La Diablada Pillareña, el ícono turístico nacional del Ecuador

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Eran las 10 de la mañana y el frío cobijaba a los escasos transeúntes del sector. La explosión del primer volador, un fuego artificial construido artesanalmente y compuesto de carrizo y pólvora, anunciaba el inicio de la festividad, invitando a congregarse en los alrededores de la plaza/coliseo de la parroquia Marcos Espinel, comunidad perteneciente al cantón Píllaro.

El primero de enero es el primer día de la “Diablada Pillareña”, la mayor festividad de la ciudad, Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador.

Una fiesta patrimonial que cada año congrega a miles de disfrazados en una procesión de diablos, guarichas, capariches y parejas de línea que recorren la ciudad durante los seis primeros días de enero.

Píllaro es una ciudad de la provincia de Tungurahua, ubicada en la región central del Ecuador. Está ubicada a 30 minutos de la ciudad de Ambato. A escasos metros de la plaza, la primera guaricha -un hombre vestido con un camisón celeste-, rondaba una de las esquinas del sector. Bebía cerveza, sin compañía alguna, esperando a sus compañeros de baile.

El silencio de la mañana fue interrumpido con la llegada de un vehículo que anunció el arribo de la banda de pueblo contratada para la jornada. Mientras los músicos saludaban, el primer diablo apareció. Las guarichas llegaban, las familias se reunían; los amigos compartían el licor artesanal, entre abrazos, gritos y cantos.

La “Diablada Pillareña” se desarrolla cada año, entre el 1 y el 6 de enero.

Una de las guarichas gritó “banda” y el grupo de músicos empezó a entonar sus instrumentos compuestos por tambores, trompetas y un gran bombo. Las guarichas saltaron a la calle y al son de melodías populares mostraban sus piernas, alzaban sus camisones y botellas de licor, saltaban, movían abiertamente sus brazos. El lugar de escasos transeúntes pronto se convirtió en un bullicioso lugar, sacudiendo la tranquilidad del día.

La festividad se remonta a aquellos tiempos donde “los de Tunguipamba peregrinaban a Chacata para cortejar a las damiselas, los varones del lugar hacían mamotretos con calabazas para ahuyentarlos, al no conseguirlo se disfrazaron de diablos” (según la Revista Diners). Versión que más tarde fue desmentida por uno de los participantes que conoce el origen de la celebración.

Las máscaras de diablo reposaban en la calle y los disfrazados se contaban por decenas. El día gris repentinamente se convirtió en un día caluroso que obligó a los disfrazados y turistas a refugiarse en la plaza/coliseo. Los gritos de “banda, banda, banda” cada vez eran más frecuentes. El espacio de gran tamaño exigía a la banda entonar con mayor fuerza sus composiciones.

Muchos de los que bailan desconocen el significado de la festividad. Bailan porque sus abuelos o padres lo hicieron, no obstante, sienten propia una festividad muy antigua que los obliga a mantener este legado. Niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos cubrían sus rostros con las grandes máscaras, prediciendo que la partida pronto empezaría.

La banda abandonó su lugar, rumbo a la mitad de la plaza entonando la canción popular de la ciudad: “Píllaro viejo”, un canto popular, íntimo y emotivo. La banda era ovacionada. Los disfrazados, sus familias y los curiosos entonaban fuertemente la canción:

“Píllaro Viejo
Tierra querida
Donde mi vida
Yo he de dejar”.

“Píllaro viejo” a las 13hrs, marcó el inicio de la partida. Un letrero sujetado por tres hombres indicaba que el éxodo pertenecía a Marcos Espinel. Los seguían una fila de diablos, guarichas, la banda, capariches y parejas de línea.

El bombo retumbaba a paso lento, entre el calor del mediodía y el licor repartido. El asfalto quemaba los pies. Un desfile de colores quebrantaba el verde campo, Marcos Espinel es una parroquia dedicada a la agricultura y ganadería. Cerca de las 14hrs., el letrero de bienvenido a Píllaro anunciaba la llegada de la comparsa al centro de la ciudad.

Un descanso era necesario. Los disfrazados buscaban refugio del sol, buscaban refrescar sus gargantas entre licor artesanal, cerveza o agua. Mientras tanto, el sonido de otra banda anunció la llegada de la comunidad “Robalinopamba” a la ciudad, su llegada era la invitación para que “Marcos Espinel” ingrese a las calles principales de Píllaro.

Un grito levantó a los participantes y la banda empezó a entonar. De repente, cientos de danzantes cubiertos de sus vestimentas y máscaras, saltaron sin recelo alguno. Los turistas aglomerados en las aceras los recibían entre gritos, aplausos. ¡Viva Píllaro! ¡Viva Píllaro Carajo! Gritaban, sin detenerse, era tiempo de disfrutar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

A partir de una nueva ley, la Ciudad de Buenos Aires deberá plantar 100.000 árboles por año

Gran noticia en favor de la preservación del medio ambiente: tras la reciente sanción de una ley, la Ciudad de Buenos Aires deberá sumar 100.000 árboles cada año. La iniciativa apunta a alcanzar un 35% de cobertura arbórea del espacio aéreo de la Ciudad dentro del plazo de siete años, contados desde la entrada en vigencia de la ley.

Se trata de una norma que fue aprobada por 50 votos positivos y cuatro abstenciones durante la sesión ordinaria de la Legislatura, que se llevó a cabo hace unos días mediante una modalidad de participación mixta de diputados, es decir de manera virtual y presencial, por la pandemia del coronavirus.

La normativa contempla un programa de reforestación centrado en las Comunas 3, 9, 10 y 14, elegidas debido a que registran los más bajos niveles de ejemplares de árboles, cuya presencia representa, en mayor medida, un aporte contra los factores del desarrollo urbano que impactan en el ambiente.

A partir de una nueva ley, la Ciudad de Buenos Aires deberá plantar 100.000 árboles por año
A partir de una nueva ley, la Ciudad de Buenos Aires deberá plantar 100.000 árboles por año
Ciudad de Buenos Aires

Cabe destacar que, de acuerdo al censo de arbolado público del 2018, se relevaron 431.326 árboles, de los cuales 370.916 se encontraban en veredas mientras que 60.140 emplazados en parques, plazas y jardines. Esta nueva propuesta aspira a lograr un 35% de cobertura arbórea del espacio aéreo de la Ciudad dentro del plazo de siete años, contados a partir de la entrada en vigencia de la ley.

Tal como consta en la norma, “la definición de los lugares de plantación se realizará en función de aspectos ambientales, paisajísticos y utilitarios, priorizando las planteras de alineación vacías o subocupadas y los espacios de dominio público de las Comunas que registren menor cantidad de ejemplares, conforme los datos del último censo realizado“.

De esta manera, según se ha indicado, el plan de reforestación prevé la plantación de un mínimo de 100.000 ejemplares nuevos por año de especies autóctonas. En cuanto a los ejemplares escogidos para reconvertir gran cantidad de espacios verdes en la ciudad, los mismos deberán ser definidos por las autoridades que estarán a cargo del programa.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO