Quedó angustiada después de que su esposo se tatuara su cara roncando

Mum-of-five-mortified-after-husband-gets-tattoo-of-her-snoring-face
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Una mujer angustiada asegura que su esposo “cruzó la línea” en su lucha de bromas, al tatuarse una foto “horrible” de sus ronquidos con la boca abierta en su muslo.

El padre de cinco James McGraw planeó la última broma de venganza después de que su esposa Kelly lo dejara con un corte de pelo horrible antes de sus vacaciones con amigos.

Así que el hombre 40 años decidió regalarle a su esposa una broma de Navidad.

Sin embargo, el descarado James fue un paso más allá y usó una foto que había tomado de Kelly roncando en un vuelo años antes, con la boca abierta de par en par.

Imagen Screenshot 6 1

Para aprovechar al máximo el gran momento, James fingió haber olvidado su billetera en casa y le pidió a Kelly que le acercara 390 dólares a la tienda de tatuajes.

Una vez que llegó allí, la mujer de 37 años quedó ‘atónita’ al ver su propia cara en el muslo de su esposo.

James, de Portsmouth, Hampshire, dijo: “Cada vez que miro a mi esposa ahora solo me río. Hemos estado jugando bromas el uno al otro durante 24 años. Esta vez, hice todo lo posible, no hay nada mejor”.

“Todavía no puede creer que lo haya hecho. Estoy ganando, pero tengo miedo. No sé lo que está planeando”.

Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta

Difunto le hizo una broma a su familia en su propio funeral: puso una grabación que decía ‘¡Déjame salir!’ mientras bajaban su ataúd

Imagen Abc2C270 Eec0 11E9 B2Fb E1F38B0C3Da7

Un hombre en Irlanda decidió hacerle una broma a su familia por última vez. Les envió un ‘mensaje del más allá’.

Los seres queridos que asistieron al funeral de Shay Bradley, un veterano de las Fuerzas de Defensa de Irlanda, se sorprendieron cuando escucharon su voz salir de su ataúd mientras lo bajaban a la tierra.

“¿Hola? ¿Hola? ¡Déjame salir! ¿Dónde diablos estoy? ¡Déjame salir! ¡Está muy oscuro aquí!, dijo Bradley en un mensaje pregrabado.

Y continuó, “¿Es ese sacerdote al que puedo escuchar? Soy Shay. Estoy en la caja. No, delante de ti. Estoy muerto”. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *