algunas de las cuales datan del reinado del rey Enrique VIII a principios del siglo XVI. Continuar leyendo…

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO