La Gran Barrera de Coral tendrá su propio museo subacuático

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Jason deCaires Taylor, ambientalista y escultor británico, se está encargando de crear el Museo de Arte Subacuático (MOUA), el cual albergará una serie de esculturas e instalaciones sumergidas y semisumergidas con el objetivo de regenerar la vida marina y coralina en la Gran Barrera de Coral.

La piezas estarán ubicadas a lo largo de la costa de Queensland (Australia), como en Townsville y en las islas Palm y Magnetic.

Una de las cosas más destacadas de toda la muestra será el “invernadero de coral”, una estructura de 12 metros que ayudará a revitalizar los corales y atraer la vida marina. Otra es una escultura de 5 metros de altura titulada Ocean Siren, que se encuentra en la superficie del agua y cambiará de color dependiendo de la temperatura en la Gran Barrera de Coral y funcionará con energía solar.

Los registradores de temperatura ubicados alrededor del arrecife, establecidos por el Instituto Australiano de Ciencias Marinas, recopilarán datos y los cambios en la temperatura representados por los colores de la estatua serán instantáneos.

DeCaires Taylor cree que su museo submarino podrá cambiar la forma en que la gente piensa en el fondo marino, esperando que envíe el mensaje de que debemos protegerlo en lugar de darlo por sentado.

“Nuestros océanos están experimentando un cambio rápido y existen grandes amenazas, desde el aumento de la temperatura del mar hasta la acidificación y una gran cantidad de contaminación que ingresa al sistema”, dijo DeCaires Taylor a The Guardian.

El Museo de Arte Subacuático buscará atraer más turistas locales que extranjeros, así como proporcionar botes de energía eléctrica para llegar a la obra de arte. Los gobiernos nacionales y locales han financiado este proyecto y están trabajando en asociación con la Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Coral.

Así será el restaurante subacuático más grande del mundo

La Gran Barrera de Coral tendrá su propio museo subacuático
MIR and Snøhetta

El primer restaurante subacuático de Europa, y el más grande del mundo, se abrirá en el pueblo costero de Båly, en la región de Lindesnes en Noruega, en abril de 2019.

Diseñado por Snøhetta, “Under” se encuentra medio sumergido en el mar y tiene paredes de un metro de espesor, diseñadas para resistir los mares escarpados de la zona y para que las personas puedan contemplar la vida marina.

La Gran Barrera de Coral tendrá su propio museo subacuático
MIR and Snøhetta

El restaurante podrá recibir hasta 100 comensales al mismo tiempo, quienes no se tendrán que preocupar por las condiciones climáticas, ya que la iluminación del lugar estará preparada para que siempre tengan una vista privilegiada. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

[Colombia] Este adorable perro hace delivery de comida a cambio de cosas dulces

Si bien estamos increíblemente agradecidos por la importante entrega de trabajo que la gente ha estado haciendo durante la pandemia de coronavirus, no podemos evitar sentirnos un poco celosos de los clientes de un mercado en el vecindario de Tulipanes en Medellín.

Todos los días, Eros, un Labrador de color chocolate de ocho años, sube y baja los escalones del vecindario montañoso, llevando canastas de verduras, frutas y alimentos envasados ​​a los clientes del mini mercado de El Porvenir. Él hace su trabajo noblemente, pidiendo solo golosinas a cambio de sus servicios.

Si bien no puede memorizar las direcciones de entrega, puede recordar a las personas.

“Conoce los nombres de cinco o seis de nuestros clientes”, dijo a The Associated Press la propietaria de Eros, Maria Natividad Botero. “Así que envío la mercancía con un recibo en la cesta y mis clientes me pagan a través de una transferencia bancaria”.

Pero el hecho de que los comestibles sean entregados por el perro no significa que los clientes puedan escatimar en la propina. “Es un gran glotón”, dijo Botero. “No saldrá de tu casa hasta que le des un regalo”.

Eros es un perro adoptado, traído a la familia a pedido del hijo de Botero. Cuando la familia abrió su mercado hace cuatro años, Eros comenzó a acompañarlos en sus entregas y memorizó los nombres de los clientes.

Mientras Colombia combate la pandemia de coronavirus, con más de 200,000 casos registrados por la Universidad Johns Hopkins, el gobierno ha impuesto restricciones sobre la frecuencia con la que los ciudadanos pueden salir a comprar alimentos, lo que hace de Eros un empleado esencial.

Pero él no es el único no humano que ayuda durante la pandemia. Sunny, un golden retriever en Colorado, ha estado entregando víveres a un vecino anciano que vive encerrado, informaron noticias locales en marzo. Y en San Diego, los perros de terapia se están conectando y trabajando para brindar apoyo emocional virtual a cualquiera que “necesite curación”.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO