Hace tanto calor en el metro de Viena que todos los viajeros reciben desodorante gratis

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Las temperaturas en  Viena llegaron a 35°C este verano, y como medida para “cuidar” a los pasajeros, la empresa de subterráneos, en vez de prender los aires acondicionados decidió regalar 14.000 desodorantes para evitar los malos olores en los vagones.

Las reacciones fueron mixtas: mientras que los regalos que disimulan los olores fueron calurosamente recibidos por los viajeros de Viena y fueron “arrebatados de nuestras manos”, según un portavoz de la compañía, algunos se preguntaron sobre el mensaje subyacente de la iniciativa. Para algunos, el eslogan de la campaña bien podría haber sido: ducharse más, o al menos usar un poco de desodorante.

Si bien el uso del aire acondicionado ha aumentado constantemente en todo el mundo en las últimas décadas, las tasas de crecimiento en Europa han quedado muy por detrás de las de China y Estados Unidos.  Su principal preocupación es que el tipo de AC barato que se usa comúnmente en los Estados Unidos es aproximadamente un 25 por ciento menos eficiente que los sistemas europeos habituales.

Pero la cuestión más amplia aquí también es si el aire acondicionado es realmente necesario, especialmente a medida que los países buscan reducir su huella de carbono. Hoy, “328 millones de estadounidenses consumen más energía para refrigerar que los 4.400 millones de personas que viven en toda África, América Latina, Medio Oriente y Asia”, advirtió un informe reciente de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Y se espera que ese número crezca desproporcionadamente en los próximos años, y se espera que las áreas refrigeradas en los edificios de uso comercial aumenten del 60 por ciento a más del 85 por ciento para 2050, aun cuando el número de edificios en sí aumentará enormemente.

El cambio climático y el crecimiento económico solo en las naciones en desarrollo son solo algunas de las razones detrás del creciente apetito mundial por el aire fresco.

Mientras que el aire acondicionado fue considerado un lujo innecesario en gran parte de Europa hasta hace poco, la opinión pública puede estar cambiando gradualmente, según la AIE.

Aún así, capitales como Viena y Berlín tienen un largo camino por recorrer para que coincida con la densidad de corriente alterna de las ciudades de América del Norte. Hasta ahora, solo el 3 por ciento de los hogares tienen aire acondicionado en Alemania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO