Huellas de dinosaurios fueron encontradas en el techo de una cueva en Francia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Se descubrieron huellas de dinosaurios gigantes que se cree que tienen alrededor de 168 millones de años en el techo de una cueva en Francia.

Los grabados fueron descubiertos en una expedición en la cueva de Castelbouc por investigadores de la Universidad de Borgoña-Franco Condado.

Pero, antes de que comiences a elaborar teorías de cómo se encuentran esas marcas en el techo, resulta que las huellas alguna vez estuvieron en el suelo, pero a lo largo de los años se fueron ‘enterrando’, por lo que aparecieron en el techo de la cueva.

Las grandes huellas se encontraron 500 metros debajo de la superficie de la tierra y solo se podían ver desde el techo de la cueva de Castelbouc.

En el estudio publicado recientemente, los investigadores describen las impresiones como “muy bien conservadas”.

Parte del estudio decía: ‘Se supone que los creadores de las huellas son titanosauriformes. Algunas de las pistas están extremadamente bien conservadas y muestran impresiones de dígitos, almohadillas digitales y garras’.

‘Las huellas de Castelbouc atestiguan la presencia de saurópodos en entornos litorales proximales durante el Jurásico Medio. Este descubrimiento demuestra el gran potencial de prospección en cuevas kársticas profundas que ocasionalmente pueden ofrecer superficies más grandes y mejor conservadas que los afloramientos al aire libre’.

Las huellas tienen una longitud enorme de 1.25 m, lo que las convierte en las huellas de dinosaurios más grandes, que conocemos, en el mundo.

Si bien los investigadores están bastante seguros de que las huellas son las de un saurópodo, actualmente se desconoce a qué especie de saurópodo pertenecen.

El Museo de Historia Natural describe a los saurópodos como “herbívoros muy grandes que caminaron principalmente sobre cuatro patas” y explica cómo se cree que había 69 tipos diferentes de dinosaurios, incluidos el Erketu, el Jobaria y el Branchiosaurus.

Preservado en ámbar, este podría ser el dinosaurio más pequeño que se haya descubierto

El cráneo completo de una especie previamente desconocida de dinosaurio, similar a un pájaro, fue descubierto atrapado en un trozo de ámbar de 99 millones de años.

Más pequeño que el tamaño del colibrí más pequeño vivo hoy, su cabeza era del tamaño de una uña del pulgar, su mandíbula llena de dientes aserrados y sus ojos saltones. A pesar de su pequeña estatura, la criatura probablemente era un depredador.

Los investigadores dijeron que el fósil, llamado Oculudentavis, representaba el dinosaurio más pequeño que se haya encontrado. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO